Precisamente eso es lo que soñó el matrimonio Gimson cuando compraron el Pazo de La Saleta en 1968, una finca agrícola que tenía en esos años un palomar, una casa vieja y una capilla. Ellos transformaron el viñedo en un jardín botánico de primer orden, reconocido incluso por el programa Man and Biosphere como una de las colecciones botánicas más sobresalientes de España.

El Pazo de La Saleta se localiza en Meis (Pontevedra) y debe su diseño a la inglesa Brenda Colvin, una paisajista con mayúsculas que sentó las bases del jardín inglés moderno. No sólo eso: Colvin fundó de una de las empresas de paisajismo más valoradas del Reino Unido.

Casi 50 años después de su construcción en este rincón de Galicia, el jardín ha tenido la fortuna de haber sido adquirido por la familia Rodríguez Coladas, tan apasionada por la jardinería como los Gimson. ¿Será milagro o trabajo bien hecho? El jardín se mantiene con un único jardinero, lo que nos anima a creer que incluso solos podemos crear un vergel de categoría. Aquí se demuestra que la afición y el buen gusto son suficientes para podar, cavar, injertar, regar… Hasta el infinito.

Camelias de mil colores

Todas las estaciones son esplendorosas en La Saleta. El otoño nos traerá los ocres, oros y rojos de las hojas caducas que preparan a los árboles a pasar el invierno sin sufrir el frío. También es época de setas y frutos del bosque. Es tiempo de duendes, genios y secretos. Setas, castañas y bellotas formarán pequeños bodegones.

Pero es el invierno el que más alegrías da a este jardín. Los Gimson, como otros muchos aficionados a la jardinería eran unos apasionados de las camelias, que florecen durante el invierno y en menor medida en la primavera y otoño. En La Saleta encontraremos 200 variedades en todos sus colores posibles entre el blanco y el rojo e incluso bicolores.

En el lenguaje simbólico que rodea a las flores, las camelias representan la felicidad en el matrimonio, la fortuna y la victoria.

Las camelias son un género que aglutina aproximadamente 250 especies, originarias de Japón y Corea y que viajaron a Europa por primera vez de mano de los padres jesuitas en el siglo XVIII, popularizándose en el XIX. Para los más ñoños, diremos que en el lenguaje de las flores las camelias simbolizan la felicidad en el matrimonio, la fortuna y la victoria.

La falta de camelias en primavera y verano es compensada con mil y una flores de todo el mundo: rosas europeas y asiáticas de todos los colores, magnolias tripétalas de los Apalaches, lirios africanos, dalias y amapolas árbol mexicanas, melaleucas de Australia y mil flores silvestres en la linde con el bosque.

Si quieres visitar el jardín e incluso hacer un picnic, tendrás que llamar para reservar, recuerda que es un jardín privado. En Marabilias te lo ponemos facilón: llama al teléfono 629 81 68 80 o a manda un e-mail a la dirección jardinsaleta@hotmail.com.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba