Destinos

Hoteles para fans de las dos ruedas

Dicen los aficionados a recorrer mundo a pedales que la comunidad de cicloturistas está creciendo a pasos agigantados. En parte, porque hay algo de adictivo en ello; una vez que se prueba la experiencia de disfrutar de una buena ruta sobre el sillín de una bicicleta, no hay marcha atrás. A partir de entonces habrá que hacer hueco a la bici en el maletero del coche cada vez que haya tiempo para una escapada.

Esta fue una de las razones por las que nació Bikefriendly, una red de alojamientos para cicloturistas donde los aficionados a las dos ruedas son más que bienvenidos. Creada por cicloturistas que estaban cansados de tener que guardar sus bicis en cualquier sitio cuando llegaban a un hotel, pensaron en una especie de pequeño paraíso para los amantes del pedal. Y ahora cada establecimiento de esta red de alojamientos tiene como mínimo un espacio guarda bicis, un pequeño taller donde realizar la puesta a punto antes de seguir camino, una zona de lavado y también información acerca de las rutas cercanas para recorrer la zona a pedales. Existen alrededor de un centenar de alojamientosen toda España para que los cicloturistas se encuentren a sus anchas, de entre los que hemos elegido los siete más interesantes. Bienvenidos al edén del pedal.

Hotel Rural Casa Pepa (Santa Colomba de Somoza, León)

Es una de esas agradables sorpresas que sólo te encuentras muy de vez en cuando. Para empezar, por la atención al cliente, al que miman como si fuera de la familia. Y para seguir por su ubicación, en pleno corazón de la Maragatería y el camino de Santiago -y a medio camino entre León y Las Médulas-.

Destaca por lo tradicional de la arquitectura de esta casona maragata del siglo XVIII; por un restaurante de donde no te puedes ir sin probar el cocido maragato y los platos de setas de temporada; y, por supuesto, porque no falta de nada para el cicloturista: servicio de alquiler de bicis de carretera o de montaña, transporte de equipaje entre alojamientos, servicio de masajes...

El Caserío de Fatás (Navasa, Huesca)

Con el paisaje protegido de San Juan de la Peña y Monte Oroel como telón de fondo, esta casa rural del campo de Jaca es un buen ejemplo de que los alojamientos para cicloturistas pueden tener de todo: zona de spa, jardines, buena cocina, habitaciones decoradas con todo lujo de detalles y, sobre todo, muy buen ambiente. También se puede contratar el servicio de alquiler de GPS o incluso un guía para que os acompañe durante la ruta.

Hotel Restaurante Casa Pipo (Tuña, Asturias) 

En medio de los fascinantes paisajes del concejo de Tineo, rodeado de los espacios protegidos del parque natural de Somiedo y la reserva del bosque de Muniellos, este hotel es de los que ofrece mucho más que lo imprescindible por un precio asequible.

Y desde una ubicación donde las posibilidades para hacer rutas memorables se multiplican. Imprescindible una parada en su restaurante después de una buena etapa en bici (el cachopo vaqueiro es de los que no se olvidan).

Hotel Santa Cristina (Canfranc, Huesca)

Es uno de los rincones del Pirineo aragonés con más encanto de la zona. En parte, gracias a su historia. Porque el edificio donde hoy se levanta este hotel se construyó en el siglo XIX como aduana del Cuerpo de Carabineros -estaba a 5 kilómetros del paso fronterizo a Francia-, pero su nombre viene del antiguo monasterio del siglo XI, que fue uno de los hospitales-albergues de peregrinos más importantes, cuyas ruinas están a 4 kilómetros del hotel.

Totalmente renovado e inaugurado hace nueve años, hoy es un moderno hotel con todas las comodidades -spa y piscina incluidas- que, sin embargo, conserva el encanto de lo tradicional. Y un plus: está en el itinerario la cicloturista ‘Quebrantahuesos’ y cerca de míticos puertos como Marie Blanque, Portalet, Somport, Aubisque. Para cicloturistas convencidos (y valientes).

Casa Leonardo (Senterada, Lleida) 

Para los que queráis conocer todos los secretos (y son muchos) del alucinante parque nacional de Aigüestortes y Sant Maurici, los rincones mágicos del valle Oscuro, las rutas románicas del valle del Boí y demás tesoros que esconde el Pirineo leridano, nada mejor que recalar en este hotel con vuestras bicis.

Además de que disfrutaréis de un hotel con mucha personalidad donde os sentiréis como auténticos reyes, y de que podéis paladear una buenísima cocina autóctona basada en productos frescos, locales y artesanales de cultivo ecológico, desde aquí tenéis más de 25 rutas ciclables y servicio de alquiler de sillas para niños para la bici. Una muy buena opción. La prueba es que no conocemos aún a ningún arrepentido.

Pierre & Vacances Villa Romana (Mont Roig del Camp, Tarragona)

¿Qué preferís algo que se parezca más a vuestra casa, con cocina, salón y demás estancias comunes al hogar? Pues también es posible. Y estos apartamentos de Mont Roig del Camp, cerca de los viñedos del Priorado, son un buen ejemplo a un precio bastante asequible. Están a solo 6 kilómetros de la playa, así que también hay rutas costeras de las que disfrutar. Ofrecen la posibilidad de alquilar sillas para niños para la bici.

Hotel Finca Eslava (Antequera, Málaga) 

Una opción diferente si lo que se busca es alojarse en un lugar señorial. Porque este hotel es en realidad un cortijo andaluz del siglo XVIII al que no le falta de nada: zonas ajardinadas, patios exteriores, carpas y hasta un centro deportivo con piscina, gimnasioy spa.

Además de muchas opciones para los ciclistas: famosos puertos de montaña por los que pasaba la Vuelta a España, parajes naturales como el torcal de Antequera o la laguna de Fuente de Piedra y un largo etcétera del que podéis pedir información en el propio hotel.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba