Cultura

50 sombras de Grey: azotes y sexo, pero nada de tampones

El director de la adaptación de la novela de E.L. James ha decidido eliminar de la cinta una de las escenas más explícitas del libro.

Imagen del cartel promocional de 50 sombras de Grey.
Imagen del cartel promocional de 50 sombras de Grey.

Cincuenta sombras de Grey no es una novela con sexo, sino una novela de sexo, dijo su autora, la británica E. L. James cuando publicó el primer volumen de la trilogía. Lo natural sería esperar, entonces, que la adaptación cinematográfica del libro cumpliera el mismo principio. Pero parece que no será así; o al menos no del todo. Según informó el portal de entretenimiento Variety, el director de la adaptación, Taylor-Johnson, ha decidido eliminar de la cinta protagonizada por Jamie Dornan y Dakota Johnson una de las escenas más explícitas del libro, por considerar que no tenía sentido y aportaba poco a la película. La decisión fue aprobada por E.L James, quien  ha dado su visto bueno.

El sexo, aseguró Taylor-Johnson, no lo es todo en la película. La afirmación, sin embargo, es  por decir lo menos sugerente al partir de la base de un libro que saltó justamente a las listas de los bestsellers por su altísimo contenido erótico. No en vano fue etiquetado como  "porno para mamás”; una historia en la que el almíbar y el sadomasoquismo funcionaron como el tándem perfecto.

La versión cinematográfica se remite al argumento del libro: la relación entre Anastasia Steele, una joven estudiante de literatura, de 21 años, virgen,  y Christian Grey, un apuesto y multimillonario empresario de 27 años, aficionado al sexo poco convencional. Desfallecida ante los atributos y destrezas de Grey, Anastasia firma un contrato de sumisión y él la inicia en los placeres del sadomaso, con ataduras y azotes incluidos. Tras descartar la adaptación de cada libro, Taylor-Johnson ha decidido reunir los tres en la película.

La trilogía de E.L James está formada, justamente, por Cincuenta sombras de Grey, que narra el inicio del encuentro entre Anastasia Steele y Christian Grey; a ése sigue Cincuenta sombras más oscuras, que se centra en el conflicto que atraviesa Steele sobre si continuar o no su relación con Christian Grey o no, y Cincuenta sombras liberadas supone la etapa más comprometida de una relación que comenzó siendo sólo sexo.

La escena eliminada de la película, según informa Variety, es aquella en la que el desenfadado e insaciable Christian Grey arranca un tampón a Anastasia, con el fin de acometer -acaso más salvajemente- sus tareas amatorias. Michael De Luca, productor de la cinta, aseguró sobre la polémica escena que en la película no era necesaria porque "es un medio complemente diferente".   

Publicada hace ya tres años, E. L. James consiguió con Cincuenta sombras de Grey desbancar la dictadura de los vampiros de Stephanie Meyer, y aumentar, por supuesto, la edad de su lector –mujeres mayores de 30 años, un público que sí compra ejemplares-.  No necesariamente mejor escrito, el libro se convirtió en un fenómeno cuya adaptación al cine despierta altísimas expectativas entre los lectores de la saga.

De momento, la adaptación de la popular novela erótica de E.L. James bate récord de venta anticipada de entradas en Estados Unidos para una película con esta calificación. Cincuenta sombras de Grey verá la luz el 11 de febrero, en la próxima edición del Festival Internacional de Cine de Berlín, dos días antes de su estreno en los cines previsto para la víspera de San Valentín.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba