Cultura

Asesinos marchosos

En el cine, a partir de la década de los noventa surge una explosión de películas que retratan la imagen del psicópata, como nuevo antihéroe del relato. 

El grupo Maroon 5 (Gtres).
El grupo Maroon 5 (Gtres).

Filmes como El silencio de los corderos (Jonathan Demme, 1991), El club de la lucha (David Fincher, 1999) o American Psycho (Mary Harron, 2000) construyen el universo borderline  haciendo uso de elementos más o menos efectistas, desarrollando una temática perturbadora e inquietante que se ha trasladado también a otros formatos audiovisuales como, por ejemplo, el videoclip. El considerado como hermano pequeño del cine ha ido incorporando también en sus microhistorias la figura del asesino en serie que de tanto atractivo goza en la cultura visual. 

Hoy repasamos los videoclips más perturbadores protagonizados por psycho-killers, que al modo más destroyer despiertan el miedo a su paso.

Time to Dance de The Shoes (Daniel Wolfe)- En la mente fría del asesino

El realizador británico Daniel Wolfe, que acaba de debutar en el cine con la película Catch Me Daddy  nos dejó profundamente turbados con un videoclip que dirigió en 2012 para la banda The Shoes. Rodado con una puesta en escena muy cinematográfica, el vídeo bucea en la fría y macabra mente de un asesino en serie, protagonizado por un sembradísimo Jake Gyllenhaal, que rememora sus terribles matanzas mientras realiza actos cotidianos como ir al gimnasio o acudir al barbero. Una mirada muy psicológica e inquietante la del director inglés que nos introduce literalmente en el recuerdo del psycho-killer para mostrarnos sin adornos su extrema violencia.  Ocho minutos y medio de imágenes que ponen cardíaco y demuestran que el videoclip puede narrar con la misma intensidad que el cine. 

Animals de Maroon 5 (Samuel Bayer)- Exhibición de cuerpos diez, carne vacuna y sangre

El realizador Samuel Bayer, que dirigió el clásico Smells Like Teen Spirit de Nirvana se da un baño de sangre, bueno más bien se lo da al cantante de Maroon 5, Adam Levine y a su novia en la vida real, el Ángel de Victoria´s Secret, Behati Prinsloo, en un videoclip con exhibición de cuerpazos, que nos devuelve a la mente pero con menos tensión y más publicidad, la imagen de la película Carrie, con Sissy Spacek  ensangrentada. El vídeo muestra al artista, al que hemos visto como actor en la película Begin Again (John Carney, 2014), metido en la piel de un carnicero psicópata obsesionado con una de sus clientas. Sangre por doquier y carne fresca de gimnasio que llevarse a la boca no exenta de polémica pues el vídeo suscitó algunas críticas por parte de algunos colectivos que encontraron en él síntomas de trato inapropiado a la mujer.

Money and Run de Unkle & Nick Cave- Violencia y niños ricos

El exceso de drogas, juerga y maldad tiene consecuencias nefastas en este vídeo que dirigió Tom Haines en 2011 para el artista Unkle en colaboración con Nick Cave. Un grupo de pijos, que recuerdan a los drugos de La Naranja Mecánica se divierte en una casa de lujo donde no faltan mujeres, jarana desenfrenada, drogas y dosis de inmadurez, mientras se lían a golpes con los más débiles y pobres. El tono frenético y la pulsión de la canción le imprimen aún más violencia visual a las escenas.

Mi mejor  de A Veces Ciclón (Wences Lamas)- Niños malos

Ya desde niño los síntomas psicopáticos se manifiestan en forma de actos perversos. Y si al desorden mental se le suma que te digan que no, pues se desata el horror. El protagonista del videoclip Mi mejor del grupo español A Veces Ciclón es un niño que recibe una carta de una chica que dice: “Ya no somos novios, ¡no vengas!”.  La venganza tras el despecho no se hace esperar. Así que el chico se compra los típicos artículos de piñata, incluida una careta de pato y se presenta en la fiesta de cumpleaños de la chica con un bidón de gasolina. El desenlace ya os lo podéis imaginar. 

Smooth Sailing de Queen of Stone Age (Hiro Murai)- Desmadre de ejecutivos

De nuevo, el exceso de drogas y alcohol se utiliza como detonante para desatar la locura de algunos. En el videoclip Smooth Sailing de Queen of Stone Age que dirigió el cineasta japonés Hiro Murai en 2014, el desenfreno lleva a cometer actos deleznables. Es lo que le ocurre a un grupo de ejecutivos una noche en la que las sustancias y el alcohol fluyen como el agua durante una desmadrada cena en un restaurante oriental. La jarana no cesa y siguen la juerga durante toda la noche viviendo todo tipo de alucinaciones mientras hacen el cafre. Uno de los protagonistas, en pleno delirio, termina cometiendo un asesinato que después deberán ocultar.

El cine y el videoclip comparten mucho más que estilo visual, también temas contemporáneos que reflejan de alguna manera la locura social en la que vivimos atrapados.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba