Cultura

¿Más de Pulitzer que de Oscar? La No Ficción manda en taquilla

¿Acumulan los libros tantos premios como las películas? ¿Cuántas películas que compiten en la carrera de los Oscar están basadas en libros de No Ficción? ¿Decae la novela como cantera cinematográfica?

Un fotograma de Unbroken, basada en la biografía que escribió Lauren Hillenbrand de Louis Zamperini.
Un fotograma de Unbroken, basada en la biografía que escribió Lauren Hillenbrand de Louis Zamperini.

La carrera de una película por un Oscar poco o nada tiene que ver con el recorrido de un libro en el circuito de los premios literarios. Una película puede, en principio, acumular estatuillas y nominaciones: es así como consigue acortar la distancia hacia el reconocimiento de la Academia. Con los libros, esto ocurre en bastante menor proporción.

Raramente un Pulitzer podrá llevarse a la vez el National Book Award. En cambio, una cinta puede hacerse con un Globo de Oro, un BAFTA y claro, un Oscar. Ocurrió con 12 años de esclavitud: ganadora de un Globo de Oro a la mejor película, dos premios BAFTA y tres Oscar. Justamente por eso, porque son circuitos distintos unidos por un mismo principio -el guión-, en Marabilias hemos decidido hacer un repaso a las películas de extracción estrictamente literaria que participan en la larga carrera hacia los Oscar.

¿Qué predomina en la pantalla? Pues, en su mayoría, la adaptación de material de no ficción: memorias y biografías, aunque este año no faltan las novelas -y de las buenas- entre las películas que optan a premios. Entre los finalistas a los premios que concede el Gremio de Escritores de América, por ejemplo,  dos películas están basadas en literatura de no ficción: American Sniper, dirigida por Clean Eastwood, se basa en la autobiografía de Chris Kyle, uno de los francotiradores más potentes del ejército de los EEUU, quien es enviado a Irak; le sigue el largometraje Wild, dirigido por Jean-Marc Vallée y con guión de Nick Hornby, cinta basada en el libro de memorias Wild: From Lost to Found on the Pacific Crest Trail de Cheryl Strayed, la mujer quien tras su divorcio y la muerte de su madre, convirtió el acto de caminar en un motivo vital

Unbroken y La Teoría del Todo se basan también en historias de no ficción. La primera es una adaptación del libro de Lauren Hillenbrand, una biografía de Louis Zamperini, corredor olímpico, soldado y prisionero durante la Segunda Guerra Mundial cuya historia es el eje del primer largometraje de Angelina Jolie. La Teoría del Todo -ahora publicada en España por Penguin Random House- se ha tomado de la autobiografía de Jane Hawking , esposa durante más de 20 años del físico Steve Hawking, quien narra su vida junto al científico en Viajando al infinito: mi vida con Stephen.

No se pueden dejar por fuera, claro, las novelas que han servido de inspiración para otros largometrajes. Inherent Vice, de  Paul Thomas Anderson,  es la primera adaptación que se hace de una novela de Thomas Pynchon. Se trata de Vicio propio (2009), publicada en España por Tusquets. La película Siempre Alice, que le valió a Julianne Moore un Globo de Oro como mejor actriz dramática, está basada en la novela publicada por Lisa Genova en 2009 y que relata la historia de una lingüista de Harvard que debe enfrentarse a un alzheimer prematuro.

A las anteriores hay que sumar, por supuesto, El gran Hotel Budapest del director Wes Anderson -ganadora del premio a mejor comedia del año en los Globos de Oro- intenta reproducir el estilo del austríaco Stefan Zweig. Según ha comentado a la prensa el propio Anderson lo primero que leyó de Zweig fue La impaciencia del corazón (Acantilado, 2006). La estructura de ese libro, que el escritor utiliza habitualmente en sus libros, fue la que el propio director empleó al momento de hacer la película.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba