Cultura

¡Bienvenidos al fin del mundo! El cine nos acerca al apocalipsis

Desde hace siglos, numerosas profecías han señalado el fin del mundo en un día concreto del calendario. Y aquí estamos, no obstante, han sido muchos los que han creído en su momento que esto se acababa, suscitando en ellos todo tipo de miedos, incertidumbres y temores.

Fotograma de la película 'Fin'.
Fotograma de la película 'Fin'.

En la década de los 90 proliferaron las posturas milenaristas que profetizaban el fin del mundo, con la llegada de la destrucción y el caos. Algunas películas reflejaron esta visión, como es el caso de El día de la bestia, de Álex de la Iglesia. Pero recientemente, el calendario maya nos anunció la llegada del fin del mundo -prevista para el 21 de diciembre de 2012-. Tampoco nos pilló, afortunadamente.

La cuestión es que cuando llegue ese día, ¿qué haremos? Esa es la reflexión existencial que nos invade a todos. Porque el problema no es sólo que se acabe el mundo, el verdadero problema es saber que se acaba, ser consciente de que nos quedan horas para decir adiós.

Y, ¿qué hacer las horas previas al día señalado? Unos intentarán resolver algún asunto importante para sus vidas. Otros, los más hipsters, se pondrán a debatir con sus amigos sobre el existencialismo. También los habrá que se reúnan con sus seres queridos a esperar juntos el fin del mundo, en silencio agobiante.

Pues bien, el cine lleva unos años proponiéndonos opciones ante la inminente llegada del fin del mundo. Hacemos un repaso por las últimas películas que anuncian el advenimiento del apocalipsis y plantean qué hacer las horas previas.

Melancolía

Se acerca al fin del mundo desde una perspectiva poética y simbólica, haciendo uso de su habitual preciosismo visual. El filme está dividido en dos partes, que representan a dos mujeres: Justine -personaje interpretado por Kirsten Dunst- y sus trastornos mentales que arruinan su propia boda; y Claire, hermana de Justine -capítulo que lleva el nombre del personaje encarnado por Charlotte Gainsbourg- y su vida familiar momentos antes de que el mundo quede destruido por el choque con la tierra de un planeta llamado Melancolía.

Las dos partes de la película representan un apocalipsis: la primera, refleja el personal, en el sentido de la auto-destrucción del propio personaje; y la segunda, el global, que supone la desaparición real del mundo. La película, en este caso, ofrece una visión reflexiva y poéticamente triste sobre las horas previas al apocalipsis en las que los personajes deciden literalmente esperar juntos a que el fatídico momento llegue, sentados en el jardín y con sus manos entrelazadas.

Su presentación en el festival de Cannes de 2011 no estuvo exenta de polémica después de que el director danés Lars Von Trier pronunciara unas desafortunadas palabras autoproclamándose seguidor de Hitler. Aparte de este nefasto capítulo, la actriz Kirsten Dunst se alzó con el premio a la mejor actriz por su papel en el filme. 

Los días no vividos

Un año después de Melancolía -y con la catástrofe natural de nuevo como motor que provoca la desaparición del mundo- el español Alfonso Cortés-Cavanillas plantea en esta película independiente -que apenas tuvo distribución en salas- los problemas de un grupo de personas y sus motivaciones en las horas previas a un anunciado fin del mundo. En este caso, la radiación del sol golpeará la tierra y en esa cuenta atrás, los personajes deberán resolver sus conflictos y miedos.

Al final todos mueren

Película colectiva integrada por cuatro historias muy dispares que transcurren horas antes del fin del mundo. Javier Botet, Roberto Pérez Toledo, Pablo Vara y David Galán codirigen este proyecto en el que proponen diferentes situaciones en las últimas horas de vida, cuando uno es consciente de que ésta se acaba. Una embarazada que va a dar a luz al último ser humano de la tierra; la cena de despedida de unos amigos con una visita inesperada; la historia de un grupo de chicos que quieren encontrar el amor de su vida y un asesino en serie que ve frustrado su plan con la llegada del fin del mundo. Estos son los cuatro relatos que conforman el filme, a los que se suman un prólogo y un epílogo dirigidos por Javier Fesser.

Unos años atrás, en 2008, Francisco Javier Gutiérrez había dirigido la película fantástica Tres días con una premisa similar al de este último fragmento de Al final todos mueren;la figura inquietante de un psicópata fugado de la cárcel horas antes de que un meteorito impacte contra la tierra.

Fin

El español Jorge Torregrossa debutó en el largometraje en 2012 con esta película coral en clave de suspense que afronta los designios marcados por los mayas, quienes profetizaron que el fin del mundo se produciría en 2012.

En el filme -cuyo reparto está encabezado por Maribel Verdú, Clara Lago y Andrés Velencoso- los personajes deben huir de una amenaza indeterminada, que se podría traducir como el preludio del apocalipsis. Ante el ‘fin’, los protagonistas se unen a pesar de sus diferencias personales, para escapar de un caos que no comprenden y que terminará por atraparles.

Basada en la novela homónima de David Monteagudo, la película propone una desaparición del mundo progresiva y no anunciada, con el consiguiente estupor de los personajes. 

Juerga hasta el fin

A veces es mejor tomarse a risa algo tan trascendental, porque a fin de cuentas si se acaba el mundo va a ser difícil evitarlo. Evan Goldberg y Seth Rogen, tras años de colaboración como guionistas, saltan a la dirección con esta comedia de acción en la que reúnen a algunos amigos suyos como James Franco o Jonah Hill para interpretarse a sí mismos.

La película narra la historia de seis amigos que se quedan atrapados en casa de uno de ellos durante una fiesta, mientras en el exterior, el mundo se está desmoronando. La excusa del apocalipsis sirve para que los personajes, obligados a convivir por unas horas, saquen a flote sus trapos sucios e intenten resolver sus diferencias. 

Los últimos días

Los hermanos Pastor proponen en su segundo largometraje -tras Infectados- un universo contagiado por una extraña enfermedad, por la que los individuos no pueden salir a la calle o, de lo contrario, morirán.

En la película, el personaje que interpreta Quim Gutiérrez deberá encontrar a su novia desaparecida (Marta Etura) en una ciudad a punto de perecer, aunque recibirá durante su aventura la ayuda de su jefe, encarnado por José Coronado.

Las epidemias y las enfermedades son motivos recurrentes en el cine para tratar de explicar la desaparición de la humanidad. 28 días después (Danny Boyle, 2002)  proponía la infección de los hombres a causa del virus de un primate y la lucha de un pequeño grupo por sobrevivir a la extinción. La saga la continuó el español Juan Carlos Fresnadillo en 2007 con 28 semanas después, que incide en el planteamiento de la enfermedad vírica como motivo del desmoronamiento del mundo. También la serie The Walking Dead plantea un universo abocado a la destrucción por la invasión zombie.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba