Destinos

Jaca: esquío y luego, ¿qué?

Pues luego, un montón de cosas. Por algo será que la mayoría de los que han pasado el día disfrutando de las pistas de Candanchú, Astún, Formigal y demás estaciones de la zona se concentran a partir de las cinco de la tarde en Jaca. Para empezar, la capital de la Jacetania tiene un largo listado de rincones que visitar: la catedral de estilo románico, la Ciudadela del siglo XVI,  la Casa Consistorial, el Monasterio de las Benedictinas, el Fuerte de Rapitán, la Torre del Reloj, la ruta de edificios modernistas... Pero después del paseo turístico aún quedan muchas opciones en este municipio oscense donde se sigue al pie de la letra el refrán “Beber y comer son cosas que hay que hacer”. 

Antes de la cena

La Casa de la Montaña

Uno de los lugares preferidos para los asiduos a la montaña donde ojear uno de sus 200 libros sobre rutas y lugares que visitar en el Pirineo o ideas para caminatas, asistir a proyecciones relacionadas con la montaña, charlas de escaladores y alpinistas, exposiciones de los primeros materiales de esquí y escalada que utilizó la Guardia Civil de rescates... Además de un buen sitio para picar (o comer, según nos dé). Si escogéis el picoteo, probad la tabla de patatas. ¡No os arrepentiréis!

Pastelería La Suiza

Si hay que esperar a que el resto del grupo termine de ducharse y estar presentable para la cena, una buena idea es darse un paseo hasta la pastelería La Suiza, un negocio familiar con más de 70 años de trabajo a sus espaldas que es todo un referente en repostería. En ella todo se hace de forma artesanal, y hay para elegir: tartas, pasteles, pastas secas, bombones, turrones... Es casi un pecado irse sin probar sus lazos de Jaca, el producto estrella de la casa que inventó y registró el fundador del negocio allá por el año 1943. 

De tapas

La Tasca de Ana

Aunque cuando se habla de tapas Jaca tiene una larga lista de buenas ofertas, esta tasca es una de las que siempre está más animada. Eusebio y Ana han sabido hacerse un hueco no sólo entre los jacetanos, sino también entre los turistas que repiten visita. Buenísimas las alcachofas a la plancha. Tampoco hay que perderse el Rodolfito, uno de sus pinchos estrella (un langostino rebozado y acompañado de una salsa muy especial).

La Campanilla

Un clásico de toda la vida situado en un pasadizo cerca del Monasterio de las Benedictinas en el que hay que hacer al menos una parada para probar un plato aparentemente simple pero imposible de repetir en casa: unas patatas asadas de alguna forma secreta que se han convertido en todo un reclamo. Para repetir.

Tannat

En plena calle Mayor, también congrega a un buen número de los adictos al buen tapeo, los pinchos y las raciones a partir de las 20.00 h. Imprescindibles las tapas de magret de pato, el mousse de merluza y la ración de huevos rotos con salteado de chistorra.

Con cuchillo y tenedor

Restaurante Biarritz

Lleva más de dos décadas ganándose los estómagos de los que entran por su puerta, y de momento sigue siendo uno de los fijos en la lista de restaurantes con más demanda. Tienen un buen menú del día, además del menú tradicional aragonés. En la carta destacan el foie fresco con manzanas, el estofado de ciervo a la cazadora y las carnes a la brasa.

La terapia

Es un pequeño restaurante situado en la plaza Marqués de la Cadena que sorprende con unas carnes buenísimas a un precio muy asequible, además de que cuenta con muy buen servicio. Aunque tienen bastante variedad de tapas y entrantes, no puedes irte sin probar las empanadillas. Muy recomendable como segundo plato o para compartir el matambre.

De copas

Los fines de semana en Jaca tienen fama de ser largos y divertidos también por la noche. Así que aunque hayas pasado por una buena sesión de deporte intensivo durante casi todo el día, hay que tomarse por lo menos una copa para ver el ambiente nocturno. Entre los más populares, sobre todo para los más jóvenes, están Dublin Road o Pintakoda. Otros clásicos son La Bodeguita del Medio, Miniclub o Sansanet (http://sansanet.es/), éste último además con una buena terraza.

Dónde dormir

Oroel

Un cuatro estrellas céntrico, a un precio asequible y moderno desde su renovación hace tres años. Sus habitaciones son muy amplias -algunas de ellas cuentan incluso con cocina incorporada- y tiene piscina y jacuzzi.

Eurostars Reina Felicia

Está muy cerca del Palacio de Congresos y la pista de hielo, a un paseo corto del casco. Con todas las comodidades necesarias y algunas más (tiene spa y piscina interior y exterior). Algunas de sus habitaciones son dúplex pensadas para familias con niños.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba