Tan convencida está que se podría decir que incluso ha hecho de ello su modo de vida, que es a su vez de lo que habla en su última producción, The Lovers. Bajo el bello nombre artístico de Roma Calderón, se define a sí misma como ‘show woman’ muy acertadamente porque cualquier término que se nos ocurriese, probablemente se quedaría corto.

Con un exquisito, pero asequible sentido del humor adulto que no entiende de barreras sociales, ha llevado a cabo su nuevo número de creación enteramente propia, The Lovers. Lo ha presentado en diversos formatos. Inicialmente, concebido como cabaret para salas pequeñas como Volta Café y posteriormente, representado a modo de musical por el halo de gran dimensión que imponen a las obras teatros como el Nuevo Teatro Alcalá, en el que ha estado en cartel durante cinco meses, o el Infanta Isabel, en el que está actualmente todos los viernes desde el 27 de marzo hasta el 15 de mayo a partir de las 22:30 horas.

Roma te hace partícipe de su mundo como si la conocieses de toda la vida.

Las dos horas aproximadas que dura su creación artística -con descanso incluido para el ‘pitillín’ o visitar a Roca- pasan fugazmente e incluso el espectador se queda con ganas de más porque logra hacerle partícipe de su mundo, un universo particular que analizado a fondo es una historia de lo más convencional, de las que le podrían haber ocurrido a cualquiera de nosotros. Pero es esta convencionalidad lo que hace que cada uno se identifique y empatice con ella, aunada al envoltorio estrambótico con la que la presenta, lo que favorece que enganche a cada uno de los que asiste a verla. Tratándose a sí misma y tratando al público con familiaridad, logra que seamos parte de su ‘círculo íntimo’, de sus amistades de toda la vida sin necesidad de haberla conocido con anterioridad.

Un cocktail de sensaciones

Sin ánimo de spoilear, te desvelamos algunas pinceladas de lo que verás si vas al teatro madrileño Infanta Isabel algún viernes de estos. Una hermosa mujer con rasgos peculiares y característico cabello rojo faux, ataviada con provocativos corsés y bragas de talle alto propias de la estética burlesque contándote sus anécdotas del mal y bien querer, enlazadas mejor que los chistes de Eugenio bajo la forma de una historia homogénea musical con su principio, nudo y desenlace, y hasta con una moraleja que te invita a abrirte al descubrimiento de otros caminos amoroso-sexuales más implicados con el apreciarse a uno mismo. Versiones de canciones que entona en directo junto a su inseparable loop station -un aparatito que le permite ‘hacerse los acompañamientos corales a sí misma’- y cuyas letras ha adaptado para apoyar sus relatos, como Sea of Love, de Phil Phillips -posteriormente interpretada por otros grandes como Tom Waits, Iggy Pop o Robert Plant-.Todo de la forma más distendida posible porque si hace falta, Roma tira de tequila para ‘sintonizar’ con el auditorio.

Si eres celoso o celosa, te recomendamos que no vayas con tu pareja y si eres tímido, que dejes la vergüenza encerrada con llave en tu casa cuando salgas, porque si algo le gusta a Roma es provocar, escandalizar y sacar los colores hasta al más pintado.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba