Cultura

Vuelve Sharon Jones, la leona del soul

La historia dice que no son pocos los músicos que en un momento de su vida han de enfrentarse a la enfermedad, un enemigo que además de vital puede dar al traste con toda una carrera artística. Sin lugar a dudas, una lucha sin cuartel que también enfrentamos los humanos de a pie, como todos hemos vivido en carne propia o en nuestro círculo cercano.

Por eso celebramos con algarabía la inminente vuelta en formato disco de la cantante soul norteamericana Sharon Jones, acompañada de sus más que compañeros The Dap-Kings. Está a punto de aparecer su nuevo trabajo, Give the people what they want, y acaba de presentar su nuevo vídeo, Stranger to my happiness. En él, entre sus abrasadores ritmos habituales, observamos a una Jones aún con los estragos que la quimioterapia le ha causado, pero con la dignidad de quien vuelve más fuerte que nunca pasada una temporada de sufrimiento.

Enfrentarte a Sharon Jones es como hacerlo a la versión femenina de James Brown, todo un torrente de energía y de pasión.

Éste es un disco del que ya teníamos noticias en mayo del año pasado, pero cuyo contenido y lanzamiento quedó opacado por la noticia que saltó unos días después. Sharon Jones sufría un cáncer de vesícula que le obligaba a suspender la programada gira americana, la edición del disco y le encaminaba a una dura lucha contra el cangrejo. Pésima noticia para todos aquéllos que habían disfrutado de sus canciones, en disco o en directo, siempre con una base funk, un alma soul (valga la redundancia lingüística) y un espíritu de rock & roll propio de las grandes voces. Enfrentarte a Sharon Jones es como hacerlo a la versión femenina de James Brown, todo un torrente de energía, de pasión, que si ya produce sudorosos placeres en sus grabaciones, alcanza el paroxismo cuando uno es capaz de disfrutar de esta auténtica leona sobre el escenario.

Bien, ha pasado medio año de tratamiento con quimioterapia, y parece que la Jones viene con más ganas que nunca. No quiere ocultar ni olvidar su lucha, y en el vídeo en cuestión luce con gallardía su nuevo “peinado”. Porque quiere demostrar que está más viva que nunca, a lomos de la música y la garra que siempre le han caracterizado. Desde que comenzara a cantar en los habituales coros gospel hasta que se topara a principios del nuevo siglo con la gente de Daptone Records, espléndidos recuperadores de los sonidos más negros, tras haber pasado por numerosos trabajos como funcionaria de prisiones en su país natal. Ahora, a sus 57 años, está de vuelta, esperemos que totalmente recuperada, y con la misma energía de siempre. Una tremenda alegría.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba