Cultura

Roger Waters y My Morning Jacket, ¿una unión no tan inesperada?

De sobra es conocido el gusto que muchos artistas desarrollan por interconectar sus carreras, aunque sea de manera puntual y coyuntural, con otros pares a priori alejados de sus habituales planteamientos. Sin duda, la admiración mutua y el reto de enfrentarse a senderos en principio poco transitados, tiene mucho que ver. Aunque también el interés de deslumbrar o, cuando menos, sorprender. 

Así, hace unos días, en el histórico festival de Folk de Newport norteamericano, que este año cumplía los 50 años desde la conversión eléctrica en su escenario que Bob Dylan ofreciera al mundo (y que también ha estado actuando allí para celebrarlo), el antiguo líder de los británicos Pink Floyd, Roger Waters, había prometido un set muy especial.

Un directo que abrió con su nueva canción Crystal Clear Brooks, en el que repasó piezas de su disco Amused to death, que grabara en 1992 con la participación del guitarrista Jeff Beck y que acaba de reeditar unas cuantas versiones y cortes de su histórica banda madre, entre ellos un sorprendente, por no habitual, Wish you were here.

Pero lo que convirtió su actuación en algo más llamativo que su propia presencia sobre el escenario, es que ésta estuviera acompañada como banda de apoyo por uno de los grupos actuales más destacados, My Morning Jacket, la banda liderada por el ubicuo Jim James.

Cerrando el círculo

Lo que en un principio pudiera parecer una unión sorprendente, o al menos de raíces alejadas, realmente no lo es tanto, más allá de la simple colaboración artística entre dos nombres destacados dentro del panorama rock. Sabida es la renuencia del músico británico a seguir siendo relacionado con unos Pink Floyd con los que sigue manteniendo amplias diferencias y de los queno se considera miembro.

Eso sí, su interpretación en directo de The Wall, la última gran obra de Pink Floyd, sigue dándole sus réditos tanto artísticos como comerciales, de modo que no es para nada sorprendente el hecho de que se haya anunciado para el próximo septiembre el estreno del documental Roger Waters The Wall, recogiendo escenas de su gira reciente y dando a conocer, en base a las mismas letras y las mismas canciones, su propia visión de tan magna obra.

Por su parte, My Morning Jacket han estrenado este año su nuevo disco, el séptimo de su carrera y de nombre The Waterfall, y una vez más, como ya ha sido habitual en otras ocasiones, cierta polémica en cuanto a su recepción crítica le ha acompañado durante todas estas semanas de vida. Porque las peculiares sonoridades de My Morning Jacket, acompañadas siempre por la no menos peculiar voz de Jim James, habiendo nacido de la llamada ‘americana’, es decir, la música que recupera las esencias de las raíces musicales norteamericanas, siempre ha volado de manera libre y abierta acompañando a lecturas para nada restrictivas.

The Waterfallincide en esos caminos, y no son pocos los que han aventurado muchas influencias del rock progresivo clásico. Lo que en un giro que cierra el círculo, les puede llevar a emparentar directamente con los propios Pink Floyd.

Conviene recordar en cualquier caso que ambos nombres, Roger Waters y My Morning Jacket ya habían coincidido juntos en 2012 durante el homenaje al recordado batería de The Band, Levon Helm. Las bases para lo que pueda pasar en un futuro están puestas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba