Cultura

Amantes y bastardos en la Corte española

Luego de que Ingrid Sartiau, la supuesta hija belga del rey Juan Carlos, reclamara la paternidad del rey emérito, vuelve a la palestra el raro universo político que se esconde tras la infidelidades. Así lo cuenta el libro Las alcobas clandestinas. Amantes y bastardos en la corte española: desde los reyes católicos a Juan Carlos I.

Tiene 48 años y es belga. Se trata de Ingrid Sartiau a quien la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo ha admitido a trámite la demanda de paternidad presentada por ella contra el rey emérito Juan Carlos I. ¿Cuántas más historias como ésta se han visto pasar a lo largo de los siglos por la corona española? Pues muchas y son justamente éstas las que recoge Josep Carles Clemente en Las alcobas clandestinas. Amantes y bastardos en la corte española: desde los reyes católicos a Juan Carlos I.

Con título algo relamido, pero con un enfoque sin duda jocoso, Las alcobas clandestinas se adentra en la  vida amorosa de los reyes y reinas de España y coloca la lupa sobre aquellos hijos naturales nunca reconocidos que "cuestionan el sistema hereditario de la corona española". El recorrido comienza con la vida matrimonial de Isabel y Fernando, los Reyes Católicos, que  estuvo marcada por las infidelidades permanentes del rey y sus varios hijos bastardso, entre ellos los dos que  tuvo con Aldonza Ruiz de Ivorra, noble catalana de Cervera: Alfonso, abad del Monasterio de Montearagón desde 1492 a 1520, arzobispo de Zaragoza y virrey de Aragón y Juana, segunda esposa de Bernardino Fernández de Velasco III conde de Haro y VII condestable de Castilla.

Lo mismo sucedió con Carlos V, que vivió amoríos constantes y dejó –según Clemente- el reino repleto de hijos fuera del matrimonio. Uno de ellos Don Juan de Austria (1547-1578) medio hermano de Felipe II, quien también tuvo una amplia prole fruto de las relaciones acaso más informales a las que se entregó. En el caso de Felipe IV, obsesionado según Clemente por el sexo femenino, tuvo cerca de una treintena de hijos bastardos, aunque solo reconoció a uno, Juan José de Austria. Famosos eran sus escarceos con mujeres de cualquier condición social, desde actrices hasta monjas.

No menos alocada fue la vida de Luis I y de su esposa, Luisa Isabel, reyes de España durante 229 días o de la denominada Trinidad en la tierra, el triángulo amoroso formado por Carlos IV, María Luisa de Parma y Manuel Godoy. Pero la historia continúa.  Asegura además el autor de qué forma Fernando VII “torturó a sus cuatro mujeres” por su ardiente vida amorosa e Isabel II aparece descrita como una de las reinas más devoradoras de sexo de la historia.

 Sus descendientes, Alfonso XII y Alfonso XIII prosiguieron el ejemplo de la reina y todos ellos dejaron su huella en el arte amatorio con varios hijos bastardos en su haber Alfonso XIII, se dice, que saltó la línea de descendencia sobre su supuesto hermano ilegítimo, Alfonso Sanz y Martínez de Arrizala, que nació de la relación que sostuvo su padre, Alfonso XII, con la cantante de ópera Elena Sanz.

Pero aquel no fue el único hijo que Alfonso XII tuvo fuera del matrimonio. Están Fernando Sanz y Martínez de Arrizala (1881-1922), también hijo de la cantante de ópera, y Mercedes Basáñez (1885-1941), hija de la esposa de un diplomático uruguayo en España... Los tres, Fernando, Alfonso y Mercedes, son ilegítimos, supuestos hermanastros de Alfonso XIII, quien también tendría después su propia prole de infantes nacidos fuera del matrimonio.

Como lo que se hereda no se roba,  Juan Carlos I ha seguido el ejemplo de sus ancestros.  Así lo demuestra la solicitud de paternidad hecha por Ingrid Sartiau pero también la que presentó en su momento el catalán Alberto Solá, que ha sido en cambio rechazada por el Pleno de la Sala Civil del Tribunal Supremo. "Esto es histórico, tengo mucha emoción, es una enorme, enorme alegría. Ha sido un gran trabajo el de mi abogado", dijo Sartiau en declaraciones a Vozpópuli. En esa misma entrevista, aseguraba que ahora es el momento de hacer un test de paternidad, aunque no sabe cuando será: "Lo único que sé es que el Tribunal Supremo ha aceptado mi demanda".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba