Cultura

Nicki Minaj: sexo, vestidos, serpientes… y sí, rap

A ver, seamos serios. Aquí, de lo que la prensa está hablando, al menos si nos referimos a Nicki Minaj, es de culos, tetas, tripitas y serpientes mordisqueantes. O al menos, su culo, su parte delantera, y las serpientes que le acompañan en su actuación. Y que nadie acuse a estas letras de sexistas, porque en este caso la música queda a un lado. Ni siquiera la propia Minaj, que en su día declaró que se había visto obligada a imitar las conductas provocativas del rap para hacerse un nombre, pero que quiere que sus seguidores aprendan que nada está basado en el atractivo sexual, puede levantar la voz.

Sí, ya, pero el nuevo vídeo de la cantante nacida en Trinidad y Tobago con el nombre de Onika Tanya Maraj y criada en Nueva York desde los cinco años, que lleva por nombre Anaconda, es un auténtico festival de traseros femeninos con especial preponderancia del propio de Nicki Minaj, grácilmente acompañado de una figura con curvas de vértigo.

Durante los ensayos de la ceremonia de entrega de premios de la cadena de vídeos MTV, una serpiente que acompañaba el mediático baile del vídeo mordió a una de las gogós, que tuvo que ser hospitalizada. Y durante la propia ceremonia, cuando Nicki Minaj acompañaba a Ariana Grande y Jessie J en la interpretación de Bang Bang, su vestido se rompió por su parte delantera como abatido por una fuerza sensual imparable y obligó a la rapera a realizar toda la actuación sujetándolo con las manos. No son pocos los que piensan que en su afán por borrar de un plumazo toda referencia a Miley Cyrus en la prensa del día siguiente, cualquier estrategia era buena.

Del rap al pop comercial

Nicki Minaj es rapera, aunque parece luchar codo a codo por desbancar a las grandes reinas del pop comercial, ese término que, sin saber cómo surgió, destroza de un plumazo todo lo que de histórico, armonioso y melódico tiene la palabra pop. Estamos, sin duda, ante uno de los términos más vilipendiados y destrozados de la historia de la música.

Este movimiento hacia lo comercial ya le ha granjeado a Minaj duras críticas de los sectores más recalcitrantes del mundo del hip-hop, que simplemente la acusan de haberlo abandonado. Y eso que está considerada una de las raperas más importantes que ha habido en la historia, al menos en cuanto a objetivos alcanzados.

Hija de un alcohólico y drogadicto, se crió con sus abuelos en Puerto España hasta que viajó a Nueva York con su madre. Estudió en una escuela de arte dramático y comenzó a hacer sus remezclas y colgarlas en internet, hasta que fue descubierta por varios especialistas en rap, singularmente Lil Wayne, quien lanzó su carrera hacia una nueva dimensión comercial. Dos discos y una reedición la convierten en la rapera con mayores ventas de la historia, sus letras tiene un alto contenido sexual y un asiduo uso de términos de los denominados obscenos por el público medio, pero su meteórico ascenso más allá del mundo del hip-hop parece que se verá refrendado con la aparición de su inminente The Pinkprint, del que Anaconda es su sensual adelanto.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba