Destinos

Hotel La Maison Bleue: una aventura deliciosa de bajo riesgo

Hay veces que se cumple aquello de que es más importante el estilo que el destino. Por ello, ir a Fez un fin de semana sin tener nada preparado tiene algo de aventura urbana, que incrementa el punto de suspense que puede tener una escapada de un par de días. Un vuelo, un aeropuerto, un taxi, un regateo y en marcha al objetivo.

  • Hotel La Maison Bleue: una aventura deliciosa de bajo riesgo
    Hotel La Maison Bleue: una aventura deliciosa de bajo riesgo
  • Hotel La Maison Bleue: una aventura deliciosa de bajo riesgo
    Hotel La Maison Bleue: una aventura deliciosa de bajo riesgo
  • Hotel La Maison Bleue: una aventura deliciosa de bajo riesgo
    Hotel La Maison Bleue: una aventura deliciosa de bajo riesgo
  • Hotel La Maison Bleue: una aventura deliciosa de bajo riesgo
    Hotel La Maison Bleue: una aventura deliciosa de bajo riesgo
  • Hotel La Maison Bleue: una aventura deliciosa de bajo riesgo
    Hotel La Maison Bleue: una aventura deliciosa de bajo riesgo
  • Hotel La Maison Bleue: una aventura deliciosa de bajo riesgo
    Hotel La Maison Bleue: una aventura deliciosa de bajo riesgo
  • Hotel La Maison Bleue: una aventura deliciosa de bajo riesgo
    Hotel La Maison Bleue: una aventura deliciosa de bajo riesgo
  • Hotel La Maison Bleue: una aventura deliciosa de bajo riesgo
    Hotel La Maison Bleue: una aventura deliciosa de bajo riesgo
  • Hotel La Maison Bleue: una aventura deliciosa de bajo riesgo
    Hotel La Maison Bleue: una aventura deliciosa de bajo riesgo
  • Hotel La Maison Bleue: una aventura deliciosa de bajo riesgo
    Hotel La Maison Bleue: una aventura deliciosa de bajo riesgo

El acceso ha mejorado mucho desde la última vez. Todo el entorno parece recién pintado y el edificio luce ese "delicado barniz" de los negocios que van bien. En la recepción, la conversación es corta pero efectiva.

- ¿Hay habitación?- ¡Sí! 110 Euros.- ¿Es de las arriba con balcón? ¿100?- Vale…

Así son todavía las cosas en esta maravillosa ciudad imperial, que ha creado con este hotel una forma de recuperar las casas-palacio de la parte media de la ciudad. Llamarlo palacio puede ser un tanto vanidoso, pero su aspecto y los materiales son impresionantes. Mucho mármol y buena madera. Esta casa, construida en 1900, guarda entre sus muros las historias de sus ilustres habitantes. Su propietario original fue el juez y famoso profesor marroquí Bel Arbi El Alaoui, y en él pasó sus primeros años Lahbabi Aziz, nominado al premio Nobel de Filosofía. Aun hoy se puede entender qué tenía una casa que invitaba a la reflexión y al sosiego.

Sus nietos han sido los responsable de la transformación. Situado cerca de la enmarañada Medina de Fez, La Maison Bleu conserva el aire antiguo y luminoso de esas casas de las revistas de decoración, con sus zócalos de mosaicos azules y verdes, pequeños chorros de agua en el patio, celosías y techos abovedados. Por supuesto, también tenemos una pequeña piscina, rodeada de viejos naranjos.

Un lugar perfecto para seducir o para ser seducido. La mayor parte de las ocasiones no nos dejan escoger. Si fallan todas las técnicas, siempre nos queda el restaurante. Cocina muy tradicional, pero adaptada en exceso a los gustos occidentales… Nadie es perfecto.

Hotel La Maison Bleue

www.maisonbleue.com33 Derb el MitterTalaa el Kabira FezMarruecos.Tel : 55 74 18 73Fax : 55 74 06 86www.maisonbleue.comE-mail: resa@maisonbleue.comPrecio desde 120 Euros.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba