Destinos

Cinco paradores que tienen ganado el cielo

Como todos los paradores, se encuentran en rincones de nuestra geografía que son un auténtico regalo para el viajero. Pero lo que estos cinco tienen además de especial es que de alguna forma han tenido un trato de favor con los mandamases de allá arriba. Su secreto es que se levantan sobre antiguos monasterios y conventos con siglos de historia a sus espaldas que darían para unas cuantas novelas. Bienvenidos al reino de los cielos... aquí en la Tierra.

Corias (Cangas del Narcea, Asturias)

Lo llaman El Escorial asturiano por su monumentalidad y también porque hay quien dice que el monasterio de Juan Bautista de Corias es uno de los más elegantes del país. Tras sus muros, de más de 1.000 años de antigüedad, han vivido monjes benedictinos y también miembros de la orden de los padres dominicos, que custodiaron el monasterio durante el último siglo y medio repartiéndose entre las dependencias que se distribuyen en torno a dos grandes patios -uno de ellos rodeado por un impresionante claustro-. ¿Lo mejor? Las espectaculares vistas al río Narcea y las montañas que lo rodean, además de los sótanos del monasterio, convertidos en un museo donde se conservan los restos arqueológicos de la primera construcción.

Santo Estevo (Ourense)

En mitad del espectacular paisaje del corazón de la Ribeira Sacra se levanta el monasterio de Santo Estevo de Ribas de Sil, un imprescindible en la ruta de monasterios gallegos que ahora es parador. Cuentan que su origen es anterior al siglo X, aunque no se sabe exactamente la fecha en que comenzó a levantarse este impresionante edificio que fue lugar de retiro para nueve obispos a lo largo de su historia. Aunque merece la pena visitarlo con calma, si tuviéramos que elegir qué ver no hay que perderse los tres claustros -uno románico, otro gótico y el tercero renancentista- por los que se puede pasear mientras se escucha música religiosa.

Granada

Fueron Los Reyes Católicos quienes decidieron que un antiguo palacete musulmán ubicado en Granada se convertiría en convento. Y hoy ese convento, que conservó algunos restos del palacio nazarí, es el parador de Granada. Lo que lo hace tan especial no son únicamente el espectacular claustro o las obras de arte que decoran las estancias interiores sino también, o sobre todo, el  hecho de que se encuentre en el recinto de La Alhambra, entre jardines y fuentes que rememoran un pasado árabe y cristiano. Un lujazo que merece la pena conocer.

León

Para los amantes de la Historia y también del Arte, este parador es uno de los imprescindibles de la lista. Se encuentra en el antiguo convento de San Marcos, un edificio que en principio se levantó para acoger a los peregrinos que realizaban el Camino de Santiago y que después albergó la sede principal de la Orden Militar de Santiago en el oeste de la península. Por eso sus paredes albergan episodios de nuestra Historia entre los que se encuentran confinamientos ilustres como el de Quevedo, etapas trágicas como su conversión en campo de concentración durante la Guerra Civil, victorias de los caballeros de la Orden cuando reconquistaban territorio frente a los árabes... Cuentan que en su espectacular fachada labrada, al igual que en el claustro, en la iglesia y en la sillería del coro, trabajaron algunos de los arquitectos y escultores más prestigiosos de España y Francia. Imprescindible darse una vuelta por los señoriales salones, el claustro, la sala capitular y la biblioteca. [Más sobre el Parador de León en Marabilias]

Cangas de Onís (Asturias)

Para muchos es el parador con más encanto de todos los abiertos en España, en parte por el entorno (junto a los lagos de Covadonga y a orillas del río Sella) y en parte por el propio monasterio de San Pedro de Villanueva que acoge a los visitantes, con una iglesia románica que parece sacada de las novelas de caballeros y princesas, además de estancias de piedra y madera que nos remontan a otras épocas. Una recomendación: perder tiempo dándose un paseo con calma, tanto por los alrededores como por el interior del parador, sin pensar en nada. Hasta la fecha no hemos encontrado ningún arrepentido.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba