Repasamos las campañas publicitarias que más ampollas han levantado por su contenido políticamente incorrecto. Algunas fueron retiradas por ser consideradas sexistas, amorales o de mal gusto. En definitiva, sexo, drogas, hedonismo y voyeurismo como eslogan.

Dolce & Gabbana

La prestigiosa firma de moda italiana ha apostado siempre en sus campañas por el sexo unido al glamour, con mensajes trasgresores y muy polémicos por su componente sexista. La campaña que lanzaron para la temporada primavera-verano de 2007 recibió numerosas críticas, entre ellas la del Observatorio de la Imagen del Instituto de la Mujer, que pidió su retirada, por considerar que el anuncio incitaba a la violencia machista. La campaña representa a una modelo tumbada, en una posición que parece insinuar que va a ser forzada por un joven que, a torso descubierto, le agarra de las muñecas mientras un grupo de jóvenes contempla la escena. 

Pero la firma también ha apostado por la homoerótica en muchas de sus campañas. Una de ellas destaca por su fuerte contenido erótico y porno chic representando una escena en la que un atractivo y musculoso modelo completamente desnudo se postra en actitud sensual ante otro que se está desabrochando el pantalón junto a otros dos hombres que observan. Lo que ocurre después, uno lo tendrá que imaginar, y la imaginación puede ser muy perversa.

Tom Ford

El que fuera director de diseño de Gucci e Yves Saint Laurent también ha cosechado a lo largo de su carrera numerosas críticas por el tono machista que parecen desprender algunas de sus campañas publicitarias. En 2012, el diseñador elaboró un reportaje fotográfico muy polémico para ilustrar su nueva campaña. Las instantáneas muestran a una mujer desnuda siempre con intención de agradar a un hombre, en actitud sumisa. 

Parece que el tejano tiene fijación con el sexo, pues hace escasos días que acaba de lanzar su primera campaña ‘e-shop’ para su firma homónima y ya está en boca de todos por la fuerte dosis de erotismo que desprende su anuncio. El diseñador entra así en el comercio online con una campaña muy sugerente en la que muestra a una espectacular modelo desnuda tan sólo ataviada con los complementos que vende la firma, que apenas ocultan sus partes íntimas. 

La campaña recoge también el componente lésbico, exhibiendo a dos mujeres desnudas, una de ellas, ataviada con unas sugerentes botas de estilo mosquetero.

En la industria de la moda, y especialmente en el sector más conservador, Tom Ford no es acogido con agrado, especialmente tras formar tándem profesional con el controvertido fotógrafo Terry Richardson, que realizó en 2007, para promocionar un perfume del diseñador, unas instantáneas que rozaban el porno, mostrando el pubis rasurado de una modelo completamente desnuda y con la piel humedecida.

Terry Richardson

Fotógrafo de las celebrities, muy amigo de excéntricas artistas como Lady Gaga o Miley Cyrus, ha trabajado además de para Tom Ford, para firmas tan destacadas como Gucci, Hugo Boss, Tommy Hilfiger, Sisley o American Apparel.

El neoyorkino, al que recriminan  que sus fotografías se recrean en la pornografía, ha sido acusado recientemente de supuestos abusos sexuales, al parecer por comportarse de manera ‘impropia’ en el año 2009 con la modelo Charlotte Waters durante una sesión de fotos. La maniquí asegura que Richardson comenzó a realizar diversos actos sexuales mientras la retrataba. Él lo niega. No obstante, se ha puesto en marcha una campaña en las redes sociales con el hashtag #NoMoreTerry pidiendo el boicot a la firmas y famosos que trabajen con el fotógrafo.

En muchos de sus reportajes posa con las modelos a las que retrata simulando un acto sexual, o en actitud provocadora. Sus campañas para la firma Sisley han sido de las más polémicas por  sus referencias al porno y al mundo de las adicciones. 

American Apparel

La firma estadounidense de medias no deja de causar polémica. En 2001, su campaña fue censurada en Reino Unido por mostrar a una chica de espaldas que parece estar practicando el onanismo. El sexo es un constante en sus discursos. Su última campaña, lanzada hace menos de un mes en Estados Unidos, también ha generado controversia. El anuncio muestra a una modelo musulmana en topless con el copy: “Made in Bangladesh”. La firma ha querido así denunciar las terribles condiciones de trabajo en las fábricas textiles de la India. Los mensajes de denuncia social y de contenido político están muy presentes también en sus campañas, que guardan ciertas similitudes con las de Benetton.

Emanuel Ungaro

Algunas campañas del diseñador italiano han sido criticadas por promover la zoofilia. Imágenes de mujeres con perros y referencias sadomaso, con los canes provistos de máscaras de cuero, han sido algunas constantes en sus anuncios que han causado gran revuelo en la industria.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba