Destinos

De turismo por las localizaciones de 'La isla mínima'

En el pasado festival de cine de San Sebastián se presentó La isla mínima, la película que promete convertirse en el thriller policíaco español del año. El último film de Alberto Rodríguez está ambientado en la España de los 80 y sus localizaciones no podrían ser mejores. Paisajes de horizontes infinitos, marismas del Guadalquivir y desiertos que parecen salidos de un western… se combinan con el típico pueblo andaluz -de clase obrera y apartado-. Una atmósfera perfecta para un thriller a unos kilómetros de Sevilla.

Conseguir ambientar la España de finales de los años 70 y principios de los 80 no es sencillo. Pero en La isla mínima está más que conseguido ese retrato de un pueblo aislado en el que los claroscuros abundan y donde todo el mundo tiene algo que esconder. Las localizaciones elegidas han jugado un papel fundamental en el desarrollo de la trama, convirtiéndose en un elemento indispensable que proporciona una atmósfera inquietante, turbia y a veces asfixiante. Así lo cree el director Alberto Rodríguez: “Todos los paisajes son un personaje más dentro de la película, que van a ser muy importantes y que hace la película diferente en cierto modo”.

Para los fans de la película -y de ese tipo de paisaje extremadamente fotogénico y misterioso- proponemos un recorrido turístico por las localizaciones donde se desarrolla la historia de La isla mínima

Isla Mayor y pueblos de la zona

Para integrar la imagen del pueblo andaluz rural apartado y sus costumbres y gentes fue necesario combinar localizaciones de varios pueblos de la zona. Isla Mayor, Las Cabezas de San Juan y Coria del Río son los que reúnen la mayoría de tomas.

Isla Mayor es el centro geográfico de las marismas del Guadalquivir y una de las zonas arroceras más grandes y viejas de España. Hay dos rutas turísticas de tres horas y media de duración en las que se puede conocer en primera persona los espectaculares paisajes y la historia de la zona. La ruta isla mínima tiene un recorrido circular que comienza por Isla Mayor, transcurriendo por Isla Mínima, el río Guadalquivir, el Poblado de San Lorenzo del Guadalquivir y vuelve a llegar nuevamente a Isla Mayor. Mientras que la ruta de los Olivillos transcurre por caminos próximos al río, comenzando por el Poblado de Alfonso XIII, continuando por el canal de San Isidro, el río Guadalquivir, la finca de los Olivillos y de vuelta al poblado de Alfonso XIII.

La Finca Isla Mínima es el lugar donde alojarse en la zona, un “poblado” con mucho encanto donde se mantiene la explotación arrocera y la cría del toro bravo y el caballo cartujano. Para reponer fuerzas después de tanta excursión, la gastronomía de la zona está repleta de sabrosos platos en el que el cangrejo y el arroz son los protagonistas. En el restaurante Estero podemos probar los mariscos y pescados de la zona: camarones, cangrejos, angulas, anguilas, doradas, lubinas… combinados con el mejor arroz.

Las Cabezas de San Juan es un pequeño pueblo que destaca por su iglesia de San Juan Bautista y un paisaje formado por campos con ondulaciones muy remarcadas. Algunos de estos paisajes se aprecian en los planos cenitales de la película.

En Coria del Río el Guadalquivir es el principal protagonista. Alrededor del río se organiza la vida del pueblo repleto de intereses culturales y turísticos, como la ermita de San Juan Bautista, la iglesia de Nuestra Señora de la Soledad, los embarcaderos y una ruta gastronómica del albur y del camarón. Es Coria del Río donde podemos coger la barca de Transportes Fluviales Coria y viajar por el Guadalquivir como si estuviéramos en la película.

Las marismas del Guadalquivir

La atmósfera húmeda, de aguas  enfangadas y arrozales es el escenario perfecto de La isla mínima. Pero también es el paisaje natural de la zona. Las marismas del Guadalquivir forman parte del Parque Nacional de Doñana, uno de los humedales más importantes de Europa que se extiende hasta las 54.251 hectáreas.

Las marismas se sitúan en la zona más meriodional de la comarca, el Bajo Guadalquivir. Cuenta con extensos arrozales que sirvieron como escena para las persecuciones de la película. El ecosistema de las marismas es un paraíso para las aves, donde se pueden observar muchas especies durante todo el año, pero el momento de mayor esplendor es durante las migraciones. Para conocer las marismas es posible realizar diferentes itinerarios a pie, en coche, en bicicleta o a caballo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba