Destinos

Fin de semana Hyundai en La Granja: golf, palacios y cordero de calidad

Hay muchas excusas para de acercarse a Segovia. Además de poder pasar un día junto al Acueducto, la catedral, el Alcázar y las pequeñas joyas románicas de este rincón castellano, hay otras opciones: por ejemplo, los pueblos ‘enlazados’ por la N-110, con los palacios de La Granja o Riofrío como referente aristocrático. El campo de golf de La Faisanera es una opción perfecta para combinar deporte, cultura y ocio.

Desde un primer momento, se entiende que los Borbones escogieran los bosques segovianos como lugar de ocio. En la ladera norte del Parque Nacional de Guadarrama, en los bosques de La Granja construyeron un fastuoso palacio, a imagen y semejanza de Versalles. Acabadas las obras, la versión resultó un poco más modesta, pero la foto de la sierra de Guadarrama como telón de fondo es impagable. Carlos III, al que le gustaba cazar por estos parajes, ya practicaba la escapada de fin de semana.

Menos conocido, pero no menos espectacular, resulta el Palacio de Riofrío, un lugar espectacular que curiosamente no tiene los visitantes que se podría esperar. 625 hectáreas convertidas en un santuario natural. En primavera y en verano el lugar es espectacular: ciervos, gamos y una gran colección de aves rapaces son buen reclamo. En el interior del palacio, su colección de objetos de arte lo convierte en un lugar único.

Campo de golf único

Seguimos recorriendo la provincia a bordo de nuestro Hyundai ix35 con rumbo a La Faisanera. Pocos campos de golf tienen el privilegio de estar rodeados por lugares tan emblemáticos como Segovia, La Granja de San Ildefonso y las cumbres de la Sierra de Guadarrama. Un enclave único reforzado por un diseño obra de uno de nuestros más ilustres golfistas, Chema Olazábal, que ha sabido dejar su huella en un trazado en el que disfruta todo tipo de jugadores, desde el más primerizo hasta el profesional más avezado. Pero disfrutar del destino segoviano de La Faisanera puede empezar mucho antes de llegar.

Subidos al nuevo ix35 de Hyundai, descubrimos carreteras y puertos de montaña perfectos para disfrutar de la conducción.

Porque subidos al nuevo ix35 de Hyundai, el trazado que nos conduce hasta La Faisanera supone la oportunidad de descubrir carreteras y puertos de montaña perfectos para disfrutar de la conducción. Si partimos desde Madrid, los míticos puertos del León o de Navacerrada nos conducen por dos trazados bien distintos hasta el mismo punto, a medio camino entre La Granja y Segovia. Y entre ambos puertos, la autopista de peaje AP61 nos lleva directamente hasta La Faisanera en poco más de media hora.

Y una vez allí, lo primero es disfrutar de la espectacular Casa Club recién inaugurada con la que se consolida definitivamente el proyecto de La Faisanera Golf. Levantada sobre los restos de antiguas caballerizas, el remodelado edificio cuenta con más de 3.000 metros cuadrados, dando lugar así al Palacio de La Faisanera, que hará las veces también de Palacio de Congresos de Segovia. Un atractivo para hacer de este enclave uno de los centros más activos de la vida social de la capital segoviana.

Recorriendo pueblos

Otra buena opción para disfrutar de nuestro Hyundai es conducir por la mencionada N-110 buscando los encantos de cada pueblo En Sotosalbos vale la pena detenerse a ver de cerca su iglesia, una de esas que siempre salen en los libros de arte como claro ejemplo del arte románico; y en Torrecaballeros para degustar la buena gastronomía segoviana, intentando evitar los fines de semana, cuando los madrileños reinterpretan el turismo rural.

Nos dirigimos a Pedraza, uno de esos lugares que ha sabido sacarle partido a su condición de villa medieval.

Aunque la N-110 es un vínculo perfecto, a la altura de Arcones se debe tomar el desvío hacia Pedraza, siguiente destino en la ruta del cordero. Pedraza es uno de esos lugares que ha sabido sacarle partido a su condición de villa medieval. Enclavada en lo alto de una colina y parcialmente amurallada, está dibujada por una sucesión de callejuelas que llevan a la Plaza Mayor con su iglesia, su ayuntamiento y su botica. No es raro que el último anuncio de la Lotería de Navidad se rodase en este pueblo.

Y si queremos ir un poco más hacia la la N-I, siempre tenemos la opción de Sepúlveda, con ese callejeo imposible para un coche, o bien acercarnos hacia las Hoces del Duratón. La opción más alejada es llegar hasta Riaza. Su Plaza Mayor porticada es buen ejemplo de lo que la sierra segoviana ofrece arquitectónicamente. Además, allí siempre podremos conocer alguna curiosidad, como que en los techos de los soportales, justo encima de la puerta principal, hay un ventanuco que hacía las veces de mirilla, no se sabe si para evitar visitas inesperadas. Hasta comienzos del siglo XIX, en el centro de la plaza se encontraba la picota donde encadenaba a los reos. Dicen que, entre otras barbaridades, se les untaba de miel para que fuese un buen reclamo para las moscas. 

CRISTALES REALES

En el siglo XVIII, los reyes necesitaban fabricar mobiliario y complementos para decorar sus nuevos palacios. Para ello instalaron manufacturas reales como La Real Fábrica de Cristales de La Granja, que en 1727 comenzó a fabricar todo tipo de artículos de vidrio para abastecer al palacio, a otras residencias reales y a diversas cortes europeas. Hoy todavía se puede visitar esta magnífica fábrica, junto con un nuevo Museo del Vidrio. Una visita original que enseña mucho sobre la historia de la decoración. Fundación Centro Nacional del Vidrio, Real Fábrica de Cristales de La Granja. Teléfono: 921 010 700.

CAMINANDO POR EL BOSQUE

Si optamos por el senderismo, una buena opción puede ser la recomendación del CENEAM (Centro Nacional de Educación Ambiental en Valsaín, 921 471 744), con las famosas rutas de El Nogal de las CalabazasLas Pesquerías y Paisajes de Guerra. Un delicioso paseo a pie que también puede hacerse en bicicleta. Paseos autoguiados y caminos muy bien señalizados.

CON NIÑOS

Muy cerca de La Granja, el parque de aventura De Pino a Pino De Pino a Pino, en Navacerrada, propone a los niños una experiencia realmente emocionante: tirolinas que cruzan el río, saltos con lianas, el terrible salto del ángel… Aquí hay hasta 70 juegos de multiaventura, todos pensados para moverse entre árboles sin casi pisar el suelo. El sueño de todos los que alguna vez vimos Tarzán. Los niños pueden participar a partir de 4 años con actividades adaptadas a ellos. Teléfono: 659 454 568.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba