Destinos

Lleida o cuando el turismo rural es un espectáculo

Hay quien paga una auténtica millonada por alojarse en una habitación de 700 metros cuadrados con paredes de oro en un hotel con forma de velero, pero hay otros espectáculos mucho más auténticos con los que disfrutar como un rey sin rascarse demasiado el bolsillo. Uno de ellos es descubrir los valles encantados de Lleida, plagados de lagos y paisajes de cuento, desde una masía con historia.

Es un placer al alcance de muchos que, por suerte, aún no ha llegado a oídos del turismo de masas. Y eso que se le puede sacar doble provecho: entornos de los de no cansarse de mirar y descanso en antiguas construcciones agrarias reconvertidas en atractivos hoteles y casas rurales, uno de los alojamientos con más encanto para el viajero. Aquí os dejamos 6 de las más fascinantes de Lleida. ¿Quién dijo que los privilegios eran sólo para los ricos?

Casa Pereforn

En Aramunt, en pleno pirineo de Lleida, se encuentra esta masía de montaña con 500 años a sus espaldas que ha sido reformada para acoger cómodamente a sus huéspedes sin perder su historia. ¿Lo mejor? Que además de servir de puerta de entrada para disfrutar del parque nacional d´Aigües Tortes i Llac de Sant Maurici, el desfiladero de Mont-Rebei, o la ruta del Románico de Boi Taüll, las instalaciones de piedra y madera de esta masía trasladan a sus clientes al pasado con las ventajas del presente: jacuzzi, sauna, unas habitaciones donde no falta detalle... Toda una sorpresa de la que disfrutar sin esfuerzo.

Masía Rovira

Para los que quieran vivir una auténtica experiencia rural en Solsonès, una comarca donde conviven  los campos de cultivo con bosques y parajes de alta montaña, nada mejor que esta espectacular casa en la que mantienen la filosofía de que cuidar el entorno es cuidar de nosotros mismos: cocinan todo con productos naturales sin aditivos, usando las verduras de su propio huerto, y procuran que ese alucinante entorno donde se levanta la masía siga siendo tan especial. Por si llegáis sin mucha idea de qué hacer por allí, hay un montón de actividades para realizar por la zona: museos, santuarios, valles y hasta ecomuseos os esperan con las puertas abiertas.

El Call d’Oden

Uno de los alojamientos preferidos por los amantes de las casas con historia es esta masía de Solsonès que habitó en el siglo XV Juan de la Call, un mercader de la zona, y su mujer Isabel Solà, hija del señor de Odèn, quienes comenzaron la saga Call que llega hasta nuestros días. Hoy son Pep Call y Teresa Prat quienes reciben a los viajeros en esta masía que se ha rehabilitado para hacer 3 alojamientos independientes con unas vistas de escándalo de la zona, a 1.350 metros de altitud. Otra opción es alojarse en el Racó Guita, la casa rural levantada junto a la masía del Call, o hacerlo en la antigua granja del Call, que data del siglo XVIII y que han bautizado como Les Planes. Aprovechad para pedir a los dueños que os cuenten leyendas sobre la casa porque en tantos siglos de historia ha acumulado unas cuantas.

Poble Rural Puig-arnau Pubilló

Cuando alguien pregunta por un pueblo como de cuento, el nombre de es de los primeros que vienen a la mente a quienes han pasado alguna vez por allí. Se trata de una finca con una docena de masías situada en las colinas de Canalda donde todo es tan idílico que te empeñarás en buscar la trampa. Pero resulta que no la hay. Se encuentra a 15 kilómetros de la estación de esquí de fondo Tuixent-La Vansa, y por esa misma razón las vistas son espectaculares; hay talleres educativos en las tierras de cultivo de la finca para concienciar acerca de la importancia de la sostenibilidad; para los muy activos no hay aburrimiento que valga porque es posible practicar piragüismo y otros deportes de aventura en la zona; y en las noches de verano es imposible no perder un rato largo contemplando un cielo estrellado de esos de acordarse el resto del año. Todo un señor recuerdo de unas buenas vacaciones.

Masía Cal Guim

Esta masía de principios del siglo XIX rehabilitada para que fuera autosuficiente y ecológica es perfecta para los amantes del ecoturismo. Pero el respeto al medio ambiente no es la única de sus virtudes. Otra de ellas es que está situada en plena naturaleza en Ossó de Sió, en la carretera que une Cervera con Agramunt. La tercera, que los amantes de las rutas originales encontrarán aquí un filón: pueden apuntarse a la ruta de los Castillos del Sió, la ruta Cister, la ruta del Vino... O disfrutar sin más de un entorno paradisíaco en una masía estupenda.

Mas Vilardaga

Ubicada en la Baronia de Rialb, en la comarca de la Noguera, esta masía está rodeada de paisajes espectaculares y ermitas románicas que suman aún más encanto a la zona. Aunque quizá lo más sorprendente es la propia masía, rehabilitada sin perder detalle y dejando a la vista piedra y madera. Imprescindible una buena sobremesa en el porche para disfrutar de verdad del espectáculo de la naturaleza.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba