Destinos

Cinco fiestas medievales para que el verano de 2015 sea como el de 1415

Lo medieval está de moda. Lo medieval es un éxito. Sólo hay que echar un vistazo a algunas cintas como ‘Juego de Tronos’, ‘300’, ‘El Señor de los Anillos’… y así una extensa lista de nombres que han marcado un antes y un después como Braveheart lo hizo a mitad de la década de los 90; sólo por citar algunas. Si quieres vivir tu propia aventura medieval, no hace falta que te vayas muy lejos. Pueblos enteros se transforman por unos días: capas, espadas y música juglar son los protagonistas. Fúndete con ellos y disfruta al máximo llegando a quedarte en alguno de sus hospedajes.

Mercado de las Tres culturas en Ávila

En el Mercado de las Tres culturas se puede ver una combinación perfecta entre judíos, cristianos y musulmanes en convivencia. La ciudad se convierte y retrocede siglos atrás para mostrarnos comerciantes del siglo XV mezclados con juglares, campesinos, vendedores que vienen de tierras lejanas e, incluso, gente de la realeza. Los asistentes pueden disfrutar desde productos elaborados artesanalmente a actuaciones y juegos de la época.

Por su parte, las indumentarias son cuidadas al detalle, ya que al final de las celebraciones las que hayan sido elaboradas con mayor esmero y sean las más realistas, contarán con premio, así como también los escaparates de los comercios, a los que se les puede otorgar una gratificación. En su anterior edición de 2014 se llegaron a congregar 350 mercaderes. Aún no tenemos el programa pero sus fechas suelen caer el primer fin de semana de septiembre. Echa un vistazo a los diferentes alojamientos en Ávila y ve reservando para este evento.

Feira das Marabillas en A Coruña

Esta festividad se celebra durante los días 21 al 26 de julio; este 2015 es su XXI edición. Los asistentes a esta feria podrán sentir un viaje al pasado. Las calles se visten por completo: desaparecen las señales de tráfico, las vallas se cubren y se ponen cilindros de paja por doquier. Las aceras son ‘asaltadas’ por mercaderes y artesanos que deleitan con sus trabajos a un público nada acostumbrado a un trabajo tan laborioso hecho con las manos.

Estas fiestas guardan un lugar muy especial para los niños de la casa, quienes pueden participar en gymkhanas y juegos tradicionales. Además, uno de los puntos más fuertes de estas celebraciones es la cena medieval que se celebra en los jardines de San Carlos, donde los comensales ven a juglares que amenizan la velada y música durante la misma.

Jornadas Medievales de Sigüenza

Los vecinos de Sigüenza interpretan año tras año el episodio que se vivió entre el rey Pedro I, el cruel, y su esposa Blanca de Borbón, quien fue repudiada por su marido al enamorarse éste perdidamente de Doña María Díaz de Padilla. Un hilo conductor digno de un capítulo de Juego de Tronos que es el eje central para las XVI jornadas Medievales de Sigüenza que conllevan distintas luchas de honor y por rescatar a la Borbón para devolverla a Francia.

Por supuesto, durante los días de fiesta no pueden faltar los más de 150 puestos con productos artesanales que harán las delicias de los presentes, así como actuaciones callejeras.

Desembarco de Carlos I en Tazones, en Asturias

Esta recreación se celebra año tras año a finales de agosto conmemorando el desembarco de Carlos V en España. Todo el pueblo se involucra de una manera u otra para escenificar la que fue considerada la primera visita del emperador a la Península. Más de 100 son los participantes entre nobleza, damas de compañía, corte y siervos que acompañaron a los monarcas en su viaje por sus tierras.

El pistoletazo de salida para los actos viene de la mano del sonido de una concha, como no puede ser de otra forma tratándose de un pueblo marinero. Además del acto principal en el que se ve cómo el rey va acompañado de su hermana Leonor se aproximan a tierra en una pequeña embarcación el público podrá ver distintas actuaciones, codearse con la realeza y los niños pueden participar en diversos juegos.

Mercado Medieval de Guadarrama

En Madrid son múltiples los puntos donde se realizan diferentes mercados, sobre todo ambientados en el mundo medieval. Tal es así que incluso algunos distritos comienzan a sumarse. En julio podemos encontrar el mercado de Carabanchel o en agosto el Mercado Medieval de Guadarrama. Sin duda, muy buenas oportunidades para hacer un plan alternativo.

Seguro que son muchas las fiestas medievales que nos encontraremos durante los meses de verano y muchas se nos han quedado en el tintero. De punta a punta España recrea y revive distintos momentos de la historia. Además estas festividades representan una muy buena oportunidad para aprender un poquito más de la historia de nuestro país, acercarnos a oficios casi perdidos y poder adquirir productos elaborados por manos expertas tanto para degustar o como para lucir como prenda.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba