Destinos

Todos los millonarios en San Bartolomé

Todavía existen rincones donde los paparazzi llegan a duras penas. Uno de ellos es la paradisíaca isla caribeña de San Bartolomé, francesa, sólo apta para cuentas bancarias de esas que pegan el salto a los otros paraísos, los fiscales.Desde Roman Abramovich, Salma Hayek y su marido Francois-Henri Pinault, Olivia Palermo, Demi Moore, Simon Cowell... Un secreto a estas alturas, a voces.

Olivia Palermo es una de las asiduas de San Bartolomé (Gtres).
Olivia Palermo es una de las asiduas de San Bartolomé (Gtres).

San Bartolomé, Saint-Barth para los locales, es una pequeña isla que pertenece al archipiélago de Guadalupe, muy cerca de Martinica, todas ellas Antillas Francesas. Cuando más se llena de celebrities y de millonarios es en Navidad y Año Nuevo que llegan en sus jets privados, ya que el aeropuerto de la isla no admite aterrizajes de aeronaves de más de 20 pasajeros. Los aviones sobrevuelan a los bañistas y aterrizan en una pista que termina directamente en la playa,  eso sí, no apta para los miedosos al avión, y así poder disfrutar de sus 20 y 33 grados durante todo el año

Tiene 25 hoteles, cada uno de ellos de menos de 15 habitaciones. Uno de los más populares es el Eden Rock, construido sobre una roca volcánica que da directamente a la  bahía de Saint-Jean, a dos minutos en coche de la pista de aterrizaje. El otro hotel más popular es el Toiny, ideal para un retiro absoluto en cualquiera de sus 15 chalets-suites con vistas directas al Atlántico. 

Disfrutar de la intimidad en un entorno muy controlado

Pero de lo que gustan los ricos que llegan hasta allí es de las villas privadas, ya que hay unas 400 disponibles para alquilar. Estos lugares son perfectos para desconectar, huir de los paparazzi y disfrutar de la intimidad en un entorno muy controlado. Buena gastronomía (francesa y criolla), buenas playas, deportes acuáticos, jazz en directo... Hace quince años, la isla ya tenía un PIB per cápita de 26.000€, lo que significaba el 10% más que  la media de renta de la Francia metropolitana. Por supuesto ha sido el escenario elegido para producciones de moda por revistas como Sports Illustrated o Playboy. 

Una curiosidad: su capital se llama Gustavia por Gustavo III de Suecia y eso es porque casi durante un siglo, los franceses cedieron la isla a los suecos. La isla fue descubierta por Cristobal Colón y hasta 1623 no fue colonizada por los franceses. 

La lista de nombres de famosos que pasan por aquí es larga: Salma Hayek y su marido Francois-Henri Pinault; Olivia Palermo con su modelazo alemán Johannes Huebl; Roman Abrmovich con su novia; Alicia Keys y Swizz Beatz; George Lucas y Mellody Hobson; Ellen DeGeneres y Portia de Rossi; Puff  Daddy; Demi Moore... Como la isla es un puerto franco, es decir, las compras están libres de impuestos, no es difícil imaginar que entre playa y playa (dado que no hay mucho más que hacer), las celebrities hagan sus compras navideñas en las tiendas de lujo de la isla, que las hay por todos lados. Se suelen ahorrar un 15% en alta costura, joyas, perfumes... Al ser los norteamericanos los principales turistas de la isla, las referencias de precios, aunque sean un 15% más barato, siguen siendo bastante elevados. 

Se dice que “la culpa” de que Saint-Barth se haya convertido en refugio de ricos fue del magnate Rockefeller que allá por 1956 compró unos terrenos en una isla empobrecida y sin interés. Sus amigos le copiaron y de la noche a la mañana, Saint Barth se convirtió en el cisne que llevaba dentro. Arena blanca, aguas turquesas, iguanas y tortugas, arquitectura colonial, tiendas y villas de lujo... Un buen destino de vacaciones... para los que se o puedan permitir.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba