Destinos

Los cuatro secretos de la floración de los cerezos del Jerte

Casi todos hemos visto las imágenes en televisión, webs o revistas: cientos de miles de cerezos formando un enorme manto blanco que convierten al Valle del Jerte en una alucinante postal. Pero no son tantos los que han disfrutado del espectáculo en directo. Entre otras cosas, porque conseguirlo tiene su aquel: ocurre únicamente una vez al año, dura muy poco tiempo y hay que saber qué ruta elegir para no perderse uno de los acontecimientos naturales más esperados del año. Si queréis conseguir las mejores “entradas”, ahí van cuatro imprescindibles que facilitan mucho el camino. ¡Buena ruta!

Cerezos en flor en el Valle del Jerte (Wikimedia Commons / Imagen de dominio público).
Cerezos en flor en el Valle del Jerte (Wikimedia Commons / Imagen de dominio público).

¿Cuándo ir?

Es la pregunta del millón. De hecho, somos muchos los que hemos metido la pata con esto, bien porque nos hemos fiado de las fechas de floración del año anterior cuando no tienen por qué coincidir, bien porque nos ha parecido ver en nuestra ciudad un cerezo en flor y pensábamos que eso era “pista” suficiente para atinar en el Valle del Jerte. ¿Cómo acertar entonces? Pues una vez más, gracias a San Internet... y a la web de la Oficina de Turismo del Valle del Jerte, que desde finales de febrero actualiza constantemente la información para saber cuándo tendrá lugar el florecimiento de sus famosos cerezos.

Para más pistas, cuelgan periódicamente una foto de los cerezos en su estado actual que indica si la cosa está al caer o no. En cualquier caso, aunque todo dependa de cómo haya sido el invierno, sí hay unas fechas orientativas: generalmente los cerezos no florecen nunca antes de que llegue la primavera (21 de marzo) ni después de mediados de abril.

¿Cuánto dura?

No es que haya que hacer las maletas corriendo nada más saber de la primera flor, pero sí decidirse cuanto antes: tenemos como mucho un par de semanas para disfrutar en vivo y en directo de esas espectaculares imágenes que parecen sacadas de un decorado con mucho de mágico. La floración de los cerezos dura entre 10 y 15 días - dependiendo de las temperaturas, la duración se alarga o se acorta -, así que en el mejor de los casos, hay un par de fines de semana para elegir.

Si queremos ver el valle al completo vestido de blanco, la cosa es algo más complicada: no todos los cerezos del Valle del Jerte florecen exactamente al mismo tiempo. Primero lo hacen los de las zonas más cálidas, luego los de las laderas y por último, los del Puerto de Tornavacas. Coinciden todos en flor sólo durante unos pocos días. 

¿Qué ruta seguir?

Lo perfecto es ver el valle desde todas sus perspectivas, para lo que hay que recorrer la mayoría de sus pueblos por carreteras que circulan entre los árboles. Una opción es la ruta circular por la sierra, que atraviesa Valdastillas, Piornal, Barrado, Cabrero, Casas del Castañar, El Torno y Rebollar. Otra posibilidad es conducir por la carretera paralela al río Jerte, yendo desde el Puerto de Tornavacas hasta Navaconcejo o viceversa.

Lo difícil, especialmente si vas en fin de semana, es encontrar dónde parar porque seguramente no serás el único al que se le ha ocurrido ver el espectáculo, así que cada hueco en donde es posible parar estará bastante disputado. Por eso no es mala idea aparcar el coche en algún punto, por ejemplo en Tornavacas, y hacer alrededor de 7 kilómetros de senderismo hasta Jerte, entre otras muchas opciones para los aficionados a caminar.

Para rezagados

Si a pesar de todo acaba pasándosenos la fecha de la floración de los cerezos del Jerte, hay otra buena opción, quizá menos espectacular pero también menos concurrida. Se trata de la Cerecera, la fiesta de la recolecta. Desde primeros de junio hasta agosto, coincidiendo con la recolecta, el valle organiza actividades los fines de semana con degustaciones y catas de cerezas o incluso participando en la propia recolección de las cerezas.

Allí puedes enterarte de curiosidades como que en el valle se pueden encontrar hasta 200 variedades de cerezas, entre ellas las cotizadas picotas con su propia Denominación de Origen Protegida (las mejores cerezas del mundo, según los expertos); que hace ya 8 siglos que las cerezas se cultivaban y se ofrecían a invitados ilustres; que, además de los cerezos, el Valle del Jerte esconde otros tesoros, como un espectacular roble de 600 años muy cerca de la localidad de Cabezabellosa... ¡Nunca te acostarás sin saber una cosa más!


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba