Destinos

Los paisajes españoles más bonitos bajo mar

Todos nos hemos preguntado alguna vez qué se esconde en los océanos más profundos, cómo es esa sensación de ingravidez, cómo se ven de cerca las especies marinas, la flora, la fauna, los arrecifes de corales o los restos de embarcaciones hundidas. Todo eso que suena a películas de cine repletas de aventura en la que exploradores tienen que superar diversos obstáculos para poder completar su misión en un lugar imaginario. Pero, afortunadamente hay veces en las que podemos formar parte de una de esas escenas del modo más sencillo: buceando en las costas españolas. Quizá no lo sepas, pero nuestro país es un auténtico paraíso para los amantes del submarinismo.

Las rocas que se encuentran en Los Arcos, Calpe, hacen de éste un paisaje verdaderamente especial (flickr | liu12323 - imagen con licencia CC BY-SA 2.0).
Las rocas que se encuentran en Los Arcos, Calpe, hacen de éste un paisaje verdaderamente especial (flickr | liu12323 - imagen con licencia CC BY-SA 2.0).

Cabo de Palos, Murcia

Hacer buceo en la Reserva Marina de Cabo de Palos e Islas Hormigas te proporcionará una de las experiencias más espectaculares. Lugar ideal en los que practicar submarinismo y no sólo para los españoles, sino que este 2015 ha sido declarado el mejor destino de buceo de toda Europa. En la reserva se encuentra una gran diversidad biológica con un fondo de praderas de posidonia o paredes de corales de hasta 40 metros de altura hacen que los visitantes disfruten de una de las mejores inmersiones que podían encontrar.

En el fondo de Islas Hormigas también se encuentran, a distintas profundidades y en ocasiones reservado solo a vista de expertos buceadores, los restos de diferentes barcos hundidos, como el transatlántico Sirio que naufragó en 1906. Un espectáculo para todos los sentidos.

Cueva de las Gambas, Lanzarote

Si la isla es hermosa en la superficie ni qué decir tiene de lo que no está a la vista de todos los públicos. Situado en la Playa Chica es necesario contar con una titulación y experiencia para poder bajar hasta los 43 metros de profundidad. Pero eso sí, merece la pena descubrir este pequeño paraíso habitado por gambas que hacen todo lo posible por ocultarse de los meros que van en su busca y captura.

La belleza paisajística caracterizada por la orografía volcánica típica de las Canarias y la luz que se abre paso desde la superficie dando como resultado una combinación de sombras y luces hace que ésta sea una de las inmersiones más destacables de la zona.

Los Arcos, Calpe

Quizá es uno de los puntos de buceo más conocidos de la región porque a pesar de que sus aguas no albergan un gran número de diferentes especies vegetales o animales, las formaciones de las rocas que aquí se encuentran hace de éste un paisaje verdaderamente especial. Estos arcos facilitan el contraluz y puede pasar entre ellos todo aquel que quiera, pues es una inmersión muy sencilla, poco profunda y con escasas corrientes.

El fondo tiene la combinación perfecta entre arena y praderas de posidonia donde habitan sepias, sargos o salpas.

Isla de la Graciosa, Las Palmas

Perteneciente al archipiélago Chinijo, esta pequeña isla alberga una de las áreas marinas protegidas más extensas de toda Europa con más de 70.000 hectáreas.

Uno de los spots de buceo más curiosos aquí es el del Túnel de Lava formado tras las diversas erupciones ocasionadas por el volcán de Montaña Amarilla. Lo más significativo del paisaje son las diversas formaciones como lenguas o gargantas de lava que se fueron produciendo a consecuencia de las pequeñas explosiones de magma tras entrar éste en contacto con el agua del Atlántico. Aquí residen anémonas, pequeñas gambas Thor o langostas entre otras especies.

Es Pallaret, Ibiza

Esta es una inmersión muy curiosa, pues en el fondo, a algo más de 20 metros de profundidad se halla una moto vespa que lleva tanto tiempo sumergida que prácticamente se ha fundido con el paisaje de roca y esponjas que habitan en este pedacito del Mediterráneo. Las aguas claras que rodean el islote hacen posible la visibilidad de especies como nudibránquios o sardinillas y el cruce con bancos de obladas y sargos.

No cuenta con mucha dificultad, por lo que si nunca se ha hecho submarinismo se puede ir con un instructor y realizar un bautismo por primera vez aquí.

Cadaqués, Girona

Dentro del Cap de Creus en la bahía de Roses encontramos con una de las zonas más curiosas de esta península: El Gat. Es una roca que tiene forma de gato tumbado y muchas son las personas que cada año se sumergen en sus aguas de diversas profundidades entre las que se pueden localizar paredes de gorgonias y donde viven congrios, langostas o peces luna, muy difíciles de ver.

Muy recomendable visitarlo de la mano de un buceador y dejarse llevar por la belleza de los paisajes que rodean el lugar, no sólo en sus profundidades sino también en el exterior. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba