Destinos

Un turismo diferente es posible

Cuando nos planteamos hacer un viaje lo primero que tenemos que hacer es diferenciar, entre la amplia gama de posibilidades que se abrirán a nuestro paso, qué es lo que estamos buscando exactamente. Hay viajes que nos sirven para desconectar, otros para pasar unos días con nuestra pareja, algunos en los que podemos aprovechar para reunirnos con nuestros amigos, otros para ir con los peques… ¡Las posibilidades son muchas y de lo más variadas! Vamos a hablar de 3 escenarios posibles y de las opciones que encontramos en cada uno de ellos. ¿Cuál eliges tú?

Turismo en las grandes ciudades

Si queremos visitar alguna de las ciudades como Madrid, Barcelona o Málaga, en lugar de hacerlo de la forma tradicional con mapa en las manos e investigaciones días antes en internet sobre los puntos de interés, podemos escoger una ruta a bordo de un vehículo eléctrico, al cual podemos ver en casi todas las provincias.

Por ejemplo, en Madrid hay rutas muy interesantes en segway, que van por las zonas más turísticas pero también circulan por las menos conocidas. Un guía turístico se ocupa de contar todos los secretos que la ciudad esconde, cómo se levantaron algunas de sus edificaciones, qué leyendas se ocultan tras sus conocidas calles, cómo vivían los madrileños en la antigüedad…  Sirve para alejarnos de los planes más típicos y estar al tanto de cosas reservadas sólo al alcance de unos pocos.

Un vehículo que no contamina en su uso, fácil de manejar y que proporciona momentos originales junto a quienes llevemos de acompañantes. El instructor da siempre algunas nociones sobre su funcionamiento y se da la posibilidad de practicar en una zona amplia para poder controlar a la perfección y sin problema algunas maniobras: subir y bajar de bordillos, girar, frenar…

También se pueden realizar visitas guiadas a pie, que es más completo que ir uno por su cuenta y que además se pueden combinar con algo de gastronomía y enoturismo en la ciudad. Se puede aprender mucho de la cultura y los antepasados de una ciudad con una de estas rutas, por lo que es muy recomendable si eres una persona curiosa. Y si vas con niños se pueden encontrar adaptaciones en cuanto a itinerarios, historias y duración.

Turismo en las playas de nuestro país

Si somos de esas personas que necesitamos el mar para poder desconectar de la rutina diaria en función de la época del año en la que nos encontremos podemos ir a visitar unas costas u otras.

Para las escapadas en época de frío, optaremos por zonas cálidas del sur o las costas que bañan el Mediterráneo, ya que las temperaturas son más agradables y nos permitirán poder caminar tranquilamente por el paseo marítimo sin preocuparnos demasiado por el frío del norte o interior del país.

Para las escapadas en época de calor, la gran alternativa es subir al norte. Las playas gallegas, asturianas, cántabras y vascas tienen un montón de rincones en los que podemos perdernos, respirar aire limpio y dormir sin el sofocante calor de las noches del centro y sur del país.

Pero viajemos en la época del año que viajemos y vayamos a la playa que vayamos, una recomendación para tener contacto con el mar, mirar en el horizonte y sentir la brisa acariciar nuestra piel nada mejor que un paseo en barco. Es una muy buena elección para cualquier ocasión y sin duda se aprende mucho de lo que los patrones de barco han de contar sobre sus hazañas marineras.

Turismo rural

Otra de las alternativas que muchas personas escogen cada vez más es la de hacer turismo por los pequeños pueblos de nuestro país. Por lo general suelen ser escapadas de 3 ó 4 días, pero si tenemos previsto quedarnos más tiempo en una casa o alojamiento rural podemos acompañar esa estancia no sólo con excursiones o tranquilos itinerarios hacia los lagos, montañas, ríos o viñedos que pueden encontrarse en esa región, sino acompañarlo por algo de turismo activo.

Las provincias de interior han adaptado sus características a los turistas que cada año van por motivos dispares, ofreciendo una gama de posibilidades diversas que van entre excursiones por el río a bordo de un kayak hasta las rutas a caballo.

Con este tipo de viajes se pueden conocer rincones a los que de otra forma sería imposible llegar, sobre todo si se quiere ir con niños o se quieren descubrir lugares nuevos y no se conoce muy bien la zona. Asimismo uno se puede adentrar en entornos naturales y dejar que los guías nos cuenten todo lo relacionado con la flora y la fauna de la zona, cómo es la región según las determinadas épocas del año, cuáles son algunas de sus costumbres….

El turismo rural está caracterizado porque se adapta a las personas que buscan unos días de tranquilidad en plena naturaleza, completamente alejado del caos de las urbes y por lo general, donde la gastronomía es de lo más exquisita…  acompañado todo ello con el buen trato que se recibe por parte de los habitantes de las localidades más pequeñas en mitad de unos parajes únicos.

 Así pues, ya tenemos algunas ideas sobre cómo enfocar nuestra escapada o vacaciones. ¿Por cuál te decantarías tú?


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba