Estilo

¿No encuentras al amor de tu vida? Necesitas un matchmaker

Si no tienes tiempo para ‘salir a buscar el amor’, un matchmaker es el profesional que se encarga de hacerlo por ti. Lo que siempre se había llamado agencia de contactos, ahora con la actualización llegada desde Nueva York, se ha rebautizado como Matchmaker Agency. La diferencia fundamental es que el trato entre cliente y potenciales ‘amores de tu vida’ es completamente personalizado y ejecutivo, porque se aplican las técnicas del cazatalentos al corazón.

El matchmaking no se trata de dating, sino más bien de coaching sentimental con un propósito: encontrar la pareja que encaja / Gtresonline.
El matchmaking no se trata de dating, sino más bien de coaching sentimental con un propósito: encontrar la pareja que encaja / Gtresonline.

No se trata de dating sino más bien de coaching sentimental con un propósito: encontrar la pareja que encaja -de ahí su nombre de toda la vida: casamentero-. Lo que hay que tener muy claro es que se busca una pareja estable y no ligues ocasionales. En España acaba de aterrizar este negocio, pero en Nueva York o Londres causa furor entre los ejecutivos y grandes empresarios desde hace más de un año.

La palabra matchmaker la ha traducido nuestra primera empresa patria del sector a lo vintage: ‘Agencia matrimonial’. Se llama Alcanda Matchmaking y su eslogan reza: “Nuevo método. Amor tradicional”. Si valoras demasiado tu tiempo y tu privacidad porque no paras de trabajar ni en el cuarto de baño y, además, los métodos de la Red te resultan arriesgados o desilusionantes... eres potencial cliente del matchmaking.

“Se trata de relaciones entre personas, donde los anhelos, las aficiones, los rasgos de carácter son muchas veces de difícil encaje”

En España, Verónica Alcanda, la fundadora de Alcanda Matchmaking, tiene 25 años de experiencia en el sector de cazatalentos -head hunting- y ha ocupado puestos directivos en empresas de cuatro de los cinco continentes. Verónica lo tiene claro: “Puedo afirmar que las relaciones interpersonales son las más difíciles de gestionar y suponen el mayor reto para cualquier persona. Como es obvio, el competitivo mundo de la empresa no es equiparable al ámbito afectivo; sin embargo, hay analogías. En ambos casos se trata, al fin y al cabo, de relaciones entre personas, donde los anhelos, las aficiones, los rasgos de carácter son muchas veces de difícil encaje, pese al empeño que le podamos poner.”

El amor es un buen negocio

En Estados Unidos -Nueva York en concreto- y en las Islas Británicas -se ha extendido ya desde Londres a la periferia-, lo utilizan grandes empresarios o personas con mucho poder adquisitivo preocupados por no encontrar a su media naranja. Samantha Daniels, en Nueva York, acaba de publicar un libro sobre el asunto, Match Book: el diario de una matchmaker moderna. Es una experta en relaciones sociales con fama de ser muy buena matchmaker. Ella confirma el concepto: “No se trata de buscar citas a otras personas o ligues ocasionales. Lo que quieren estos profesionales es encontrar su pareja idea para compartir la vida”.

La compañía Vida Consultancy incluye una ‘garantía’: si no encuentran al amor de tu vida, te aseguran al menos un compañero romántico

En Londres, la consulta más consolidada es la de Rachel MacLynn. Lainversión ronda las 8.000 libras y el servicio incluye un mínimo de 10 citas personalizadas, según la estimación de cliente y profesional durante unos 18 meses. Aunque no lo creamos, también incluye una ‘garantía’: si no encuentran al amor de tu vida, te aseguran al menos un compañero romántico. Los clientes de Rachel rondan entre los 30-40 años y son profesionales con carreras de éxito. Su empresa, Vida Consultancy, les hace entrevistas en profundidad donde trata de indagar en sus anhelos, lo que les hace feliz, sus recuerdos, su historia vital y su historia psicológica y sentimental. Después, intentan encajar a los clientes con un compañero/a compatible. En menos de diez años, las personas que viven solas en las Islas Británicas han incrementado en más de un millón, lo que supone que un negocio de estas características tenga todo a favor para triunfar -mientras los humanos necesitemos compañeros de viaje-.

Rachel resulta adorable, porque además de tener su teléfono disponible las 24 horas del día, acompaña a los clientes a las primeras citas si así se lo piden -aunque prefiere no hacerlo-: “Me pueden llamar siempre que quieran, en cualquier momento. Por ejemplo, ahora estoy ayudando a 40 clientes y, mi teléfono no para de sonar”. Parece difícil saber cuántos profesionales o cuántos despachos se han abierto hasta ahora, porque como dicen los ingleses, se trata de una industria ‘autorregulada’. Pero baste otro ejemplo: Sara Eden, otra de las directoras de las agencias, cobra un depósito de 10.210 libras a cada miembro y ha duplicado sus clientes en menos de un año.

“Antes era un tabú hablar de este tipo de agencias, pero ahora es casi un sinónimo de un estatus social y económico elevado”

“Antes era un tabú hablar de este tipo de agencias o acudir a una, pero ahora es casi un sinónimo de un estatus social y económico elevado, como lo es tener un entrenador personal”, confirma Daniel André, el CEO de Elect Club junto con Sara Ryan, cuyos clientes son, sobre todo, modelos y ejecutivos, un binomio que siempre ha casado muy bien. Desde luego, nuestra primera empresa española, lo tiene claro: “Si eres una persona cosmopolita, vitalista, cultivada, refinada con un nivel de vida elevado y aprecias tu tiempo, puedes ser uno de nuestros exclusivos clientes”. Suerte.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba