Estilo

Fernando Caruncho, un creador de sueños vivos

La manera de concebir su trabajo es una extraña mezcla entre compromiso, creación y realidad. Su formación clásica, cargada de “sentido común”, le permite dialogar con la naturaleza con las plantas como lenguaje. Su visión del paisaje es un compromiso continuo entre creador y usuario para disfrute de los demás. Para este madrileño, un pincel, un rastrillo, un árbol, una fotografía o un ordenador son igual de importantes. Su vinculación al círculo Fortuny, demuestra como la creatividad es un patrimonio que sabe mucho de valores. 

Pregunta: ¿Paisajista o jardinero?

Fernando Caruncho: Jardinero, sin duda. Es una palabra con no menos de 5.000 años de historia que me entusiasma. Quizás leyendo El jardinero, de Rabindranath Tagore se puede entender.

¿Sus trabajos tienen algo de Vuelta al Paraíso?

F. C.: Siempre es una reflexión permanente en mi trabajo y considero que cada proyecto es una oportunidad para reflexionar sobre el origen de las cosas.

¿Qué podemos hacer para recuperar el sentido común respecto a lo cotidiano?

F. C.: Volver como siempre a los orígenes. La naturaleza cumple siempre con ese milagro de poner todo sencillamente en su sitio.

¿Qué siente ante los destrozos en la arquitectura popular española, tanto edificaciones como escenarios?

F. C.: Triste, lamentable... Parece como si no fuéramos conscientes de la maravillosa memoria que guarda esa arquitectura vernácula popular llena de sabiduría depurada por los siglos, la necesidad, el amor, lo útil y lo bello.

Maquetas, luces, pinceles, colores... ¿No es un poco maravillosamente anacrónico?

F. C.: Sí, es nuestro medio de todos los días pero convivimos también con los ordenadores... Además no hay más remedio.

¿No tiene la sensación que un proyecto suyo nunca se acaba?

F. C.: Yo creo que nada se acaba, todo cumple ciclos que forman parte de los tempos de la creación y la naturaleza.

¿Se entiende bien el refinamiento en nuestra sociedad?

F. C.: Refinamiento desde mi punto de vista sólo tiene una lectura que es repensar, volver a ajustar las afinidades, la correspondencia entre las cosas. Requiere disciplina, rigor, entusiasmo, curiosidad. Es una batalla contigo mismo que requiere mucho tiempo y, como no, está sometido a la evolución de las circunstancias y de uno mismo.

¿Los jardines tienen alma?

F. C.: Claro, como no. En esto soy claramente aristotélico. Las plantas, los árboles, los animales y nosotros también tenemos alma.

¿Por qué somos tan agresivos con nuestro entorno?

F. C.: Porque hemos perdido el contacto con la naturaleza. Hablamos mucho de la naturaleza pero hemos perdido sus códigos y referencias. Yo creo que esto nos ha hecho perder parte del rumbo, de alguna manera nos deshumaniza.

¿Dónde acaba el compromiso de un propietario de un jardín?

F. C.: Yo siempre considero que el jardín es reflejo de ti mismo pero también de la sociedad. Podría decirse que una sociedad se mide por la belleza y calidad de sus jardines pero también como decía otro jardinero por el estado de las narices de las estatuas. Un jardín es un compromiso, una responsabilidad y sin duda más le das mil veces más de las que tú recibes.

Si tuviera que recomendar un viaje para ver un jardín o un bosque...

F. C.: Son tantos, pero como conjunto de experiencia diría que Kioto. Es en sí misma es una milenaria ciudad jardín. Sobre un bosque justo ahora me acuerdo de la visita a Segesta en Sicilia, un sitio con una gran alma.

¿Y en España?

F. C.: Sin duda la Alhambra sigue siendo la flor de los jardines. Y en cuanto al bosque, el de Irati que se atraviesa haciendo el camino de Santiago está realmente encantado.

¿Cuándo se podrá disfrutar del entorno de la fundación Botín?

F. C.: Inauguramos el jardín, no el edificio y su plaza que forman una unidad, este 22 de julio. La fundación para pronto, aunque desconozco exactamente la fecha. En cualquier caso trabajar con Renzo Piano ha sido una gran experiencia, como siempre un gran aprendizaje.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba