Cultura

La historia de la arquitectura en 10 edificios ejemplares

Nacemos, trabajamos, vivimos y morimos dentro de edificios. La arquitectura, que todo lo abarca y todo lo contiene, es estudiada de forma sintética a la vez que transversal en este libro de Tom Wilkinson.

“La arquitectura nos moldea tanto como nosotros la moldeamos ella”, asegura Tom Wilkinson en De ladrillos y mortales (Ariel). Es cierto: todo nos ocurre entre edificios. Nacemos, trabajamos, amamos, y morimos relacionándonos con ellos. Los atravesamos de la misma forma en que ellos lo hacen con nosotros. La arquitectura es, sin duda, el lugar en el que coinciden discursos colectivos. Somos lo que nos guarece.

Los edificios mutan con el paso del tiempo a medida que las personas van atribuyéndoles nuevos significados. El uso contribuye a la perversión, ampliación, destrucción o desaparición de sus estructuras. Y justamente ese mapa es el que Wilkinson, profesor de Historia de la arquitectura en el University College de Londres, traza a lo largo de este volumen editado por Ariel que atraviesa prácticamente toda la historia de la humanidad.

"Revisar los orígenes de la arquitectura no es sólo algo que hacen los historiadores; al igual que Mahler, muchos artistas han trabajado en estructuras primitivas.  Sin ir más  lejos, podemos preguntarnos si hubo un  solo origen de la construcción o fueron múltiples. ¿Debemos descartar los intentos en vano y limitarnos a los  que dieron fruto? ¿Qué sabemos de la construcción en la prehistoria?", propone Wilkinson.

Considerado por The Guardian como uno de los mejores libros del año, De ladrillos y mortales nos acerca a la historia de la arquitectura a través de un planteamiento sumamente original: diez capítulos con diez edificios representativos que simbolizan esas relaciones de la arquitectura con la política, el sexo, el arte o la religión.

Empieza con una aproximación a la Torre de Babel, una construcción simbólica que el autor relaciona con otros edificios como las torres gemelas. Sigue una mezquita en Tombuctú, el Palazzo Rucellai de Florencia, el teatro de Bayreuth, la obra de Le Corbusier o una fábrica de coches en Chicago. Edificios a partir de los cuales el autor traza una historia del mundo y del desarrollo de las condiciones de vida, de trabajo e incluso de nuestras prioridades en el orden moral y estético.

La lista completa de los edificios incluidos a lo largo de los diez capítulos recoge la Torre de Babel, Babilonia (ca. 650 a. C.); la Domus Aurea, Roma (64-68 d. C.); la mezquita de Djinguereber en Tombuctú (1327); el palacio Rucellai, Florencia (1450); los Jardines del Perfecto Brillo, Pekín (1709-1860); el Teatro del Festival de Bayreuth, Bayreuth, Alemania (1876); la fábrica de automóviles Ford en Highland Park, Detroit (1909-1910); Casa E.1027, Cap Martin (1926-1929); Centro de Salud de Finsbury, Londres (1938) y Puente peatonal, Río de Janeiro (2010).


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba