Destinos

Cabo Cope y Puntas de Calnegre, el paraíso natural desconocido

¿Es posible que aún queden en España pequeños rincones de la naturaleza totalmente vírgenes? Más difícil todavía: ¿es posible que existan y tengan el privilegio de mantenerse como en secreto, casi desconocidos para el gran público? Quienes conozcan el parque regional Cabo Cope y Puntas de Calnegre saben que las respuestas a ambas preguntas son un rotundo “sí”.

Es uno de los lugares preferidos por la tortuga mora, que ha encontrado aquí su hábitat ideal. Pero no está sola. También es posible ver halcones peregrinos y camachuelos trompeteros, un ave que sólo se deja ver normalmente en África. Fueron algunas de las razones que llevaron a declarar este parque de la región de Murcia como lugar de interés comunitario.

Otras tuvieron que ver con el paisaje que se extiende entre los cabos Tiñoso y Cope, que es de los de disfrutar sin reloj en la mano: alrededor de 17 kilómetros de costa virgen en los que los acantilados dan paso a calas escondidas entre las rocas. A lo largo de esta superficie que transcurre entre Lorca y Águilas van apareciendo pequeñas playas salvajes que forman una ruta estupenda para los aficionados al turismo natural, sin aditivos. Estas son cuatro de ellas, por las que no podéis dejar de pasar si visitáis el parque regional Cabo Cope y Puntas de Calnegre.

Calnegre

Muy cerca del pueblo Puntas de Calnegre aparece la playa que da nombre a esta costa. Se encuentra entre acantilados y tras una vegetación agreste que nos indica que no estamos en cualquier sitio: el paisaje desértico e insólito es una de las señas de identidad de la zona.

Desde aquí se divisa el cabo Cope, un saliente de tierra de origen calcáreo que se adentra en el golfo de Mazarrón. Calnegre es la más concurrida de la sucesión de calasde la zona, pero también el punto de partida de muchas y muy buenas rutas para senderistas a los que el calor no les asusta: a la torre de Cope, a Parazuelos, a Cala Blanca...

Baño de las Mujeres

También conocida como la cala de las señoritas, Baño de las Mujeres es la siguiente cala en dirección sur que os encontraréis si salís de Calnegre. Aparece entre pequeños acantilados, como un secreto bien guardado, y es una de las preferidas de quienes valoran tener la playa casi para ellos solos.

Limpísima y pequeñita -no mide más de 40 metros-, es perfecta para evitar el viento de Levante cuando sopla fuerte. Arena fina y dorada, agua cristalina, entorno protegido, prácticamente sin gente... ¿Qué más se puede pedir?

El Siscal

En los mapas aparece indistintamente como Cala Ciscar y como El Siscal, pero ambos nombres se refieren a una de las mejores calas de la zona, perfecta para bucear y encontrar tesoros marinos en sus aguas transparentes. 100 metros de paraíso natural con arena fina donde pegarse un baño de los antológicos rodeados de naturaleza.

Muchos recorren los cinco kilómetros que separan Puntas de Calnegre de El Siscal caminando, para disfrutar del tramo salvaje que separa ambos puntos y donde es posible ver zorros, perdices, tejones e incluso con suerte, tortugas moras.

Cala Honda

Una de las más aisladas de toda la zona, a la que se llega tras caminar kilómetro y medio desde El Siscal por una pista solo accesible a pie por la que os cruzaréis con adelfas y tarayes. Por esa misma razón, porque es solitaria y muy virgen, resulta perfecta para los que buscan tranquilidad y la playa para ellos solos.

Hay quien la define como la más especial de esta parte del litoral a pesar de no contar con arena fina ni dorada porque en ninguna otra zona lograrás desconectar tanto como aquí.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba