Destinos

Hoces de Jucar: la otra mirada al abismo

La Manchuela no sabe mucho de delimitació de provincias. Rompe las llanueras de La Mancha y guarda gloriosos momentos para pueblos de Albacete y Cuenca. En tierras albaceteñas, las hoces del Júcar demuestra como el olvido ayuda a mantener la personalidad de las gentes y los pueblos.

Los senderos cercanos al río nos transporta por un pasado de Moros y Cristianos, por edificaciones escarbadas en las rocas, por laderas de pinos, por bosques de olmos y qué hizo preguntarse a Federico García Lorca, sobre el color de la Luna y Antonio Machado a acotar los límites de la emoción. Valdelanga es un buen lugar para comenzar nuestra ruta. Es un lugar que sorprende por la originalidad y la belleza de sus casitas encaladas y las edificaciones excavadas en la roca tan típicas en la Manchuela albaceteña. Además es un lugar perfecto para los que gusten de practicar la pesca. Desde allí cruzaremos por primera vez las aguas del río Júcar y nos dirigiremos hasta Cubas, con su Virgen de Cubas, excavada directamente en la roca.

La siguiente parada es Jorquera, situada en una de las hoces del Júcar. La población se levanta altiva sobre los restos de las antiguas murallas almohades. La antigua Xurquera es uno de los lugares en los que el pasado ha dejado una huella indeleble. En sus calles podemos encontrar rastros de cuando este lugar era frontera entre la España musulmana y la cristiana.

De camino hacia Alcalá de Júcar es imprescindible hacer un alto en el camino para disfrutar de las vistas sobre la villa medieval de Jorquera y del río Júcar que ofrece el mirador de Casas de Juan Núñez.

Una vez en Alcalá de Júcar es difícil no sentirse abrumado por la belleza de este pintoresco pueblo declarado conjunto histórico artístico. Su silueta se recorta en la montaña como si fuese parte de la misma. En la cima surge imponente el castillo que da nombre al pueblo, y es que Alcalá no es otra cosa que "el castillo" en árabe (Al-Kalá). El Júcar parece contonearse recorriendo el pueblo dando paso a un animado paisaje. Una vez más, como es típico en La Manchuela, los visitantes se quedan sorprendidos con las casas cueva que pueblan la montaña, algunas de ellas están habilitadas como restaurantes y tienen unas espléndidas vistas del desfiladero.

Si no fuera suficiente, desde allí continuamos nuestra ruta en dirección a Tolosa, en el camino se puede apreciar en los meandros del río, la cultura agrícola de esta tierra, huertos y frutales que durante siglos han abastecido a toda la comarca de la Manchuela.. Cañones abruptos sobrevolados por águilas u halcones dan distintas posibilidades a la hora de seguir la ruta. Entre los lugares a los que se puede ir desde aquí destacan Las Rochas, el Tranco del Lobo y El Molinar.

DÓNDE DORMIR:

- Cuevas de Al-Axara. www.al-axara.com.

-Avenjucar. www.avenjucar.com.

- Casa El Moli. www.el-moli.info/


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba