Cultura

5 salas alternativas que están cambiando la escena madrileña

Decía el filósofo Émile-Auguste Chartier que el teatro es como las misas: para sentir completamente sus efectos hay que ir frecuentemente. Y aunque entre el IVA cultural, la falta de ayudas y la crisis económica parecía imposible que eso ocurriera, resulta que la escena teatral se reinventó y dejó con cara de póquer a quienes le auguraban tres telediarios. Todo a base de derrochar imaginación, creatividad y trabajo, una fórmula que ha convertido a Madrid en la capital del teatro alternativo.

Entre sus apuestas, desde compañías que representan una obra de teatro en el salón de tu casa, como TeatrodeCERCA, a las ya famosas obras de menos de 15 minutos para un público de menos de 15 personas -que comenzó poniendo en marcha el espacio Microteatro por dinero- pasando por muestras como la de Surge Madrid, con 444 funciones de teatro alternativo en 31 espacios sólo durante este mes de mayo.

Detrás de toda esta revolución escénica se encuentran centenares de actores, directores y autores que se las han ingeniado para mostrar su obra en un formato novedoso. Pero también decenas de salas -sólo en el último año se han inaugurado 12 nuevas salas de teatro en Madrid- que han abierto sus puertas al teatro contemporáneo en cualquiera de sus formas. Entre ellas se encuentran las veteranas: la pionera y mítica Cuarta Pared o la sala El Montacargas. Pero ya no están solas. Una nueva generación de gestores culturales que creen en el teatro ya se han hecho un hueco en el panorama madrileño. Os proponemos un circuito por cinco de esas salas alternativas que hacen que Madrid siga siendo eso: puro teatro. Y del bueno.

Kubik Fabrik

Nació hace cuatro años en el barrio de Usera, en una nave industrial que antiguamente se dedicaba al reciclaje de cartón y papel. Su objetivo era crear y potenciar nuevos proyectos, además de traer el teatro de vuelta al barrio -y no puede decir que se haya quedado corta alcanzando metas-. De hecho, varios de sus espectáculos han acabado pasando por el Teatro Español, el Teatro Fernán Gómez o el Teatro de la Abadía. Entre sus propuestas más novedosas se encuentra la Escuela de Espectadores, que pusieron en marcha para facilitar la relación entre el espectador y el creador. Dentro de ella, ‘Croquis’ está siendo toda una revelación. Se trata de una iniciativa donde las compañías muestran fragmentos de un espectáculo aún en creación y el espectador opina sobre él, convirtiéndose en una especie de ‘asesor’ dentro del proceso creativo de la compañía.

Espacio Labruc

Una de las salas más nuevas de la capital por obra y gracia de una actriz, Eva Caballero, y un doctor en artes visuales, Ángel Málaga, quienes se atrevieron a apostar por el talento artístico en cualquiera de sus formas. La inauguraron con tres días de teatro, performance y música, y desde entonces se mantienen fieles a su ideal: servir de escenario a la creación, la experimentación y la formación escénica. Entre los estrenos de este mes, la original 3023, de David Moreno, un triángulo amoroso que se sitúa en un futuro donde el poder ya no está en el dinero sino en quien ostenta la propiedad de la obra intelectual.

La casa de la portera

En el bajo del número 24 de la calle Abades, en lo que antes era la residencia de la portera del edificio, se sentó el mismísimo Vargas Llosa a ver uno de los espectáculos de la sala que se estaba convirtiendo en referente del teatro alternativo en Madrid. Poco antes, José Martret y Alberto Puraenvidia, el primero director y actor y el segundo director de arte y escenógrafo, habían transformado esa vivienda del centro de Madrid en un lugar donde el público pudiera participar, literalmente, de una obra, haciendo del espectáculo algo vivo. Los privilegiados 25 espectadores que disfrutan cada noche de la función hicieron de publicistas voluntarios recomendando la sala y la voz se corrió. Tanto que el lleno diario llevó a Martret y Puraenvidia a abrir una nueva sala, La pensión de las pulgas para poder seguir ofreciendo experiencias teatrales únicas. Esta vez en la que fuera residencia de la primera mujer empresaria teatral española, La Bella Chelito, que compró lo que ahora conocemos como el Teatro Muñoz Seca.

El manicomio

Un espacio para locos por el arte donde hay sitio tanto para las artes escénicas como para las audiovisuales siempre que esté presente la innovación. Una especie de laboratorio artístico de nuevas ideas por el que pasan espectáculos tan llamativos como Obssesions. También, a finales de este mes la artista audiovisual Chica Fábrica liderará un espectáculo de música, danza y videoarte, al que da réplica Narcoleptica mientras un grupo de bailarines las acompaña y Plastiks, Le Petit Mort y Azahara Ubera completan el show.

La Puerta de al lado

Otra nueva sala, ésta recién inaugurada en Lavapiés, que promete dar mucha guerra en la escena teatral madrileña. Nació de la mano de dos actores, Javier Enguix y Ángel Acero, para poder dar espacio a nuevos talentos o nuevas ideas, y de momento ha logrado un merecido hueco con funciones como Alquilo: Un deshaucio falaz, una comedia de 37 minutos donde las inquilinas de un estudio en alquiler se las traen. O En dirección norte, un viaje muy particular sobre distintas formas de ver la vida.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba