Estilo

Seis cosas que desconocías sobre el cashmere (pero que deberías saber)

El cashmere es una de las fibras más preciadas en la moda y un regalo infalible en fechas señaladas como el próximo día del padre, aunque muchos la utilizan sin conocer su origen, la forma de elaborarla o el porqué de su halo de elegancia. Hoy nos proponemos descubriros seis secretos sobre una de los materiales más elegantes del mundo.

Los jerseys 100% cashmere suelen tener precios elevados, pero hay firmas como The Brubaker que han conseguido democratizar su precio gracias a un innovador modelo de negocio.
Los jerseys 100% cashmere suelen tener precios elevados, pero hay firmas como The Brubaker que han conseguido democratizar su precio gracias a un innovador modelo de negocio.

No proviene de ovejas

Estamos acostumbrados a pensar que es algún tipo de lana de oveja, pero en realidad el cashmere no procede de este animal, sino de un tipo de cabra que se da en Asia. Aunque el origen de la especie está situado en el Himalaya, es en lugares como Mongolia, tierra de cielos azules, donde se ha trabajado con más profusión. Allí, los pastores nómadas cuidan de sus rebaños durante todo el año, llevándolos por amplias praderas donde los animales pastan libremente.

Se trasquilan en primavera

En aquellas lejanas praderas del centro de Asia tendrá lugar dentro de poco uno de los grandes momentos del año: es el tiempo de trasquilar las cabras. Tras el duro invierno en el que los animales desarrollan su mejor cobertura para protegerse del frío, llega el momento de extraer el pelaje del animal, que se obtiene de zonas como el cuello para obtener una fibra que resulta más larga y suave que la lana de oveja. Sin embargo, su producción resulta más escasa: con el material procedente de una sola cabra hay suficiente para hacer una bufanda y poco más.

Rizado y brillante

El cashmere es muy diferente de otras fibras similares. Tiene un rizado natural único que lo dota de una facilidad especial a la hora de convertirlo en hilo. Por eso resulta más natural al tacto: ha sido menos maltratada durante el hilado, y eso se nota. La combinación de esa particular forma con el diámetro de las fibras (entre 13 y 15 micrómetros) le confiere, además, unas condiciones óptimas para desarrollar un brillo característico. El más usado es el hilo de dos cabos por su uniformidad y resistencia. “La suavidad, ligereza y el tacto especial se consiguen con esa confección que le confiere esponjosidad y protección frente al frío”, explica Alberto Marcos, director de producción de The Brubaker, una firma española que ha democratizado la moda premium en Internet a precios contenidos y sin intermediarios.

Un icono de estilo actualizado

Los primeros productores asiáticos de cashmere en la Antigüedad ya vieron en él un símbolo de elegancia: su escasa producción lo convertía en un material muy preciado que ya era bien conocido en aquel continente cuando, en el siglo XVIII, llegó por primera vez a manos europeas. Pronto se convirtió en una sensación y sus aplicaciones –así como las imitaciones– se multiplicaron. La industria textil del Viejo Continente se adaptó con gusto al nuevo material, que con el paso de los siglos ha mantenido esa aura de sofisticación a la vez que se convertía en un elemento básico para crear moda. Hoy lo podemos ver incorporado en vestidos y trajes completos, pero prendas como el jersey de 100% cashmere siguen siendo una referencia indispensable en el armario masculino y un regalo infalible en fechas señaladas como el próximo día del padre

Es posible encontrarlo a buen precio, pero no en cualquier sitio

La escasa producción del cashmere es algo que no ha cambiado con los siglos, aunque muchos productos vendidos bajo esta denominación no son en realidad 100% cashmere. “No es lo mismo 100% cashmere que cashmere 100%”, nos detalla Marcos. “En el primer caso se indica que todo el tejido es cashmere, es decir, que no hay mezclas de otros. En el segundo caso lo que se dice es que el cashmere que se ha usado en esa prenda es puro sin mezclas en el mismo, pero la prenda puede estar hecha con otros tejidos (eso ocurre con los jerseys de lana-cashmere o algodón-cashmere).

Las prendas sin mezclas suelen tener un precio elevado, pero en Internet es posible encontrar empresas como The Brubaker, que al evitar los intermediarios puede ofrecer sus jerseys de 100% cashmere a precios competitivos. “Al usar un modelo de desintermediación y ahorrar costes podemos ofrecer un producto único exclusivo hecho en España y de la más alta calidad con un precio realmente bueno”, explica.

El secreto, en la etiqueta pequeña

A la hora de adquirir un jersey de cashmere o cualquier otra pieza de este material es necesario prestar atención a la etiqueta… pero no a la de la marca que se encuentra en el cuello de la prenda, sino a la etiqueta industrial que también nos sirve para conocer los cuidados necesarios para conservarla. En ella encontraremos la información sobre su composición y podremos comprobar si es 100% cashmere lo que en realidad nos están vendiendo o estamos ante un producto con presencia parcial de la fibra.

En el caso de The Brubaker, la composición del jersey 100% cashmere es de un tejido con origen en Mongolia y que ha sido tratado en Italia, para fabricarlo en una factoría en Galicia. “Por ello en nuestra etiqueta interior se indica que el producto es Made in Spain y 100% cashmere”, comenta Marcos. Además, los jerseys y productos de cashmere de esta firma se confeccionan en uno de los escasos cinco talleres que existen en España para la el tratamiento de esta fibra: “Son centros exclusivos con profesionales cualificados y con unos procedimientos y maquinaria específica”. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba