Cultura

Anna Gavalda, ¡a las barricadas!

La escritora francesa ha presentado esta semana en España su nueva novela, Billie, una historia de aliento social.

Anna Gavalda fotografiada por Nair Gutiérrez.
Anna Gavalda fotografiada por Nair Gutiérrez.

La gente la cree inofensiva, acaso por su rubia cabellera y sus diez millones de libros vendidos. Pero no. Ni ella ni sus historias pretenden ser amables ni blandas. La francesa Anna Gavalda se cree a sí misma una disidente. Y así lo demostró el pasado fin de semana, cuando desembarcó con fuste en España.

Especialmente crítica y combativa, Gavalda presentó Billie (Seix Barral), una novela que narra la relación entre Frank, un joven con dotes artísticas y homosexual incomprendido por su familia, y Billie, una chica criada en los suburbios con un padre alcoholizado.

Acaso porque en esta historiaGavalda retrata a personajes marginados, colocados en la periferia por quienes les ven como diferentes, la novelista se enfrenta a la pregunta sobre cómo son percibidos sus protagonistas en una Francia donde la ultraderecha, tan dada a predicar contra extranjeros y homosexuales, rebrota con fuerza.

Refriéndose esa situación, Anna Gavalda colocó los puntos sobre las íes durante su encuentro con la prensa española: "Ningún nacionalismo triunfaría si hubiera trabajo para todo el mundo". Y aunque dejó muy claro que el fenómeno Le Pen le parece “una pataleta”, no dudó en criticar duramente el auge del pensamiento conservador en Europa.

Y así como lo hace de viva voz, lo hace en las páginas de sus libros. En Billie, Gavalda da voz y espacio a los fracasados, los apartados, aquellos que no encajan, que no son aceptados y que sin embargo, se valen del amor y la amistad para salir adelante. Retoma así temas que atraviesan su obra: las relaciones entre las personas y los sentimientos, ese aceite que engrasa la compleja maquinaria de los afectos.

Sus personajes, como ella, se rebelan contra las situaciones. Y lo hacen tomando decisiones, asumiendo que la vida puede corregirse incluso mientras es vivida. Billlie, una chica criada en una caravana y en medio de la precariedad, que podría haber caído en las drogas o la prostitución, se revela como una voz potente que narra desde el presente su relación con un chico que, como ella, está ávido de amor y comprensión.

Y puede que la clave de sus historias sea justo esa: cómo la presencia de otros puede dotar de sentido la existencia más difícil y precaria. Ya lo hizo en Juntos nada más (Seix Barral)o incluso en Quisiera que alguien me esperara en algún lugar, ese libros de relatos que funciona cual atlas humano y que le valió a Gavalda el éxito editorial que hoy algunos le reprochan.Pero ella se resiste a ser vista como blanda escritora de best Sellers y así intenta defenderlo, combativa y vehemente, dentro y fuera de la literatura.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba