Destinos

Los puertos más bonitos de España

Sirven de escenario a muchos finales cinematográficos de intriga, cuando los protagonistas consiguen escapar con el botín rumbo al paraíso. Y también aparecen con frecuencia en las películas románticas, como telón de fondo del beso. Quizá porque los puertos tienen mucho de ambas cosas: aventura y romanticismo, un buen cóctel para cualquier ruta turística. En España tenemos la suerte de contar con una amplia colección de ellos. Por eso los hay para todos los gustos: modernos, tradicionales, de grandes dimensiones, diminutos, deportivos, pesqueros, perdidos en recónditos lugares, ubicados en plena ciudad... Pero como dice el refrán, no hay viento favorable para el que no sabe a qué puerto dirigirse. Por eso os dejamos siete de los más bonitos de España, ¡buena travesía!

 Puerto Marina del Rompido (Huelva)

En pleno corazón de las marismas del río Piedras y del parque natural de las Marismas, es un pequeño puerto fluvial rodeado de la singular naturaleza que ofrece el paraje llamado la Flecha, una extensa lengua de arena que crece anualmente 25 metros. Allí, el océano Atlántico se encuentra con las aguas del río Piedras tras 10 kilómetros en los que ambos discurren paralelos separados por grandes bancos de arena blanca y rodeados de pinares y enebros. Un puerto único que merece la pena visitar en un entorno muy especial.

Puerto de Cudillero (Asturias)

El de Cudillero, un pueblo pesquero enclavado en la ladera de una montaña, donde se amontonan sus características casas con ventanas de colores como un anfiteatro que rodea el mar, es uno de los de mayor tradición marinera en Asturias. Tanto, que cuenta con dos puertos. En el nuevo aún se puede ver el día a día de los pescadores en los días de faena, cuando descargan junto a la lonja las capturas que serán subastadas. En cuanto al puerto antiguo, ya no está en uso pero sigue siendo un buen lugar para pasear, además de que es el punto de acceso al faro.

Puerto de Ciutadella (Menorca)

Llegar a Ciutadella en barco, descubriendo poco a poco y desde el mar la ciudad, es un espectáculo de los de no perderse. Con muchos siglos de historia a sus espaldas por ser puerto natural al abrigo de la tramontana, fue uno de los más importantes de Baleares cuando esta localidad era capital de la isla, en tiempos de la Corona de Aragón. Ahora está ocupado principalmente por embarcaciones de recreo y es una de las zonas más animadas de la ciudad, con decenas de restaurantes y terrazas donde disfrutar de unas buenas vistas. Una de sus peculiaridades es que en ocasiones se produce el fenómeno llamado rissaga, por el que el nivel del mar pierde altura para después recuperarla por encima de la original en muy poco tiempo.

Puerto de Mogán (Gran Canaria)

Lo llaman la pequeña Venecia por sus canales, y está situado en el suroeste de Gran Canaria. Es un puerto deportivo relativamente nuevo -se terminó de construir hace 30 años- que atrae a miles de visitantes durante todo el año. Se encuentra en el barrio marinero, donde barcas y pequeños pesqueros se mezclan con yates y embarcaciones de lujo a resguardo de los vientos alisios. Un pequeño paraíso para disfrutar del mar en tranquilidad con una de las puestas de sol más bonitas de la zona.

Puerto de Les Cases d'Alcanar (Tarragona)

En este pueblo pesquero de los de antes, ubicado en el extremo Sur de Tarragona, hay un pequeño puerto deportivo y pesquero que originalmente fue residencia de los pescadores de Alcanar, donde el Club Naútico dispone ahora de algunos amarres con los servicios básicos. ¿Lo mejor de este puerto? Que aún conserva el aire sosegado de las pequeñas zonas portuarias, donde huir de las masificaciones y poder disfrutar de la calma y la buena gastronomía (tienen muy buena fama sus langostinos y el suquet de peix).


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba