Hay cosas que se ven en pasarela que son raritas, está claro. Pero los desfiles son un espectáculo, hay que vender, así que todo está permitido. Sin embargo, a veces una de esas ideas exageradas, extravagantes o simplemente absurdas, llega a la calle (tranquilos, muchas otras mueren por el camino), previo paso por egobloggers y redes sociales. Y entonces todos, como en el cuento del traje del Emperador, empezamos a llevarla sin plantearnos lo friki que es. Veamos algunas de esta temporada.

Llevar el pelo por dentro

Se llama tucked hair y consiste en que si tienes el pelo largo te lo pones por dentro de la ropa, preferentemente si llevas cuello alto o por debajo del abrigo, y ahuecándolo ligeramente, de manera que por arte de magia es como si tuvieras un corte de pelo bob. Eso sí, cuando entras al metro con la calefacción a tope, no hay tendencias que valgan si tienes que soportar el melenón pegadito a la espalda, las cosas como son. Aviso, si hacemos caso de Stella McCartney, la cosa continuará la próxima primavera-verano, lo que es una mala noticia si vives en España.

El jersey bufanda

Fue una de las ideas del desfile de Christophe Lemaire para Sonia Rykiel. Uno se pone su ropa para el día y, en vez de bufanda o fular, en el cuello se anuda un jersey de punto o una sudadera. Otra versión, de nuevo por Stella McCartney, es convertir esos jerseys en un bolso (para llevar poco peso, imaginamos).

Sin medias

Esta es una fascinante: se trata de ir abrigado hasta las cejas, y esto puede incluir gorro de lana, plumífero y botas, pero ni rastro de medias (ni qué decir de leotardos). Es decir, las piernecitas al aire. Hay que admitir que es difícil cruzarse por la calle con un humano que siga esta tendencia, al parecer es solo para celebrities y seres que viven en desfiles, en blogs y en Instagram, inmunes a gripes y otros enfriamientos.

El abrigo sin mangas

Esta es una de las que se ven en las pasarelas y luego no hay Dios que lo coloque en las tiendas. Los abrigos chaleco los vimos en los desfiles de otoño-invierno 2014/2015 de Dior, Céline, Max Mara o Rodarte, y hubo un tímido amago de intentar vender estas prendas en Zara y en Mango, pero habría que preguntar a) si las vendieron todas, b) a quiénes, porque se ve que las tienen guardadas desde entonces y no se las han puesto; y c) si habían guardado las mangas para coserlas de nuevo en el caso de ser un fracaso de tendencia.

Llevar el bolso de manera incómoda

La clave está en llevarlo de cualquier manera menos como se ha llevado siempre… Por ejemplo, los bolsos de tamaño grande (shopping bag, tote bag, doctor bag…) ahora se colocan debajo del brazo, lo que seguramente cause severos problemas de espalda; los bolsos bandolera o de cadena para llevar colgados ahora se llevan de la mano…y así un no parar.

Llevar la ropa del gimnasio por la calle

No hablamos de moda sport, no. Se trata de ropa del gimnasio, tal cual. Es decir, los leggins y el top de Zumba, para hacer la compra o ir a trabajar, manteniendo la dignidad por supuesto. Alexander Wang se iluminó con estas teorías para su colección cápsula en H&M, y las celebrities como Rihanna se lanzaron a ponérselo, en plan total look, pero hay a quien le cuesta plantarse en la oficina por la mañana de esta guisa. Llamadles frikis.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba