Amarga mañanas, pesimistas y aves de mal agüero deberían tener la visita prohibida a la Feria del Libro. Cada una de las personas que visite este gran evento editorial entenderá que el mundo es maravilloso y que tenemos muchos rincones para disfrutar. La selección fotográfica del naturalista Joaquín Araujo nos demuestra cómo hay rincones donde la belleza se ha enquistado para crear escenas que se retienen en la retina. Fotografía en 'formato maxi' en el corazón de El Retiro para todos los púbicos y para sensibilizar a los que se niegan a soñar. Los animales y el paisaje donde se integran se convierten en el reclamo publicitario de un entorno donde el ser humano interactúa como una pieza más de la cadena de la vida. Gracias por crear conciencia desde el lado positivo.

Las imágenes que componen nuestra galería fotográfica son las siguientes: 

1. Los basaltos de la Calzada de los Gigantes son un vestigio de la intensa actividad volcánica registrada hace 62 millones de años, durante el Paleógeno, vinculada a la apertura del Atlántico Norte. Formaban parte de la extensa plataforma lávica de Thulean, de cerca de 2 millones de km2, de la que aún pueden reconocerse restos en este enclave y en otras localidades del mismo ámbito regional (islas Feroe, NE de Escocia, este de Groenlandia, oeste de Noruega). La particular configuración de las columnas basálticas y su modelado, condicionado por su posición costera, ha generado uno de los paisajes más singulares de Europa.

2. Los ámbitos forestales del Parque Nacional de Garajonay incluyen comunidades autóctonas o introducidas. Los bosques de laurisilva son solo un pequeño residuo de las extensas selvas subtropicales que, durante el Terciario, ocuparon una parte significativa de las tierras emergidas situadas en latitudes medias. Además de estos bosques, son frecuentes otras formaciones arbóreas como el fayal-brezal, también natural aunque favorecido por la degradación y transformación de las selvas primarias.

3. En el Parque de Gunung Mulu se encuentra la mayor cavidad del planeta. Se trata de una extensa y profunda caverna abierta en materiales de naturaleza caliza y edad terciaria, que alberga algunos espacios de colosales dimensiones como la cámara de Sarawak (80 m de altura, 600 de largo y 415 de ancho). Esta cueva cuenta además con una excelente muestra de las formas propias de los karst subterráneos, en excelente estado de conservación. A pesar de su gran tamaño, no fue descubierta hasta comienzos de los años ochenta del siglo XX.

4. Los lagos de Unianga son una zona húmeda singular situada en un ámbito desértico. Su originalidad no solo se debe a su ubicación, también a su funcionamiento hidrológico y origen, ya que se trata de un conjunto de humedales residuales. Son, en efecto, un pequeño reducto de un complejo que alcanzo gran extensión hace varios miles de años, en una situación climática mucho mas húmeda que la actual. Hoy, perviven dos grandes lagos, de varios cientos de hectáreas, y buen numero de cuerpos de agua de menor extensión.

5. El tepuy Kukenan, quizá el mas hermoso del Parque Nacional de Canaima, alcanza los 2.680 m de altitud y los 3 km de longitud. Su génesis es el resultado de la evolución geológica y geomorfológica del Escudo Guayanes a lo largo de un dilatado proceso temporal, en el que se reconoce una primera fase de generación de rocas volcánicas y graníticas. Sobre estos materiales antiguos tuvo lugar la sedimentación de las cuarzoarenitas del grupo Roraima que forman los tepuyes. Estos materiales, sometidos a un metamorfismo de bajo grado e intensamente deformados por una intrusión granítica, fueron finalmente desmantelados por la erosión fluvial, generándose así el “relieve invertido”.

6. Las cataratas Victoria son un colosal salto de agua de más de 100 m de desnivel formado por el rio Zambeze sobre materiales de naturaleza basáltica. Este curso, uno de los más importantes de África, nace en Zambia y desemboca en el océano Índico en Mozambique tras más de 2.500 km de recorrido. En época de lluvias, su caudal puede superar los 5.000 m3/s, un valor superior al de la máxima crecida registrada en el tramo medio del mayor rio ibérico, descendiendo el flujo a 200 m3/s en época de estiaje. El puente que salva el rio en el entorno de las cataratas es uno de los pocos existentes: solo se cuenta con seis, por lo que se utilizan con mucha frecuencia pasos de barca y, cuando el flujo lo permite, vados.

7. El glaciar Perito Moreno presenta una dinámica activa de crecimiento que genera el desplazamiento de una enorme masa de hielo hacia las gélidas aguas del Lago Argentino. Su avance provoca el represamiento del brazo Rico del Lago, ocasionando desniveles de agua entre ambos lados que pueden superar los 30 m. La presión ejercida por el agua y las filtraciones a través de la masa de hielo abren enormes bóvedas que habitualmente colapsan, dejando caer al agua enormes bloques de hielo en medio de un estrepito atronador.

8. El espacio protegido de Te Wahipounamu (Nueva Zelanda) es una cordillera genuinamente alpina formada como consecuencia de la colisión oblicua de las placas Australiana y Pacífica. Aquí se albergan algunas especies de notable interés, como el kea, el único loro alpino del planeta. En la isla Sur de Nueva Zelanda, el territorio de la región de Fiordland alberga algunos de los fiordos más bellos del planeta, como el de Milford Sound.

9. El río Amazonas, parte del Complejo de Conservación de la Amazonia Central, es el cauce natural más largo y caudaloso del planeta. Su cuenca también resulta la mayor y se estima que anualmente desagua un promedio de 230.000 m3/s. La zona protegida, con 5,3 millones de hectáreas, supone el mayor espacio preservado de la cuenca del Amazonas, aunque ocupa solo una pequeña parte de ella.

10. El agujero azul del arrecife Lighthouse de Belice es una enorme sima vertical de origen kárstico. Su formación, como la de otros agujeros azules, se produjo durante las últimas glaciaciones, cuando el nivel del mar estaba unos 100 m por debajo del nivel actual. Durante esa época, el carbonato de las calizas fue diluyéndose formando una cueva vertical. El contrastado color azul intenso de los agujeros se debe a la profundidad de sus aguas y a la falta de circulación. De hecho, en el interior de los agujeros azules suele haber un entorno anóxico poco favorable para la vida marina, aunque muy rico en bacterias.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba