Estilo

¿Te harías un facial con leche materna? En EEUU están de moda

Los hacen en un spa de Chicago. No es la primera vez que se habla de los supuestos beneficios de la leche materna para el rostro.

En EEUU están de moda los tratamientos faciales con leche materna (Gtres).
En EEUU están de moda los tratamientos faciales con leche materna (Gtres).

La leche materna es un alimento insustituible para los bebés. Nada nuevo bajo el sol. Pero utilizarla como ingrediente para hacerse un tratamiento en la piel del rostro… Eso es harina de otro costal. Sin embargo es una de las (friki) ofertas estrella de un spa de Chicago, que se llama Mud Facial Bar, y que por lo exótico está siendo conocida allende los mares vía online.

¿Y esto qué lleva exactamente? Exactamente leche materna humana mezclada con arcilla blanca, lavanda y vitamina E, y se aplica en el rostro como cualquier otro tratamiento facial. La intención (y la promesa) es que hidrate, suavice, reduzca las rojeces y devuelva la luminosidad a la piel. En el colmo de sus propiedades, también es capaz de luchar contra el acné.

Todo esto es supuestamente. Porque no hay ningún estudio científico que avale que esto es real. Sin embargo, sí se sabe que cuando una madre amamanta a su niño, la leche efectivamente es útil para reducir la irritación facial del bebéy el eccema. Y lo cierto es que la leche humana está dotada con anticuerpos que protegen a los bebés de enfermedades e infecciones, porque refuerza su sistema inmunológico. Esa composición que contiene, con elementos como el ácido láurico, puede ayudar a exfoliar suavemente y a calmar las pieles irritadas, así como aplacar el acné causado por bacterias. Y esto sí está corroborado por científicos. La doctora Dissaya Pornpattananangkul, de la Universidad de San Diego en California, ha realizado estudios que avalan la utilidad del ácido láurico para tratar el acné adolescente debido a su actividad antimicrobiana.

¿De dónde la sacan?

Para dar respuesta a la gran pregunta que todo el mundo tiene en mente, y antes de que nadie arrugue la nariz del asco o piense cosas (más) extrañas, el spa no tiene a unas nodrizas en plantilla, allí dispuestas todo el tiempo a extraerse leche según llegue la cliente a querer tumbarse en la camilla. ¿Entonces, de dónde viene? La compran en un banco de leche materna de Wisconsin, supuestamente con todos sus controles sanitarios de extracción, envasado y conservación… hecho que en España no podría suceder, por supuesto. De entrada, los bancos de leche materna no tienen ánimo de lucro y mucho menos se autoriza su utilización para otro menester que no sea alimentar a un niño. Pero en este caso, USA is different.

De todos modos, las más aventureras que se prestarían a probar se van a quedar con las ganas, a no ser que visiten Chicago o que encuentren a una amiga “donante” a título privado que se preste a semejante experimento. Si es así, haznos saber el resultado.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba