Cultura

Remakes asiáticos de películas occidentales o cómo convertir a Clint Eastwood en un samurái

Cambiar el Lejano Oeste por el Lejano Oriente y a Clint Eastwood por un samurái no es precisamente el remake que uno se esperaría de la célebre película Sin perdón. Pero la realidad es que en Asia, que cuenta con una potente industria cinematográfica, versionan un buen número de películas occidentales, aunque siempre se ha dado más a la inversa. Los siete magníficos, The Ring u Oldboy son algunos ejemplos de adaptaciones americanas de películas asiáticas.

Resulta mucho menos frecuente encontrar remakes asiáticos de películas americanas y europeas y, para ello, claro está, es fundamental adaptarlas al estilo, estética y gusto orientales.

Hoy repasamos los remakes asiáticos de algunas conocidas películas occidentales y los cambios fundamentales que podemos apreciar respecto a las versiones originales. También se barajaron proyectos como la versión coreana de Durmiendo con su enemigo -bajo las órdenes de Im Sang-Soo que ya había realizado en 2010 un remake de la aclamada película surcoreana de los sesenta The Housemaid-.

Sin perdón y su remake japonés Yurusarezaru Mono

La película ganadora de cuatro Oscar en 1992 -considerada una de las mejores western de la historia del cine- tuvo su réplica japonesa en 2013 bajo la batuta de Lee Sang-il. El encargado de sustituir a Clint Eastwood en este magistral papel fue el actor japonés Ken Watanabe, que ha participado en grandes superproducciones hollywoodienses como Batman Begins u Origen.

Efectivamente, nos trasladamos de época y de continente pues pasamos del Lejano Oeste al Japón feudal de la era Meiji -y de los cowboys a los samuráis-. A pesar de ello, hay conceptos que ambos universos comparten. Prueba de ello son las versiones que se han hecho de cine samurái en clave western, la más emblemática Los siete magníficos, de John Sturges, remake de Los siete samuráis de Kurosawa. Se tratan valores como el honor, la redención y la abnegación, que llevan a sus héroes a resolver conflictos poniendo en juego estos importantes atributos.

Ghost femenino

Si hay algo que les gusta a los cineastas asiáticos son las historias con fantasmas de por medio y otros espectros paranormales. En este caso fue el director japonés Tarô Ohtani quien adaptó en 2010 este drama romántico protagonizado por Demi Moore y el tristemente desaparecido Patrick Swayze. En el filme norteamericano de 1990, un fantasma busca vengarse del hombre que le mató con ayuda de su novia y una peculiar médium, encarnada por Whoopi Goldberg.

El cambio más significativo de la versión japonesa es la inversión de los papeles ya que en el filme nipón, el fantasma es femenino. La actriz encargada de interpretarlo fue Nanako Matsushima, protagonista de las dos primeras partes de The Ring, que tuvieron remakes en Estados Unidos.

El bueno, el feo y el malo y su réplica coreana El bueno, el malo y el raro

Aquí tenemos otro ejemplo muy reseñable de adaptación del western a la cultura asiática. Se trata del remake coreano del clásico de Sergio Leone, dirigido por Kim Jee-Woon, responsable del inquietante thriller de suspense I Saw The Devil (2010) y de El último desafío (2013), con Arnold Schwarzenegger como estrella principal.

El bueno, el malo y el raro, filme que le valió a Jee-Woon el premio al mejor director en el festival de Sitges de 2008, es un espectacular homenaje a la cinta que rodó Sergio Leone en 1966. En este caso, la aventura se traslada a la Manchuria de los años 30 donde tres hombres: un cazarrecompensas (el bueno), un asesino a sueldo (el malo) y un bandido (el raro) lucharán por hacerse con un tesoro.

Sangre fácil con comida china

Zhang Yimou, director de Hero y La casa de las dagas voladoras, fue el responsable del remake de la ópera prima de los hermanos Coen de 1984. Aunque la trama es similar, respetando el cine negro, los cambios estéticos y escenográficos son sustanciales pues nos trasladamos de la América de los años 80 a la operística y cromática China medieval. La acción se desarrolla esta vez en una tienda de fideos en lugar del restaurante original.

No obstante, en materia argumental se mantiene la historia (un hombre se entera de que su mujer es infiel y contrata a una persona para que liquide a la pareja de amantes),  aunque se potencia la comedia hasta llegar al absurdo. La película, conocida bajo el título Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos fue presentada en la Berlinale en 2010 y obtuvo una crítica muy desigual.

Paranormal Activity a la japonesa

Una gran parte de los remakes americanos provienen de cintas asiáticas de terror. Desde The Grudge pasando por The Ring o The Eye. Sin embargo, es menos frecuente que suceda a la inversa. Parece que los japoneses se quedaron impactados con la sobrecogedora Paranormal Activity (2007) -un filme del israelí Oren Peli- y decidieron hacer la secuela Paranormal Activity 2. Tokio Night.

Esta segunda entrega toma como referencia la película norteamericana para contarnos la historia de una chica japonesa que tras pasar unos meses en San Diego de intercambio vuelve a su casa llevándose con ella a una presencia paranormal demoníaca.

¿En qué piensan las mujeres chinas?

Nancy Meyers dirigió en el año 2000 la comedia ¿En qué piensan las mujeres? (What Women Want) protagoniza por Helen Hunt y un Mel Gibson que, a causa de un accidente, adquiere el don de escuchar lo que piensan las mujeres.

Once años más tarde la industria hongkonesa se interesó por la historia y realizó un remake con dos actores muy populares en China -y también conocidos en occidente-: Gong Li (Shangay, Hannibal: el origen del mal) y Andy Lau (La casa de las dagas voladoras).

Don Quijote con “kimono”

La fascinación asiática por la figura de Miguel de Cervantes y en especial de su hidalgo caballero Don Quijote de la Mancha, condujo en 2010 al director chino Ah Gan a hacer una adaptación cinematográfica de El Quijote en 3D, la primera en este formato que se realiza en Asia.

En este caso, el caballero, encarnado por el actor Ge You -mucho más joven que el personaje descrito por Cervantes- cambia el traje de caballería por uno de kung fu. Al lado de su fiel escudero recorrerá diferentes épocas de la historia de China, viviendo todo tipo de aventuras durante su periplo.

El director del filme Ah Gan es un apasionado de la novela de Miguel de Cervantes que ya leyó cuando era pequeño. No es la primera vez que realiza una adaptación de una obra española, pues en 2007 hizo el remake de la cinta Torremolinos 73 (Pablo Berger, 2002). Tuvo bastantes problemas con la censura en China, ya que la película original, protagonizada por Candela Peña y Javier Cámara, narra la historia de un matrimonio en la España franquista que graba películas porno caseras para venderlas en Suecia. Y ese argumento en China, donde el puritanismo está a la orden del día, pues como que no. Así que el director se vio obligado a cambiar la historia por la de una pareja que filma una guía para el matrimonio, sin ninguna escena de sexo.

Si en Asia le siguen cogiendo el gusto a los remakes de pelis españolas, ¿veremos próximamente un “Torrente” coreano?.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba