Destinos

Los mejores viajes en tren por Europa

Dicen los amantes de los viajes que, en ocasiones, ni la mejor película supera el espectáculo de observar a través de la ventanilla de un tren. Sólo hay que escoger el trayecto perfecto y dejar que ocurra el milagro. De eso va precisamente el reportaje de hoy: de viajes alucinantes en tren que hacen que los trayectos siempre se nos queden cortos. En estos cuatro casos, ni un buen libro será capaz de tentaros. Palabra.

De Oslo a Bergen: paisajes de altura

Para muchos, es el viaje en tren por excelencia. Tanto que se ha quedado con todos los galones en guías como la Lonely Planet, donde describen la experiencia como un imprescindible que no deja indiferente a nadie. Lo cierto es que esta línea, que une las dos ciudades más importantes de Noruega, atraviesa unos paisajes de escándalo.

Especialmente a su paso sobre Hardangervidda, la altiplanicie más alta de Europa. También llega a ‘coronar’ Finse, a 1.222 metros sobre el nivel del mar, el punto más alto de la línea de ferrocarril. Siete horas de viaje que merecen mucho la pena. Si queréis haceros una idea de lo que veréis, NSB (Ferrocarriles Nacionales Noruegos), hizo hace unos años este vídeo para acercar a todo el mundo la experiencia.

El Glacier Express: de Zermatt a St Moritz tocando el cielo

¿Puede hacerse largo un viaje de siete horas y media? En este caso, no. De verdad de la buena. La razón es que el viaje en el expreso más lento del mundo tiene tantos alicientes que se acaba por no mirar el reloj. Es una de las ventajas de atravesar la cordillera de los Alpes cruzando 91 túneles y 291 puentes por unos paisajes de infarto. Además, para que ningún viajero se pierda detalle, las ventanas son panorámicas -llegan hasta el techo-, de forma que las vistas a paisajes únicos como los del Cervino, la garganta del Rin o el puerto alpino Oberalp luzcan en todo su esplendor.

El Transcantábrico: para bolsillos generosos

Es uno de los trenes-hoteles turísticos que buscaba emular al famoso Orient Express. Quienes quieran darse el capricho de un viaje de lujo en un tren concebido específicamente para colmar los deseos del turista, el Transcantábrico, que recorre parte de Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco y Castilla y León, es una buena opción... siempre que se tenga una cuenta corriente desahogada, porque no es una experiencia barata. Eso sí, no falta detalle ni en las suites ni en los salones ni en las cartas gastronómicas. Al igual que en el Al Andalus, los tiempos están dispuestos para que se pueda sacar provecho a las visitas en tierra.

Escocia sin prisas: de Fort William a Mallaig en el Jacobite

Si lo que se busca son paisajes literalmente de película, el Jacobite, un tren a vapor que conserva todos sus encantos, es el medio de transporte perfecto: los paisajes que cruza han sido localizaciones de películas como Rob Roy, Bravehart y Harry Potter. Y entre ellos están los que se ven al cruzar el famoso viaducto de 21 arcos de Glenfinnan, una auténtica reliquia de la que disfrutaréis seguro. Además de lagos, montañas, vistas que parecen sacadas de un cuadro... La Escocia más auténtica en apenas hora y media de trayecto que se os pasará volando.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba