Destinos

Kepa Acero, un aventurero a la altura de los más grandes

La tienda National Geographic, emplazada en el número 74 de la madrileña Gran Vía, acogió en su serie de coloquios Encuentros Nómadas una conferencia ofrecida por un auténtico trotamundos a la altura de grandes exploradores como Ben Saunders o Jacques Yves-Cousteau: el surfista y aventurero Kepa Acero (Algorta, 1980).

Kepa empieza a surfear con 9 años y no tarda en coger el gusto a este deporte. Junto a sus hermanos Iker y Eneko surfea la costa del Cantábrico, hasta que, tras convertirse en surfista profesional, comienza a viajar a las mejores olas del mundo. Después de unos cuantos años y algunos campeonatos ganados decide romper con el surf de competición al darse cuenta de que ha viajado por todo el mundo pero sin conocer realmente ninguna de las culturas de esos países, ya que el surf de competición se reduce a un tránsito del hotel a la ola y de la ola al hotel.

Con la idea de buscar olas de clase mundial a lo largo y ancho del globo, pero sobre todo con el objetivo de conocer las culturas y las gentes que encontrase en el camino, el aventurero de Algorta se puso en marcha. Cogió tres tablas, un par de cámaras y con la ayuda de un préstamo familiar llevó a cabo la idea que rondaba su cabeza: documentar en vídeo y fotos las distintas culturas, gentes y olas con que se cruzara en su periplo  para colgarlo en su blog. Así nace su primer proyecto, Cinco olas cinco continentes, que consistía en surfear cinco olas de clase mundial en los cinco continentes. Este proyecto supuso el punto de partida para emprender nuevas aventuras, esta vez sí, con ayuda de patrocinadores.  

En esta primera conferencia de Kepa en Madrid el surfista vasco habló del que fue el primer proyecto después de Cinco olas cinco continentes, la segunda aventura desde que empezó con esto de viajar solo en busca de olas: La última frontera“No se trata solo de las olas”. Esta máxima es la que mueve a Kepa Acero en La última frontera a surfear rompientes vírgenes a largo de cinco mares, desde Alaska a Patagonia. Un viaje de surf pero especialmente una experiencia vital enriquecedora tanto para él como para los miles de seguidores de su blog. Surfear olas que nadie antes había surfeado en unas islas perdidas, visitar lugares deshabitados en Alaska o llegar al “fin del mundo” en Patagonia son algunos de los momentos que hacen de esta aventura un viaje muy especial.

Montajes caseros y técnicas de grabar no demasiado pulidas aportan ese toque íntimo que nos permite vivir en primera persona la aventura. La naturalidad con la que narra y comenta sus viajes acerca al espectador directamente al lugar de la acción, lo que hace de ver sus vídeos una aventura en sí mismo.

"Se empezó a formar la idea en mi cabeza de un viaje en solitario y un día sin pensarlo mucho me fui a dar la vuelta al mundo"

¿Qué te lleva a tomar la decisión de dejar el surf profesional y embarcarte tú solo, sin ayudas, en una aventura como esta?

Llevaba mucho tiempo viajando por el mundo y compitiendo, pero la competición te limita mucho a una misma playa y a un mismo sitio y tenía la sensación de viajar por el mundo y no conocer nada. Con los años se empezó a formar la idea en mi cabeza de un viaje en solitario y un día, sin pensarlo mucho, decidí comprarme unas cámaras, sin tener ni idea de cómo usarlas, y con un pequeño préstamo de mis padres me fui a dar la vuelta al mundo. Luego empecé a documentarlo.

¿Por qué empezaste a grabarte y a colgar tus viajes en Internet?

Al principio mi idea era colgar solo fotografías y texto. Quería hacer lo que más me gustaba, que era recorrer el mundo y surfear, pero también poder ganarme la vida con ello. Cuando fui al desierto de Namibia empecé a compartirlo en mi blog y vi que a la gente le interesaba y que podía hacer de ello mi profesión. El compartir mis experiencias en Internet se ha convertido en algo tan importante como la vivencia personal del viaje. Ya han pasado cuatro años de eso y afortunadamente vivo de ello.

¿Consideras que alguna vez has llegado demasiado lejos por coger una ola?

Está claro que se corren riesgos. Antes de hacer una cosa tienes que pensarlo bien y saber que si pasa algo hay que ser consecuente. Es lo mismo que cuando un montañista se plantea subir un ochomil, sabe que corre riesgos y que le puede pasar algo. Cuando te embarcas en una aventura como esta hay que ser consciente del peligro que conlleva.

¿Recuerdas algún susto en concreto?

He tenido varios sustos. Uno fue con un amigo en unas islas de Alaska, cuando con una marea muy baja el barco se quedó encallado en el fango y tratamos de ir hasta la orilla andando. A mitad de camino nos dimos cuenta de que eran arenas movedizas y que nos estábamos hundiendo. Los dos pensábamos que nos quedábamos ahí.

¿Cómo vives en tus viajes el choque cultural tan fuerte entre los distintos países?

Yo en mis proyectos me intereso por la parte del mundo más desconocida y a veces el choque cultural puede llegar a ser infernal. Pero para mí ese es el encanto que tiene el viaje… las diferentes formas de ver la vida.

"Indonesia tiene un encanto especial para mí. Las mejores olas del mundo están ahí"

Después de surfear por todo el mundo, ¿con que ola te quedas?

Indonesia tiene un encanto especial para mí. Las mejores olas del mundo y algunos de los lugares más mágicos de la tierra están ahí. Todavía quedan muchos sitios por explorar en este país. Estar solo en el agua con olas de ensueño y con una población local que te acoge como uno más es una experiencia personal fascinante.

¿Qué significó para ti recibir el año pasado el premio de Epic TV al aventurero del año?

Fue muy bueno para mí por el impacto mediático que tuvo, porque al fin y al cabo yo vivo de patrocinadores y marcas. Pero también se agradece, a nivel personal, que se reconozca tu esfuerzo. Ves tu nombre en una lista en la que figura uno que se ha tirado de la estratosfera o uno que ha dado la vuelta al mundo en barco y te sientes realizado.

¿Quién inspira a Kepa Acero?

Ha habido varias fases. Cuando yo empecé con el proyecto Cinco olas cinco continentes leí mucho a Jack London y a otra gente que había huido a la naturaleza tratando de escapar de las vidas convencionales. Esa fue mi mayor inspiración.

"Sigo con ganas de conocer. No quiero que esto acabe nunca"

¿Cuánto tiempo más disfrutaremos de las aventuras de Kepa Acero?

Yo de momento sigo con ganas de conocer. Cuanto más se conoce más inquietudes se tienen. Quiero seguir haciendo esto porque es un sueño para mí y lo considero un privilegio. No quiero que esto acabe nunca.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba