Estilo

El estilo de Inés Arrimadas, explicado en diez claves

Son pocos los que a estas alturas no conocen a Inés Arrimadas, la candidata de Ciudadanos a la presidencia de la Generalitat de Cataluña y que pretende conseguir un acuerdo entre los partidos del ‘no’ para poder acceder a tan ansiado puesto.

El estilo de Inés Arrimadas, analizado en 10 claves (Gtres).
El estilo de Inés Arrimadas, analizado en 10 claves (Gtres).

La joven política jerezana, que asegura sentirse ciudadana catalana, es una de las caras más refrescantes de la política nacional en la que solo lleva cuatro años. Y no solo es cara, porque es innegable que es guapa, también lo es por sus estilismos. Al fin tenemos a una mujer en política que sabe vestirse acorde a su edad, a su cuerpo, a la moda y al protocolo. Y aunque no se trata de una tarea sencilla (de serlo lo habríamos visto antes), Arrimadas lo ha conseguido. Probablemente su envidiable figura y una buena labor de asesoría de imagen han sido claves en este éxito.

El look de Inés Arrimadas es el de una mujer de 33 años que quiere ofrecer una imagen profesional acorde a su puesto en el partido y a la proyección que se adivina de su carrera política. Acierta al no querer echarse años encima, al no disfrazarse y apostar por un aspecto natural y reconocible en la vida diaria de los que la votan o podrían hacerlo. Estas son las 10 claves para analizar su estilo:

1. Una de las premisas principales del estilo de Inés Arrimadas es el clásico “menos es más”. Es complicado verla con complementos llamativos o elementos que distraigan la atención de su discurso. Demuestra que utiliza la indumentaria a su favor a la hora de dirigirse al público en televisión, rueda de prensa o en cualquier sesión del Parlament. Se viste, lo hace bien y no nos rechina ni un detalle de su look. Nada de collares, ni broches, ni medias que brillan, etc. 

2. No abusa de la americana. Es el uniforme de la mujer política y entendemos por qué. Arrimadas la utiliza, como todas, pero no es lo único que guarda en el armario. A diferencia de otras compañeras de profesión –siempre me gusta imaginar el vestidor de Angela Merkel organizado por gamas cromáticas con idénticos trajes de chaqueta- la de Ciudadanos también usa otro tipo de chaquetas más juveniles y menos formales. Con cremalleras, sin solapas, más cortas…

3. Apuesta por el color sin saturar. Sí, Inés Arrimadas viste con colores, eso no la asusta. Pero no lo hace con tonos vibrantes ni de forma continua. Rojo, blanco, azul marino, nude, gris, rosa, negro, verde… Se atreve con casi todos (poco naranja, eso sí), pero siempre con moderación. 

4. Se permite licencias estilísticas algo más “arriesgadas” como camisas de lunares, tops o vestidos que enseñan los brazos, muy leves detalles de transparencias, etcétera. 

5. A la moda y aprovechando su cuerpo. Inés Arrimadas sigue la tendencia de la silueta lápiz que marca su cintura y el largo midi. Su delgadez le permite lucir vestidos y faldas a la última, con mini cinturones y a la altura de la rodilla. Son pocas las veces que sube más de la cuenta el largo de la falda, sabe cuidarse de esos aspectos y hasta ahora está consiguiéndolo.

6. En cuanto a los pantalones, suele elegirlos de corte pitillo. Vaqueros, blancos o negros. Aún no se ha lanzado con los palazzo, que son también una buena opción para su ropero y con los que aportaría un toque sofisticado.

7. Su maquillaje es siempre suave y natural. A veces destaca los labios con un color rosado o rojo, pero no demasiado potente.

8. También mantiene una línea coherente en su aspecto gracias al peinado. Lo habitual es verla con el cabello suelto, con movimiento y raya en medio. Alguna vez utiliza la coleta, que también se agradece porque le despeja el rostro.

9.Colorblock. En algunas ocasiones la hemos visto combinando prendas de colores contrapuestos o con algunas que ya lo hacían en sí mismas. Le funciona y debería seguir buscando ese juego cromático para potenciar su aspecto frente a las cámaras.

10. Un referente. Si tuvieramos que compararla con alguna otra figura pública sería la presentadora de La Sexta Ana Pastor. No solo son mujeres de figura y rasgos similares, también conciben un estilo similar. Nada de escotes, prendas que les sientan bien y se ajustan al cuerpo aportando un aspecto profesional. Ambas siguen las modas, pero sin ser esclavas de ellas. Mujeres de su tiempo, conscientes de que son espejos en los que muchas otras se miran y que demuestran que la moda es un arma política o comunicativa que debe tomarse en serio.  


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba