Cultura

Hinds y Mourn, las chicas que triunfan fuera

Siempre se ha dicho que nadie es profeta en su tierra, pero en el mundo de la música, al menos en los canales por los que discurre el pop y el rock nacional, esto no siempre ha sido así. Y es que triunfar, o al menos que se te tenga en cuenta, más allá de nuestras fronteras, sobre todo si están alejadas de la hermandad latinoamericana, siempre ha estado al alcance de muy pocos. Los Bravos abrieron camino, Héroes del Silencio se pasearon por media Europa, y los grupos más adscritos a corrientes musicales más o menos puristas, tienen circuitos cerrados por los que girar recorriendo medio mundo. Pero poco más.

Y sin embargo, hablar, se habla. Claro que se habla de nuevos grupos españoles, y más en los ambientes en los que la música independiente  es el objeto que llena páginas, bits y festivales. Y queden como ejemplo los nombres de dos nuevos grupos, Hinds y Mourn, de Madrid y Barcelona respectivamente, que están convirtiéndose en la comidilla de buscadores de novedades entre la prensa especializada internacional. Que publicaciones como Consequence of Sound, Stereogum, Spin o New Musical Express hable de ellos y los incluyan entre las bandas a tener en cuenta, ya es destacable. Que comiencen a actuar fuera de nuestras fronteras, también. Y todo ello siendo dos bandas formadas preferentemente por chicas, con una edad y actitud insultantemente joven y ejecutando una música que tiene en la urgencia y el sentimiento, más que en la técnica, toda su base.

Chicas y muy jóvenes

Hinds son cuatro chicas de Madrid que ya conocen lo que es cambiar su denominación en cuanto comenzaron a sonar más allá de nuestras fronteras. En un principio se llamaban Deers (Ciervos), pero por una discutible coincidencia con un grupo canadiense, se vieron obligadas a abandonar dicho nombre, teniendo la lúcida idea de adoptar el de Hinds, que al fin y al cabo puede traducirse como la hembra del ciervo. Sea como fuere, medio planeta indie se enteró perfectamente del cambio de un nombre que empezó a sonar internacionalmente desde el mismo momento en que comenzaron a colgar sus canciones en Bandcamp.

Obviamente, por edad y época, Internet se ha erigido como una perfecta plataforma para ellas, han actuado en Estados Unidos, con parada y fonda en el actualmente imprescindible festival de la industria musical South By Southwest (SXSW), que se celebra en Austin, y han hecho teloneros europeos al grupo de Pete Doherty The Libertines. Musicalmente se mueven en ese garaje-rock que ha mimetizado con las corrientes más pop y lúdicas del indie, que está más cerca de gente como Black Lips que de los viejos y sesenteros nombres de las recopilaciones Nuggets, y que tiene el Do-it-yourself / Hazlo-tú-mismo y el Lo-fi / Baja-fidelidad  como guías espirituales. Pero que tienen las agallas de lanzar ahora una versión de la canción David Crockett, de una de las leyendas del género, el inglés Billy Childish

Mourn, por su parte, son tres chicas y un bateria masculino, que desde Barcelona y a lomos de un sonido que bebe más directamente del post-punk y de la explosión revolucionaria que supuso en los 90 el grunge, con muchas gotas del feminismo de PJ Harvey o Sleater-Kinney en su ADN, han conseguido situarse en lugar destacado del panorama internacional. Tanto como para tener agencia de contratación en Inglaterra o Estados Unidos o distribuir sus trabajos a nivel mundial, y todo ello habiendo alcanzado hace nada la mayoría de edad (y no todos sus componentes).

Naciendo como fenómeno a través de las redes y especialmente Youtube, tienen la suficiente personalidad como para labrarse un camino propio más allá del hecho de que dos de sus componentes sean hijas de Ramón Rodríguez, el músico conocido actualmente como The New Raemon.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba