Destinos

La ruta de los búnkers de Canfranc

Ubicado en el valle aragonés, Canfranc es un pequeño joyero. No sólo por su belleza natural, sino por la inmensa riqueza histórica que posee:

Durante la segunda guerra mundial, Canfranc se convirtió en el corredor más importante de personas y mercancías. Todo pasaba por allí, encubierto o a la vista, pero pasaba: los recados y los radiotransmisores de la resistencia francesa; el wolframio y el hierro que los regímenes neutrales de Franco y Salazar vendían a Hitler para su maquinaria de guerra; el oro robado por los nazis –periodistas como Ramón J. Campos hablan de hasta 8 toneladas- que pasaba gracias a la vista gorda de los funcionarios franquistas.

Ubicado en el valle aragonés, Canfranc es un pequeño joyero. No sólo por su belleza natural, sino por la inmensa riqueza histórica que posee: desde su imponene estación  hasta la llamada ruta de los Búnkers, ubicada entre las pistas que unen Picaubé con el Paseo de los Melancólicos, en la cima de Picaubé, y en la pista que une Coll de Ladrones con Los Melancólicos.

Se trata de la llamada La Línea P en Aragón, ideada por Franco

Se trata de la llamada La Línea P en Aragón, un proyecto de "Organización Defensiva de los Pirineos" ideada por el dictador Francisco Franco para fortificar la cordillera, desde el Mediterráneo hasta el Atlántico, por temor a una invasión terrestre de países vecinos ante la previsible derrota alemana en la II Guerra Mundial y una posible revancha contra España por su apoyo a los países del Eje.

Su origen radica en la firma, en verano de 1944, de la instrucción C-15 y los trabajos se empezaron ese mismo otoño a lo largo de todos los valles pirenaicos. el plan incluía entre 8.000 y 10.000 asentamientos, de los que se llegaron a construir en torno a 4.000.

Dos años antes se habían levantado obras defensivas en la zona catalana de la Junquera y en el País Vasco, que fueron integradas en la Línea P. Dentro de ese plan, el valle del Aragón responde al sector 24 y se divide en seis núcleos de resistencia que habrían supuesto la existencia de unos 200 ó 300 búnkers. Estaban destinados a albergar diferentes tipos de armas: fusiles ametralladoras, ametralladoras, morteros, cañones antitanque, ametralladoras antiaéreas y observatorios puestos de mando.

En el valle del Aragón se planificó la construcción de unos 200 ó 300 búnkers

Junto a estos  debían construirse abrigos, depósitos de municiones y víveres y, según el proyecto, estarían protegidas por pozos de tirador, alambradas e incluso campos de minas y contarían todas ellas con puertas blindadas. La Ruta de los Búnkers de Canfranc propone un recorrido por parte de los núcleos 111 y 112 correspondientes a Arañones y Coll de Ladrones, respectivamente. Algunas de estas fortificaciones han desaparecido, otras se encuentran en propiedades privadas que hacen difícil su visita y muchas de ellas en lugares "recónditos" que dificultan su localización. Por ese motivo, la Oficina de Turismo ha decidido recuperar los tramos esenciales a través de visitas guiadas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba