Destinos

El buen tiempo alegra al oso en Cabárceno

¿Cómo puede una especie animal buscarse la extinción? Muy fácil, pareciéndose lo máximo posible al hombre. Me explico. El oso pardo es un superdepredador, necesita de grandes espacios para sobrevivir, es grande, tiene pocas crías al año y como consecuencia histórica de todos sus “errores”, nos ha sobrado. Hasta ahora.

El oso es una especie emblemática de la conservación en España. Todos lo sabemos. Es muy difícil verlo en libertad y ciertamente, en los zoos y circos convencionales, no observamos al oso sino a un bicho grande que apenas se menea. 

Por suerte para todos los que amamos la naturaleza, tenemos Cabárceno. Un centro diferente en el mundo de los parques zoológicos en el que prima por encima de todo el bienestar animal. Aquí los animales están en régimen de semilibertad, es decir, disponen de espacio suficiente para desarrollar su comportamiento normal, sin estrés y en una interacción sana con sus congéneres.

La primavera, la sangre altera

Sin duda la mejor época para visitar al oso en Cabárceno es cuando llega el buen tiempo. En esta época, bajan los oseznos con las madres a la zona de seguridad y alimentación, donde el visitante podrá observar a placer los nuevos oseznos siguiendo a las hembras.

Para que nos hagamos una idea, en Cabárceno hay entre 70 y 80 osos pardos. Y son entre 70 y 80 porque aún no se sabe cuántos oseznos han nacido este año, pues con esta primavera atrasada, no todas las madres han bajado de la zona de campeo. Este año se estima que tendremos dos nuevos oseznos, los años buenos hasta cuatro.

De las 750 hectáreas del parque, 35 son ocupadas por el oso pardo, en un hábitat de matorral y monte bajo de encinas y escajos donde el oso, lejos de las miradas del hombre se comporta a su antojo.

También podremos ver los cortejos de los machos, sus conflictos territoriales y hasta alguna que otra monta. La primavera y el verano son las épocas de mayor actividad de los osos, que deben reproducirse y acumular grasa para afrontar el largo invierno.

Laboratorio de conservación

La conservación del oso pardo es tema de estado, o debería. Además de ser un animal muy esquivo y escaso, su manejo, debido a su tamaño, agresividad y a su hábitat natural escarpado es muy difícil. Es importante su conservación per sé y porque ayuda a conservar grandes espacios naturales, ¡que dure muchas generaciones!

En Cabárceno se realiza una importante labor de conservación, al margen de la evidente de cuidar una población de 80 osos, la más numerosa de Europa. En el amplio recinto de 35 hectáreas se afinan las técnicas de captura, extracción de semen y manejo de osos en un entorno controlado, para posteriormente trasladar estas técnicas al manejo del oso en libertad.

En Cabárceno, además de osos vamos a encontrar una interesante recuperación ambiental. El Parque, en el macizo de Peña Cabarga, fue en su día una inmensa mina de hierro a cielo abierto, que se reforestó y recuperó para albergar la numerosa fauna del parque actual.

Sobre la antigua mina y las escorias crecen ahora tejos, alcornoques, nogales, castaños, pinos, tilos, hayas y abedules. La visita se puede realizar en coche, andando o en bicicleta. Si optas por las últimas opciones, en mi opinión las mejores, prepárate para algunos repechitos.

Más información en la web del parque de Cabárceno.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba