Cultura

10 canciones que prueban la maestría de True Detective

Muchas páginas, digitales o en papel, se han dedicado a una serie como True Detective. Aquí en Marabilias se ha hablado del perfil de escritor de su guionista Nic Pizzolatto, de la verdadera historia de la serie o del torrente irrefrenable de comentarios que ha traído consigo la noticia de la participación de Colin Farrell en su segunda temporada.

Una escena de la primera temporada de True Detective, protagonizada por Matthew McConaughey y Woody Harrelson
Una escena de la primera temporada de True Detective, protagonizada por Matthew McConaughey y Woody Harrelson

En cada análisis de una de las series estrellas de la cadena HBO y de toda la televisión en general, siempre queda un hueco para la banda sonora que acompaña las andanzas de los detectives Martin Hart y Rustie Rust Cohle. Canciones, las de True Detective, basadas en la tradición americana, con un pie en el blues, en el gospel, y siempre pareciendo mantener ese halo de existencialismo nostálgico, de siniestro fatalismo vital.

No es de extrañar la excelencia de la banda sonora cuando sabemos que el encargado de la selección de la misma es T-Bone Burnett, músico, compositor y productor americano, que no sólo fue guitarrista de Bob Dylan, sino productor de músicos como Los Lobos, Roy Orbison, Elvis Costello o Counting Crows, así como uno de los mayores conocedores de la tradición musical americana. Paseando por entre su inmejorable selección, vamos a destacar diez canciones eternas que podrían ser sustituidas por cualesquiera otras que suenan por cada uno de los capítulos.

The Handsome Family – Far from any road

Cómo no empezar por la canción que acompaña los títulos de crédito, y más si es de este dúo formado por el matrimonio Sparks, Brett y Rennie. Sus oscuras composiciones aúnan la tradición del country y del bluegrass trasladándolos a un escenario plenamente actual sin salir de un universo opaco y oscuro pero pleno de pasado y futuro. Inmejorable carta de presentación para True Detective, y unos Handsome Family que estarán actuando en España entre el 9 y el 12 de octubre de este año.

Vashti Bunyan - Train song

Una de esas historias tristes pero deliciosas. La cantautora inglesa Vashti Bunyan grabó en 1970 el espléndido disco Just Another Diamond Girl, y, tras su fracaso comercial, decidió abandonar el mundo de la música. El disco fue poco a poco convirtiéndose en objeto de culto entre músicos y seguidores, hasta que Bunyan retornó en 2005, 35 años después, con Lookaftering, y está a punto de sacar al mercado su nuevo Heartleap. Esta canción fue uno de sus primeros singles aún en la década de los 60.

Grinderman - Honey bee (Let’s fly to Mars)

Si The Handsome Family son especialistas en el subgénero de murder ballads (baladas sobre asesinatos), no lo es menos el australiano Nick Cave. Entre entre sus muchos proyectos, antiguos con Birthday Party, y actuales en solitario pero acompañado de The Bad Seeds (Las Malas Semillas), en 2006 dio forma a Grinderman, realmente formado por miembros de los Bad Seeds, pero funcionando como proyecto conjunto y paralelo. La canción, incluida en su debut, es buena muestra del árido e inquietante discurrir de la banda.

Melvins - A History of Bad Men

Entre el rock duro y el punk, los Melvins olvidaban los pantagruélicos solos de guitarra y demás parafernalia del heavy para centrarse, desde el primer lustro de los 80, en sonidos contundentes y exentos de florituras. Naturales de la misma ciudad que Nirvana, alcanzaron su mayor nivel de popularidad cuando todos los grupos que dieron forma al grunge los citaban entre sus principales influencias. Pero su valor debería ser propio. A History of a Bad Men está incluida en su disco de 2006 A Senile Animal.

Townes Van Zandt – Lungs

Sin lugar a dudas, Van Zandt ha sido uno de los auténticos y mejores continuadores de la obra de los grandes trovadores americanos, de Hank Williams a Woody Guthrie, con el nervio medular de los más profundos cantantes de blues. Sus composiciones fueron el anhelo de muchos cantantes, y algunas triunfaron más en las voces de gente como Emmylou Harris, Willie Nelson o Merle Haggard. Su vida, siempre afectada por el abuso de todo tipo de sustancias, terminó en 1997 y con él se fue una de las voces más auténticas de la música popular norteamericana.

Captain Beefheart - Clear Spot

Van Vliet, más conocido como el Captain Beefheart, ha sido uno de esos músicos capaces de influir en todos aquellos que de una u otra manera han querido cambiar parte de la historia de la música popular, y todo a partir de una irresistible mezcla de rock, free jazz, blues, psicodelia, surrealismo y proto-punk, siempre caminando por los márgenes del rock’n’roll y a lomos de su particular y grave tono de voz. Una figura magnética, acompañado de su Magic Band, para quien entienda el rock como un camino sin señalizar.

The 13th Floor Elevators – Kingdom of Heaven

Capitaneados por el guitarrista, vocalista y auténtica mente voladora Roky Erickson, los Elevators son una de las bandas fundamentales en todo el desarrollo de lo que se dio en llamar rock psicodélico, bebiendo directamente de las fuentes del garage-rock. Su single de debut, You’re Gonna Miss Me es un clásico underground, y su leyenda ha hecho de ellos uno de los mayores grupos de culto, totalmente fundado, de la historia del rock.

John Lee Hooker – Unfriendly Woman

Originario de Mississippi, Hooker fue uno de los más brillantes y genuinos bluesmen que adaptaron a un estilo eléctrico el blues del Delta, creando además una cadencia rítmica totalmente novedosa, que prevalecía sobre una manera de cantar entrecortada, con paradas y comienzos continuos, alcanzando una expresión emocional casi única. Un simple genio.

Father John Misty – Everyman needs a companion

El Father John Misty no es otra cosa más que el alter ego crápula y drogota de Josh Tillman, quien fuera batería de la banda de folk-rock Fleet Foxes. De la mano del productor y músico Jonathan Wilson, y afincado en California, plasmó en su disco de debut canciones entre el humor, la ironía, el folk, la psicodelia, los recuerdos a Gram Parsons o los himnos corales como este Everyman Needs a Companion.

Steve Earle - Meet me in the Alleyway

Earle es uno de los más importantes continuadores de la tradición del rock americano que bebe de las fuentes del country, del folk, del blues, siguiendo los caminos del anteriormente nombrado Townes Van Zandt, con quien Earle compartió más de una emoción y con cuyo nombre bautizó a su propio hijo. Tras una vida ajetreada y llena de adicciones, logró emerger en el presente siglo como una de las voces fundamentales del rock de raíces.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba