Cultura

Nobel interruptus: grandes escritores ignorados por la Academia

La lista es larga y oprobiosa: Kafka, James Joyce, Proust, Nabokov... Los grandes ignorados por la academia sueca, a quienes recordamos  este jueves, cuando se falla la edición del galardón correspondiente al 2014.

Nobel interruptus: grandes escritores ignorados por la Academia
Nobel interruptus: grandes escritores ignorados por la Academia

Muchos de los más grandes escritores y renovadores de la literatura universal –entre ellos James Joyce, Marcel Proust o Jorge Luis Borges- han permanecido transparentes, acaso invisibles, para la academia sueca. Son, por así decirlo, los Nobel sentimentales o los No-Nobel; autores a los que más de un lector quisiera desagraviar. Justamente por eso, porque este jueves se ha fallado el Nobel de Literatura de 2014, en Marabilias hemos decidido hacer la otra lista: la de los Nobel que no fueron, una larga y oprobiosa enumeración motivada, no siempre, por causas literarias.

Una combinación de factores políticos y personales fue, al parecer, la causa que marginó a Jorge Luis Borges del premio Nobel de Literatura. Cuenta el ensayista uruguayo Emir Rodríguez Monegal en Borges, una biografía literaria, que en 1976 el escritor argentino "ya había sido elegido a medias con Vicente Aleixandre, el poeta surrealista español, para el premio". Entonces pasó lo que pasó. El 21 de septiembre de 1976, Borges, invitado por Pinochet, viajó a Chile. Allí recibió de manos de manos del dictador el doctorado honoris causa en la Universidad de Chile y pronunció un discurso con palabras elogiosas.

Sin embargo no fue esa la única foto de grupo que alejó a un escritor de los criterios políticos de la academia sueca. Ese mismo año, pero el 19 de mayo, se celebró un almuerzo en el que participaron el dictador argentina Jorge Videla, el general y secretario de la Presidencia, José Villarreal con un grupo de escritores –entre los que Borges repitió- y en el que se encontraba   Ernesto Sábato. Incluso algunos Nobel, como fue el caso de Camilo José Cela, criticaron las ausencias de autores fundamentales como Franz Kafka, apartado de las listas suecas de la gloria literaria.

Pero no termina ahí la lista. Muchos se preguntan por qué Vladimir Nabokov no obtuvo el galardón. Según las hemerotecas, su nominación ocurrió en 1974, y de hecho, se dice que compartió sitio en las quinielas junto a Graham Greene, pero la estrecha amistad de los escritores suecos Eyvind Johnson y Harry Martinson con el comité seleccionador del premio –incluso se dice que formaban parte del mismo- frustró las esperanzas de quienes querían ver laureado al autor de Lolita.

“Existen otras ausencias que creo que responden a una valoración ideológica surgida después de la II Guerra Mundial y que afectó a Ionesco o a Isak Dinesen, aunque antes de la guerra se había premiado a Pirandello, que podría haber sido objeto de la misma valoración. Las ausencias más visibles son las de Tolstoi, Proust o Rilke”, aseguró a la prensa en su momento el escritor Francisco Umbral, quien nunca se cortó ni un pelo en decir las cosas que pensaba. A la lista de ausencias señalada por Umbral se suman por ejemplo Robert Musil, James Joyce, e incluso algunos de los dramaturgos escandinavos más importantes, entre ellos Henrik Ibsen y Strindberg, junto a otros autores como Henry James y Joseph Conrad.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba