Estilo

Lumbersexual, ahora se lleva el hombre leñador

Es la nueva tendencia: barbudos, con camisas de cuadros y más felices con una caña y unas bravas en la barra que en el último ‘gastro deluxe’. El nuevo estilo masculino vuelve a lo tradicional.

Rudos pero guapetes. Barbudos, con jeans gastados, botas de montaña y camisa de cuadros, solo les falta el hacha al hombro para ser el leñador del cuento, pero les puedes ver paseándose por cualquier barrio cool del mundo contemporáneo.

Les gusta la vida sencilla, la naturaleza aunque caminen sobre asfalto, la cerveza antes que el vino de cosecha y unos huevos fritos con papas antes que el último ‘espacio de ocio gastronómico’, que se llaman ahora los restaurantes. Algunas revistas de moda dicen que el hombre lumbersexual es la nueva tendencia, revulsivo de los metrosexuales y heredera de los hipsters. Solo el tiempo lo dirá.

El término lumbersexual no tiene traducción literal al castellano. Lumber es madera en inglés y a los leñadores se les llama lumbermen o lumberjack (el New York Magazine los bautizó Urban Woodsmen).

Según Guillermo Fouce, lumbersexual es un intento de reciclar la idea de macho alfa.

 ¿Significa esto que en breve caminaremos por la calle como por el bosque de Caperucita? “Las tendencias tienen mucho que ver con las modas y, por tanto, son interesadas”, apunta Guillermo Fouce, profesor de Psicología Social y presidente de Psicólogos sin Fronteras. “Se intenta vender un producto y gran parte de la venta de ese producto es renovarse. Se crean nuevas ideas, nuevos conceptos y nuevas propuestas, incluso recuperando lo antiguo. En este caso, me suena a reciclar la idea de macho alfa, una tendencia hacia la masculinidad, pero con matices cambiados para que parezca nuevo”.

Pongamos ejemplos: póngale usted una camisa de cuadros y deje crecer la barba a tipos como Ryan Gosling, Joe Manganiello, Gerard Butler y -según el día- a Jared Leto, y tendrá un lumbersexual delante. Nada que ver con las cremas de peinado, perfumes caros, tratamientos faciales y calzoncillos Calvin Klein de un David Beckham tatuado pero limpito; pero tampoco con el último hipster de sexualidad indefinida, rollo indie, de pantalones pitillo y gorro de punto. Son hombres-hombres y que se note.

Su look desaliñado no es real. Es decir, la barba desastrosa hay que cuidársela y seguramente que no hayan estado partiendo leña antes de salir de casa, así que hay un componente impostado que busca dejar ver que el lumbersexual no se preocupa por su aspecto cuando no es así.

La reinvención de las estéticas

“Se juega a que sea aposta pero está todo preparado. Estoy convencido de que las empresas de moda o de determinados productos escogen un famoso en una peli y crean una tendencia. Esto también está estudiado por las empresas de marketing. En el fondo, solo es una apariencia, una imagen”, agrega Fouce.

Curiosamente, este nuevo estilo de hombre tosco y que parece destilar testosterona se parece un poco en su estética al colectivo gay que se conoce como ‘osos’, de cuerpo fornido y abundante pelo en el cuerpo.

Las tendencias se van copiando, pero con una vuelta de tuerca, apunta Fouce.

“Al final las tendencias se van copiando. Quienes marcan lo que se va a llevar no hacen sino copiarse de cosas que ya están ahí y simplemente les da una vuelta: el hombre rudo, de campo, con vaqueros, como los leñadores, pero con una vuelta de tuerca, porque para que sea una tendencia tiene que ser transgresora con algo o ser diferente de lo que se espera”, concluye el psicólogo, experto en relaciones sociales.

Tendencia o no, es muy posible que no erremos si afirmamos que lo del lumbersexual durará poco, sobre todo en los tiempos que vivimos en los que se asume que las cosas son efímeras. Y seguramente en este momento hay alguien que está pensando en cómo darle la vuelta al metrosexual, para que pronto vuelva a llevarse, pero pareciendo que es algo nuevo. Ya pensaremos el nombre.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba