Destinos

Borja Hernández: UP surf, de pasión a negocio

Convertir el ocio en negocio no es fácil. Muchos lo intentan, pero sólo algunos lo logran. El éxito es cosa de pocos. El surf también puede ser negocio si hay un criterio de profesionalidad en el proyecto. Los Surf Camps están de moda y buscan personas dispuestas a disfrutar.

Pregunta: ¿Cómo empezaste en el mundo del surf?

Borja Hernández: Todo comienza en Cádiz, cuando un verano me regalaron una tabla y decidí meterme en el mar a ‘pillar’ olas. A partir de ese momento mis veranos cambiaron y, poco a poco, con mis primeros ahorros, di el paso al surf. Los veranos eran para y por el surf y todos los viajes tenían el surf como telón de fondo.

El consejo de una buena amiga me empujó a dar un cambio de rumbo definitivo a mi vida y decidí irme a vivir un año a San Diego a trabajar con Surfrider Foundation, al que siguieron dos increíbles años en Costa Rica. De regreso, nació lo que hoy es UP Surf Club, el primer club de surf de Madrid, siempre con mi socio Miki Ferrer.

¿El surf es un deporte o una filosofía de vida?

B. H.: Es cierto que en los años 60 y 70, cuando llegó a España el surf era totalmente una filosofía de vida. Los pioneros de este deporte en nuestro país el surf era su vida. Vivían en una continua búsqueda de nuevos horizontes descubriendo playas y olas nunca antes surfeadas y fabricando sus propias tablas.

En la actualidad, el surf se ha convertido en un deporte, aunque para muchos llega a ser una filosofía de vida. Por este motivo, nosotros, a través de UP Surf ofrecemos no sólo surf, sino un plan, una escapada, un desconectar de la rutina descubriendo las sensaciones que te puede dar el surfear una ola.

¿Se liga mucho o es un mito?

B. H.: Es cierto que el surfero liga, aunque para serte sincero el que más liga no es el surfero, sino el que va con pinta de surfero. El verdadero surfero vive en el agua y su prioridad son las olas y sus tablas de surf. El ‘postureo’ funciona muy bien en este deporte.

La estética surf parece vivir una edad de oro, ¿no?

B. H.: Es evidente que la estética surfera está muy de moda. El surf esta asociado a una filosofía de vida, a un sentimiento de libertad en contacto con la naturaleza, y esto vende. La imagen del surfero es igualmente idílica o, por lo menos, esto es lo que las marcas nos hacen creer. Al final estamos hablando de marketing bien hecho.

¿Las costas españolas son buenas en general? 

B. H.: En España tenemos la suerte de tener una costa con gran variedad de olas todo el año, perfectas para la práctica del surf. Tenemos olas prácticamente todo el año y además tenemos a dos pasos Francia, Portugal e incluso Marruecos.

¿Seguro que tienes un punto favorito para surfear?

B. H.: Soy especialmente fan de Asturias, por sus playas, sus olas, sus paisajes, su gente y su gastronomía. Esto hace que viajemos mucho a Ribadesella y Salinas, donde tenemos dos Surf House situadas a escasos metros de la playa. ¡El paraíso de cualquier surfero!

¿Qué es un Surf Camp?

B. H.: Un Surf Camp es la experiencia de vivir unos días de surf en un entorno 100% surfero. En un Surf Camp nos alojamos en una Surf House donde convivimos con personas aficionadas a este deporte. Aquí todo gira entorno al surf, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos.

En UP Surf organizamos escapadas de surf en Asturias, Cantabria, Canarias, País Vasco y Cádiz durante todo el año. Además no nos limitamos al territorio nacional, organizando viajes a países como Marruecos, Brasil, Costa Rica, California, Maldivas...

¿Hay edad?

B. H.: No, para nada, el límite lo marca cada uno. El surf es un deporte sin edad. La gente que disfruta de nuestros viajes y Surf Camps van desde los 7 a los 50 años.

¿Por qué te gusta tanto Ribadesella y la costa asturiana?

B. H.: Ribadesella es mi segunda casa. Me alojo siempre en la Surf House de Guillermo Alonso, una casona frente al mar en la que se respira surf y vivimos en familia.

Tengo entendido que el surf tiene una vertiente muy urbana…

B. H.: Como surferos que vivimos alejados de la costa, hemos tenido que buscar alternativas a este deporte como el longskate que te permite experimentar las mismas sensaciones que cuando surfeas una ola y al mismo tiempo entrenar.

Además hay destinos de surf en España como Bilbao o San Sebastián con una amplia oferta cultural, de ocio y gastronómica que te permite vivir esa parte más urbana del surf.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba