Cultura

Joaquín Sabina, 15 años de pocos días y muchas noches

Pocos músicos, personajes mediáticos, artistas nacionales crean tanta polémica, tantas idas y venidas a cuenta de su personalidad como Joaquín Sabina. Las filias y fobias que es capaz de crear a su paso abarcan desde sus posiciones ideológicas, sus andanzas por los submundos ocultos de la honorabilidad burguesa o los odios mayúsculos que levanta entre los seguidores de uno u otro tipo de música. Posiblemente, todo en él haya sido excesivo, al menos hasta hace poco.

Pero el magnetismo que también despierta está fuera de toda duda. Tanto, que los conciertos para celebrar el aniversario de su disco 19 Días y 500 Noches, que van a celebrarse en Madrid y Barcelona en diciembre bajo el nombre de 500 noches para una crisis, y que suponen sus primeras actuaciones en solitario en cinco años, están agotando sus entradas como si de una estrella internacional se tratara. En apenas dos horas ya no quedaban tickets para Madrid el 13 de diciembre.

Y es que, casi sin habernos dado cuenta, como siempre ocurre en estos casos, 19 días y 500 noches cumple 15 años desde su nacimiento en 1999. Y no hablamos de una obra circunstancial, de uno más de los peldaños de un creador. No, estamos hablando del disco que supuso un antes y un después en la carrera de Joaquín Sabina. Con pocas dudas de suponer que fue su cumbre creadora -no superada y parida durante unos momentos vitales muy particulares- y que, de una u otra manera, también suponía la cima del propio personaje creado.

Sus composiciones son autobiográficas

Era su décimo segundo trabajo de estudio y venía a reunir la culminación de ciertos elementos que ya habían comenzado a vislumbrarse en los dos discos anteriores, Yo, mi, me contigo, de 1996, y Enemigos Íntimos de 1998 -compuesto, grabado y cantado junto al músico argentino Fito Páez-. Por un lado, su acercamiento al “argentinismo” musical se había incrementado con colaboraciones ya habituales con Los Rodríguez o Charly García, además de Paéz, lo que le había convertido en toda una estrella al otro lado del charco. Por otro, ese halo de músico crápula, amante del vivir más nocturno, lleno de amores de pago, tragos y drogas, amistades y besos de paso, llenaban muchas de sus letras y no dejaban de ser reflejo directo de su propia vida. Y finalmente, ya en esos dos discos había comenzado a producirse un escoramiento hacia una crudeza, tanto musical como interpretativa y lírica, que tan bien le venía a su creación justo en aquel momento.

Pero el gran acierto de 19 días y 500 noches fue saber conjugar todos estos elementos y elevarlos a la categoría de obra cumbre en la carrera de un artista. Buena parte del acierto lo tiene el productor, Alejo Stivel, antiguo cantante de Tequila y que por aquellos años construía su propio mito como productor. La crudeza musical, tan cercana a la rumba de desgracia y olvido, al arrumbar tanguero portuario, al rock fundido con miles de elementos latinos, explotaba en una voz ajada, jodida, afónica, malencarada y, a pesar de ello, o sorprendentemente, por todo ello, perfecta para unas canciones que buscaban el arañazo desde la caricia.

Y por encima de todo, unas letras que suponían una cima total en un pretendido poeta que, en más de una ocasión, había caído en ripios cuando menos sonrojantes. Pero en este disco nada sobraba y todo parecía tener su lugar, su momento, su sentido. Canciones como Ahora que…, Una canción para la Magdalena, Cerrado por derribo, Dieguitos y Mafaldas o De purísima y oro tienen letras, sentido y sentimiento como para hacerlas vivas más allá de la propia idiosincrasia de su creador.

Un año después, Sabina sufrió un infarto cerebral, su famoso “marichalazo”. Sobrevivió, introdujo cambios necesarios en su vida y continuó con su exitosa carrera, pero sin volver a alcanzar lo conseguido en 19 días y 500 noches. Filias y fobias que sin duda se reflejarán en las reacciones a su simple presencia en estos papeles. Pero un disco, sin duda, histórico para la música nacional.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba