Destinos

Ocho miradores para recibir el año nuevo

Comenzar el año con un largo listado de buenos propósitos que, esta vez, estamos convencidos de cumplir es todo un clásico. Por eso, si hay un día en el calendario que se merece empezar con buen pie es precisamente el 1 de enero, cuando toca hacer borrón y cuenta nueva para cumplir los buenos deseos. Aunque al final el atracón de "año nuevo, vida nueva" nos dure solo unos días, o incluso unas horas, merece la pena disfrutarlo.

Para los que necesiten inspirarse y coger fuerzas para los próximos doce meses, aquí os dejamos ocho de los mejores miradores de España desde los que saludar al 2014 como se merece: con una buena sonrisa frente a algunas de las mejores panorámicas del país. ¡Buen comienzo de año!

Mirador del Estrecho (Tarifa, Cádiz)

Para los viajeros, este es uno de los mejores rincones donde comenzar el año: una estupenda atalaya situada a seis kilómetros de Tarifa desde donde divisar la costa gaditana y al mismo tiempo alcanzar con la vista el horizonte africano. Se accede al mirador por el puerto del Bujeo, dentro del Parque Natural del Estrecho.

Mirador del Fito (Arriondas, Asturias)

En el oriente asturiano, concretamente en el concejo de Parres, se encuentra uno de los miradores con más encanto de toda España. Desde él no hace falta elegir entre mar y montaña: ofrece una panorámica alucinante con la que disfrutar tanto del Cantábrico como de los Picos de Europa. Un placer para todo el que quiera comenzar el año divisando un magnífico paisaje.

Mirador del Río (Lanzarote)

Quienes disfrutan del arte en plena naturaleza aseguran que este mirador es una obra maestra como pocas: el arquitecto César Manrique lo diseñó como una obra de arte natural desde la que contemplar la isla de La Graciosa y todo el archipiélago Chinijo. Un buen escenario sobre el que brindar por el año nuevo frente a unas estupendas vistas.

Mirador del Valle (Toledo)

Otra apuesta segura que no decepciona. Desde la Ronda del Valle, a las afueras de la ciudad, se accede a una de las mejores panorámicas de la capital toledana. Aunque perderse por los callejones del casco histórico sea todo un placer, desde este mirador es posible tener una perspectiva de la ciudad de la que pocas veces nos percatamos. Todo un privilegio.

Mirador de San Nicolás (Granada)

Cuentan que cuando Bill Clinton pasó por aquí dijo haberse enamorado aún más de Granada. Porque uno de los atractivos de este mirador es que desde él se obtienen cuatro vistas alucinantes: la de la Alhambra, en primer plano, la del centro urbano de la ciudad, la de la judería del barrio del Realejo y también la del Albaicín. Un espectáculo.

Mirador de sa Creueta  (Formentor, Mallorca) 

Los 18 kilómetros que recorren el Cabo de Formentor por una serpenteante carretera ofrecen unas magníficas vistas del Mar Mediterráneo y la bahía de Pollensa. Pero además, desde uno de los miradores que hay en esta carretera, el de sa Creueta, se puede observar el islote del Colomer y la atalaya del Albercuix.

Mirador del Cable (Fuente De, Cantabria)

Un balcón situado a 1847 metros de altura sólo podía ofrecer unas buenas vistas. Y si son hacia los Picos de Europa, mejor que mejor. Se puede acceder al mirador del Cable a través del teleférico, desde el que también se disfruta de unas panorámicas increíbles. Para no perdérselo.

Mirador del Puente Nuevo de Ronda (Ronda, Málaga)

Es uno de los miradores más conocidos de España, y se lo ha ganado a pulso: el arco de piedra que une las dos partes de la ciudad separadas por el río Guadavelín es uno de los más fotografiados del país. Recibir el año desde allí desafiando el vértigo puede ser toda una experiencia de las que merecen la pena.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba