Destinos

Un gesto sencillo que puede cambiar las cosas

Hace unos días saltaba la noticia: el gobierno de Nepal exigirá a los montañeros que quieran ascender al Everest a bajar 8 kilos de basura tras alcanzar –o no– la cima. Al margen de la sorpresa inicial (¿cómo es posible que sea necesario ese tirón de orejas a los montañeros?), surge la cuestión siguiente: ¿por qué no hacer todos lo mismo cuando salimos al monte?

Pongámonos en situación. Estamos a setas en el monte –por ejemplo– y tras ese magnífico rodal de boletos encontramos, inexplicablemente, un bote de suavizante. ¿Cómo es posible que haya llegado aquí? Nada, lo cogemos y lo echamos a la mochila, porque ¿a quién no le molesta ir al campo y encontrar basura?

Esta es la iniciativa de Coge3, que nos propone algo tan tonto y de tan bajo coste como coger tres residuos cada vez que vamos de excursión. Botellas, latas, bolsas y demás porquerías que otros, a los que parece les gusta vivir como cerdos, dejan olvidado en cualquier sitio. Lo único que nos piden es que les mandemos una foto.

En Cangas de Foz, ¡tres! (cómo no) camiones de obra de neumáticos, colchones, plásticos y electrodomésticos que cubrían todo el fondo del río Rego Real fueron retirados el pasado febrero y en la ría do Masma se juntaron 40 voluntarios para retirar todo lo que veían. El resultado: cada cosa en su sitio.

Efectos medioambientales negativos

También ponen en la picota a los ayuntamientos díscolos, como el de Ferrol, que puso impedimentos y en cuanto vio que iban a generar más de un contenedor de basura, se despidieron a la francesa de los voluntarios. Sin irnos a camiones, si cada vez que salimos al monte, a la playa o al parque más cercano hiciéramos el mismo gesto, recogiendo tres basuras, rápidamente desaparecería de nuestra vista, haciéndonos disfrutar todavía más de lo que nos rodea.

Al margen de lo estético, el abandono de basura plástica en el medio natural tiene efectos muy negativos en el medio ambiente. Ahí están las islas de plástico del Pacífico norte y del Atlántico norte, formadas por millones de toneladas de basura y que son ingeridas por la fauna con efectos desastrosos.

Esta iniciativa por puro simple es novedosa y potente. Siguiendo el principio ecologista de “Piensa Globalmente, Actúa localmente”, o el famoso aforismo de JFK “No pienses lo que tu país puede hacer por ti, sino qué puedes hacer por tu país”, en menos de 5 minutos haremos algo por nuestro medio natural; nos sentiremos estupendamente y más apegados a él.

La basura, con poder de convocatoria

Algunos dirán: ¡sí, hombre, para recoger la mierda de otro estoy yo! Pero hay que pensar que la basura tiene un misterioso poder de convocatoria. Y donde hay hoy una lata, probablemente mañana habrá dos. Hasta ahora era suficiente con llevarse lo propio, pero si además dejamos las cosas mejor de lo que nos lo encontramos, ¿dónde llegaríamos?

Coge3 colabora con el CSIC en el programa Observadores del mar, que integra también las observaciones de peces, gorgonias, crustáceos y aves marinas para estudiar qué está pasando en nuestros mares de particulares y ONGs.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba