Destinos

Los trucos que hacen más fácil el Camino de Santiago

En el Camino de Santiago ya no tienes por qué cargar con la mochila. Varias empresas te lo ponen mucho más fácil y por un módico precio te llevan la mochila durante todo el camino... y tú como un señor, con el mínimo para pasar el día: un poco de agua, la cámara de fotos y unos choricillos.

El Camino de Santiago es uno de los tops de destino rural durante el verano y hordas de esforzados peregrinos se arman de paciencia y valor para afrontar los kilómetros que van desde Roncesvalles, Somport o más allá, para abrazar al santo. Muchos de ellos con mochilas XXL que se les clavan inclementes en sus penitentes espaldas.

Hay quien pensará que estos servicios son hacer trampa. También quién dirá que así no se percibe el sabor del camino y otros que sencillamente, afirmarán: eso no es peregrinar ni es nada. Pues bien, a todos ellos decirles lo siguiente: cada uno el camino como puede o quiere.

Hay varias formas de hacer peregrinar nuestra mochila

Muchas líneas de autobuses cubren tramos parciales y taxistas avezados de muchos pueblos también nos harán saltar la mochila como en el juego de la oca. Pero sin duda la mejor opción es contratar este servicio para todo el camino desde el principio.

El  “inconveniente” de este servicio es que deberemos planificar y seguir el plan marcado a rajatabla, por lo que el camino pierde la espontaneidad de ser autosuficiente: nada de no puedo seguir más, esta noche me quedo aquí o sigo hasta el siguiente pueblo que voy fresco.

¡Pero ojo! Esta opción no os librará de entrenar un poco antes de afrontar el camino, pues los kilómetros hay que hacerlos igual, aunque más ligeros. Tampoco os recomendaría ir con las manos en los bolsillos, pues siempre deberéis llevar- al menos- agua, un chubasquero, protección solar y, claro, un teléfono cargado.

Los servicios a los peregrinos no terminan aquí

Toda la logística posible y que te puede dar quebraderos de cabeza, la pueden solucionar para ti: transporte desde y hacia aeropuertos, trenes y estaciones de autobús también se encargan estas empresas.

También para aquellos que no hayan entrenado suficiente o que no se vean con fuerzas de superar alguno de los muchos puertos que jalonan el camino, podrán saltarse esas etapas mediante una sencilla llamada. Hay que ser honesto con uno mismo y más vale una pequeña retirada que pasar un mal rato innecesariamente, ¡que estamos de vacaciones!

Incluso podéis pedir que os lleven la bicicleta un tramo hasta que se os recuperéis de una inoportuna pájara o un terrible tirón. Pocos son los que tienen todo el tiempo del mundo para terminar el camino y un día de descanso puede ser fundamental para llegar a Santiago en el tiempo de vacaciones.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba